Escúchenos en línea

Presidente: ¡agarre al toro por sus verdaderos cuernos!

15 Mayo 2008
El miércoles escuché a algunos Centros de "derechos humanos" referir que "ya van 2 transportistas muertos por la represión, uno en León y otro en Tipitapa", a pesar de que esos centros saben muy bien que ambos decesos no están vinculados a refriega alguna con la Policía. En ese sentido, el director de uno de esos Centros de "derechos humanos" realizó una prolongada llamada telefónica a una radio local muy escuchada, para verter aseveraciones no ajustadas a la verdad. Cuanto quise llamar para evidenciar su falacia, pero no poseo el medio ni el presupuesto para hacer ese gasto. Tampoco tengo quien me financie para realizarlo. Pero en fin, que puedo esperar de esos centros, si ya sé que lo único cierto de ellos es que son una ficción. Ya tienen elementos para abultar los informes a sus organismos donantes. Todo esto les ha sido muy oportuno, ¡que lo aprovechen! Lo que sí me dejó desconcertado fue uno de los argumentos que presentó el Presidente de la Republica durante su mensaje a la nación. Según el Mandatario, la ubicación geográfica de nuestros puertos es la razón por la cual el combustible de Nicaragua es el más caro de Centro América. Pero él sabe, mejor que yo, que su afirmación es sólo el 1% de la verdad. El costo del combustible se incrementa, en Nicaragua, por la alta carga impositiva que se le ha aplicado desde 1990. La estructura tributaria se diseñó para que la mayor parte de la recaudación descansara en los asalariados y en todos los consumidores, y con ello evitar que paguen los más ricos. El criterio anterior es repetido, hasta el aburrimiento, por el Diputado Porras. Por ejemplo, las utilidades de los banqueros no son gravadas con el Impuesto sobre la Renta (IR). El IR se lo aplican a los intereses de los cuentahabientes, o sea al dinero de sus clientes. ¿Habrá quien crea que el COSEP se opone al congelamiento del combustible o a la reducción del Impuesto Selectivo de Consumo (ISC) por ser "pro-gobiernistas"? ¿Habrá sido por casualidad que el Presidente de ese gremio empresarial se haya ofrecido como "facilitador" en las negociaciones con los transportistas? Nada de eso. Los COSEPOS saben que una reducción del ISC implicaría una reestructuración tributaria que consideran lesiva para ellos. ¿Por qué creen que en el PLC le cantaron cero a los transportistas de carga cuando éstos llegaron a cabildear por la reducción de ese impuesto? La respuesta es sencilla, para no afectar a los más ricos y proponer que sea el pueblo venezolano el que, al final, termine subsidiando para que esos ricos no asuman lo que deben tributar. Esa es una sinverguenzada. Y a esa propuesta liberal se han sumado los diputados del que se hace llamar movimiento renovador sandinista. De manera muy diligente y servicial, presentaron un proyecto de ley que no es más que la sugerencia de apropiarse del dinero y del esfuerzo de los venezolanos. Con ello evaden el tema de que en Nicaragua es imperativa una verdadera justicia tributaria, sin importarles que con su propuesta le dan argumentos a sus amigos de la derecha para que con toda la razón los llamen "piñateros" (un calificativo que actualmente sus amigos les profieren por delante y por detrás). Si tanto les incomoda un "presupuesto paralelo", entonces sería más coherente que pidieran que se vaya esa ayuda "ilegal" (y que se termine de apagar el país). Nadie está obligado a ayudar. Estoy seguro que una propuesta de reestructuración tributaria dejaría al desnudo a los que están azuzando para que colapse el país. Ya los veo pidiéndole a los transportistas que "piensen en Nicaragua" y suspendan el paro. Esos azuzadores son los mismos que salieron como jauría rabiosa cuando se emitió el decreto que establece una tarifa a las empresas que poseen pozos "privados", ¿Quién les habrá dicho que la riqueza del subsuelo es de ellos, y peor aun que pueden comercializar el agua sin enterar nada a su dueño, es decir al estado?. He sostenido que no se puede estar financiando a "empresarios" del transporte que no son rentables. Pero también es cierto que la realidad mundial exige que se haga lo que desde hace mucho tiempo se tuvo que haber hecho: una verdadera justicia tributaria. El actual estado de cosas es insostenible. Los que más ganan deben pagar más impuestos. Y eso no es comunismo, basta que se aplique al pie de la letra la legislación tributaria estadounidense. ¿O habrá quien piense que los poderosos movimientos de consumidores estadounidenses se quedarían tan tranquilos si los más ricos no pagaran más impuestos? Los politiqueros exigen que el Presidente asuma su responsabilidad. En cierto modo tienen razón. El gobierno debe agarrar al toro por sus VERDADEROS CUERNOS.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play