Escúchenos en línea

¿Alguien puede creer que está en peligro la libertad de prensa en Nicaragua?

09 Mayo 2008
Los medios dominantes de comunicación, que muestran la actualidad del mundo como un espectáculo fugaz, ajeno a la realidad y vacío de memoria, bendicen y ayudan a perpetuar la organización de la desigualdad creciente. Nunca el mundo ha sido tan injusto en el reparto de los panes y los peces, pero el sistema que en el mundo rige, y que ahora se llama, pudorosamente, economía de mercado, se sumerge cada día en un baño de impunidad. Noticias de los Nadies. Eduardo Galeano
"Revolución y Dictadura", "Poder en familia", "No a dictadura", "La Yihad contra los periodistas", "Agresión a "odiados" periodistas", "¿ Renacer fascista?", "CPC, columna vertebral de la dictadura", "Libertad de prensa en peligro", "Sangre Calculada", "Mas acoso a la oposición", todo son titulares en primera pagina o editoriales de La Prensa, el Nuevo Diario o el Canal 2, lanzados contra el Presidente de la Republica, el Gobierno o el FSLN. ¿De verdad alguien se puede creer que en Nicaragua no hay libertad de prensa? La mayor parte de los artículos en las páginas de opinión de estos diarios y las tertulias de este canal de TV son opiniones en contra del gobierno y del partido que lo apoya, ¿alguien puede creer que no existe libertad de expresión? Pero además, cuando estos medios de comunicación dan informaciones ( no hablamos de opiniones), que se demuestra que son falsas, que solo buscan dinamitar y desprestigiar la labor del gobierno, JAMÁS corrigen o aclaran nada ( el ultimo caso bien sonado las mentiras vertidas por el Diario La Prensa sobre las propiedades de Orlando Núñez, pero hay muchas mas, como las ultimas noticias sobre el supuesto retiro de la cooperación alemana, desmentido por la propia embajada y de lo cual los medios que lo publicaron no han hecho ni media rectificación). ¿A caso algún periodista esta en la cárcel o algún medio de comunicación ha sido clausurado por contar mentiras totalmente demostrables que afectan a las personas y crean un clima de desgobierno en el país? Este gobierno o funcionarios de este gobierno han sido autoritarios en algunos casos, pero no mas que cualquier gobierno del mundo, y hasta ahora todo el ataque a la libertad de prensa que conocemos es el siguiente: un periodista que lo tuvieron un rato esposado y detenido por saltarse una barrera de seguridad, un medio de comunicación que ha sido culpado de un delito de injurias (al cual todavía puede recurrir y de el cual todavía no sabemos ni la sanción, o por lo menos es muy difícil encontrarla en el propio medio), de otro periodista al que no le han dejado ingresar en una institución del estado y lo mas grave, un periodista que ha sido amenazado de muerte por un alcalde, el cual pidió u obligaron a disculparse inmediatamente. ¿Todo esto es razón para afirmar que en Nicaragua la libertad de Prensa esta en peligro? Pues según estos propios medios de comunicación, ilustres comunicadores y comunicadoras, gremios periodísticos y por supuesto Centros de Derechos Humanos parece que si, que la libertad de expresión y de prensa esta en peligro. En un comunicado, la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN) advierte de "el extremo peligro que actualmente se cierne sobre la libertad de expresión en Nicaragua, debido a las políticas autoritarias y represivas del actual Gobierno". Si lo comparamos con algunos ejemplos ocurridos en el último año y medio en países vecinos y muy civilizados nada sospechosos de tener un gobierno "dictatorial", pues seguro que habrán actitudes que corregir por parte de algunos funcionarios. Pero ya vale de engañar y crear crispación gratuitamente, este gobierno en términos de la democracia neoliberal que todos estos defensores del estado de derecho y las buenas costumbres defienden, saca matricula de honor en comparación a la mayor parte de "democracias occidentales", otra cosa sería si habláramos de una democracia de verdad, de las grandes mayorías, social e igualitaria, en la que de verdad existan igualdad de condiciones para todo el mundo, nazca en un palacio o en un chabola, en eso, desgraciadamente, seguimos siendo un desastre. Pero volviendo a la libertad de expresión veamos algunos ejemplos de lo que pasa en algunas respetadísimas y envidiadas democracias. En Colombia, Freddy Muñoz, corresponsal del canal latinoamericano Telesur, pasó cincuenta días detenido acusado de terrorismo. Freddy Muñoz quedó en libertad por falta de pruebas. Álvaro Uribe (presidente colombiano) acusó a Carlos Lozano, director del semanario Voz, de "cómplice y portavoz" de las FARC. A partir de ese momento, el periodista recibió continuas amenazas de muerte. En mayo de 2007, el Ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, reconoció públicamente que desde hacia dos años la policía nacional estaba interceptando ilegalmente las llamadas de algunos periodistas. En agosto de 2007 el gobierno colombiano prohibió que las radios comunitarias emitieran programas de carácter político, durante toda la campaña de las elecciones municipales y departamentales, que se celebraron el 28 de octubre de 2007. En Octubre de 2007 el periodista Daniel Coronell, director de información del canal público de televisión Canal Uno y editorialista de la revista Semana fue acusado por el presidente Uribe como "descuidado", "mentiroso", "canalla" y "difamador profesional", después de estas declaraciones el periodista recibió amenazas de muerte, firmadas por el grupo paramilitar Águilas Negras. En la súper democracia, la de los EEUU, esa que tanto admiran nuestros medios de comunicación y por la que tanto se preocupan cuando el presidente de Nicaragua critica, pues en esa democracia en la que existe tanta libertad de expresión y de prensa, aunque te pregunten cuando vayas a entrar si perteneces a algún partido comunista o anarquista, allí, Josh Wolf, autor de un documental sobre una manifestación contra el G8 en San Francisco, en 2005, ha pasado 224 días encarcelado y solo salió de la cárcel después de poner en su sitio de Internet la totalidad de los archivos de vídeo que le reclamaba el juez. El blogger y periodista independiente fue condenado por "desacato al tribunal" y encarcelado. En los últimos años en la gran democracia norteamericana se han multiplicado los atentados al secreto de las fuentes, muchos periodistas han pasado un tiempo en la cárcel, o se han visto amenazados con ir a parar a ella por negarse a facilitar los nombres de sus fuentes. Sami Al-Haj, camarógrafo de Al-Jazira, salio este 1 de Mayo de la cárcel de Guantánamo. Después de más de 6 años de encarcelamiento, torturado frecuentemente, sometido por sus carceleros a más de 200 interrogatorios, las autoridades norteamericanas no han probado nunca que hubiera llevado a cabo ninguna actividad criminal. Aún así, los gendarmes del universo entregaron un memorando al gobierno Sudanés (de donde es Sami Al-Haj) en el que las contrapartidas exigidas para su liberación son la prohibición de que reanude sus actividades periodísticas y la de salir de territorio sudanés. En Guatemala, los periodistas de Cable Guatevisión que investigaban la muerte de cuatro policías en la cárcel de alta seguridad por su implicación en el asesinato de tres diputados salvadoreños, han sido en varias ocasiones amenazados de muerte. En México, el corresponsal de La Jornada, Andrés Timoteo Morales, sufrió dos atracos, en su casa de habitación en la que le robaron el ordenador y el usb donde guardaba sus archivos. Andrés Timoteo Morales fue uno de los primeros periodistas en investigar el asesinato de la indígena náhuatl Ernestina Asencio, ocurrido el 26 de febrero de 2007. El crimen se atribuyó a unos soldados del ejército mexicano, que habrían violado a la víctima antes de matarla. El 7 de abril de 2008, fueron asesinadas Teresa Bautista Floresy Felicitas Martínez, ambas trabajadoras de La Voz que Rompe el Silencio, una emisora de la comunidad indígena Trique (Estado de Oaxaca, México). "Estamos convencidos de que es el gobierno del Estado de Oaxaca quien está detrás de todo esto, con la intención de desmantelar un municipio autónomo", ha declarado un portavoz comunitario a la organización. En ese mismo estado, en el 2006, cuando las protestas contra el gobernador del Estado, Ulíses Ruiz Ortiz, asesinaron a dos periodistas Bradley Will, camarógrafo de la agencia independiente Indymedia, y Raúl Marcial Pérez, editorialista del diario regional El Gráfico y líder comunitario indígena. Podríamos seguir dando datos de los innumerables casos en México de acoso, chantaje y de atentados a la prensa por parte de funcionarios del estado. En El Salvador María Haydee Chicas que se encarga de la comunicación de la Asociación de Comunidades Rurales para el Desarrollo de El Salvador (CRIPDES), paso detenida tres días por informar de una protesta social contra la privatización de la distribución del agua. A la periodista, junto a los demás detenidos, que se les acusa de "actos de terrorismo", podrían caerle entre 40 y 60 años de cárcel. En el civilizadísimo estado español, hace cinco años, se detenía a trece periodistas y miembros del Consejo de Administración del periódico vasco Egunkaria, sospechosos del "delito de pertenencia o colaboración con la organización terrorista ETA". También se ordeno el cierre del periódico. Después de más de cinco años de instrucción, nunca se han podido demostrar las supuestas relaciones entre miembros del diario Egunkaria y la organización ETA. Pero el diario sigue cerrado. También en la civilizada Alemania tienen sus problemas, según la Asociación de Periodistas, DJV, desde 1986 se han abierto diligencias a 180 periodistas, por "complicidad en traición de secretos de Estado". Y muchos casos mas podríamos contar de ataques a la libertad de prensa en tantos lugares del mundo. Si alguien tiene duda de estas informaciones solo tiene que consultar la pagina de Reporteros Sin Fronteras, por cierto, nada sospechosos de "revolucionarios", "comunistas" o " bolivarianos", mas bien al contrario, su director Robert Menard parece que esta muy relacionado con la agencia de publicidad Publicis, creadora de las campañas de publicidad para el Ejército de EEUU, la Coca Cola, MacDonalds y la compañía del ron Bacardí, la cual subvenciona el terrorismo anticubano. Pero volviendo a Nicaragua, aunque pensamos que el gobierno debería de ser mas listo en su relación con lo medios y simplemente limitarse a responder con datos cuando se le acusa con mentiras, coincidimos con Daniel Ortega cuando el pasado 30 de Abril dijo "Están desesperados porque la gente no está en la calles contra la dictadura, porque dicen que somos una dictadura, mientras tanto dicen los que les da la gana, injurian, calumnian, difaman, pero cuidado con tocarlos a ellos, los ricos burlarse de los pobres, los capitalistas pueden humillar a los pobres, pueden manosear a todo el mundo, pero a ellos no se le puede tocar con una pluma, eso es inconcebible, esa es la actitud de ellos". Para los dueños de estos medios de comunicación, la tan cacareada libertad de prensa se reduce a que todos los gobiernos les subsidien sus medios en agradecimiento por seguir ejerciendo de mercenarios de las grandes transnacionales, los banqueros y las "democracias occidentales". Seguramente lo que mas les duele son los reales que ya no reciben del gobierno. ¿No dicen que hay que respetar el libre mercado? Pues el gobierno, como cualquier anunciante se publicita donde le da la gana. Igualito que han hecho todos los gobiernos anteriores y que hacen en cualquier país del mundo. Esas son sus reglas. También parece que les duele que les saquen sus trapos sucios. ¿No pregonan que somos iguales ante la ley? Entonces porque no se va a poder enjuiciar a un dueño de un medio de comunicación si hay sospechas de que es un ladrón. A eso rápidamente le llaman persecución política y aparecen a socorrer al "ladrón" rico Centros de Defensa de Derechos Humanos. ¿Cuántos inocentes han sido juzgados sin cometer ningún delito? ¿Y quien se acuerda de ellos? Y ante tanto alarido, las preguntas que nos deberíamos de estar haciendo, ¿cuantos medios de comunicación han cerrado en Nicaragua en el último año por decisión del gobierno? ¿Cuántos periodistas hay presos? ¿Cuántas informaciones han sido censuradas? NINGUNA. Por supuesto que el gobierno tiene que aceptar la crítica y convivir con ella, aunque no le guste y le irrite muchas de las mentiras que cuentan. Y por supuesto que los medios tienen todo el derecho de criticar al gobierno y de investigar y señalar todas las corrupciones y torpezas que se hagan por parte de las instituciones del estado. Pero el seguir con el cuentecito de que en Nicaragua hay una dictadura, que no existe libertad de expresión ni de prensa, que se viola la Constitución a cada rato y lo peor de todo, manipular y utilizar medias verdades o directamente mentir para mantener estas argumentaciones nos parece que solo sirve para crear un clima de caos y enfrentamiento del que solo se está beneficiando la derecha mas reaccionaria a la cual lo único que le importan son sus intereses económicos. Ni la libertad de expresión, ni la de prensa, ni nada que tenga que ver con la dignidad humana, les importa a los dueños de esos medios.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play