Escúchenos en línea

«La diversión también es un derecho fundamental»

06 Marzo 2011
Por C. PONTE, El Periódico de Aragón Esta noticia pertenece a la edición en papel. Nacido tal día como hoy, en 1966, comenzó como brigadista y vivió tres años en nicaragua a finales de los 80 Es miembro del comité de solidaridad con Nicaragua (en Zaragoza). El pasado 25 de febrero presentó junto a sus compañeros el documental "A la gran puta, nos fuimos", que recoge la experiencia de la gira dignidad, por las comunidades de este país – ¿Cómo surge este proyecto? – Nace en 2009, fecha en la que se celebraba el 30 aniversario de la revolución Sandinista. Desde el Comité de Solidaridad Internacionalista quisimos hacer un disco en homenaje a todas las personas que lucharon y se dejaron la vida en ese camino. Contamos entonces con la participación de Abraham Castellón, un cantautor nicaragüense; de Malecón Records y el colectivo Magofermin. En julio de ese año presentamos el disco y, entre todos los implicados, comenzamos a pensar en llevar el disco a las comunidades con las que trabajamos desde haces años en Nicaragua. Cuando le dimos forma a ese proyecto decidimos que lo financiaríamos con nuestros propios recursos. Durante todo el 2010 estuvimos haciendo conciertos en Aragón y con el dinero que reunimos se pagaron los instrumentos, que al final de la gira se donaron a la Casa de Juventud de Santa Rosa del Peñón (Nicaragua), la furgoneta, etc. Las nueve personas que viajaron pagaron el viaje de su bolsillo. – ¿Cómo llega a materializarse en un documental? –Para los conciertos se llevó una cámara, con la idea de grabar los conciertos. Queríamos hacer algo a la vuelta con todo ese material. Pensamos que sería una buena forma de que la gente que había aportado algo a esta idea se enterase de cómo había sido; pero también, en Nicaragua, queríamos que la gente de las comunidades tenga ese recuerdo. Ya se han mandado copias, y parece que incluso lo pondrán en alguna televisión. Entendemos que la solidaridad es algo de ida y vuelta; durante la gira se convivió con mucha gente, desde los medios de comunicación nicaragüenses se apoyó la iniciativa. Y queríamos también devolver todo lo recibido de alguna manera. – Cuando se piensa en acciones de cooperación, la música no parece encajar. ¿Cómo lo han conseguido? –Desde el Comité entendemos la solidaridad como algo pueblo a pueblo, más que como cooperación al uso. Preferimos vincularnos más en luchas políticas y sociales. Desde el principio mantenemos lazos con grupos sandinistas, denunciando los abusos que han sufrido las comunidades. Nuestra actividad en Nicaragua llega también a través de recursos, pero el objetivo principal es la denuncia de las desigualdades. Entendemos que la gente también tiene derecho a pasarlo bien, a la diversión. Estas comunidades son lugares de difícil acceso y cada concierto se acababa convirtiendo en una fiesta. Es otro derecho fundamental, el acceso a la cultura y a pasarlo bien. – ¿Cuál fue la reacción en las comunidades? –Desde el principio, la reacción es colaborar para que todo salga sin problemas. Desde los sectores vinculados al sandinismo se nos dio mucho apoyo técnico. Todo el equipo estuvo viviendo en las casas de la gente, por ejemplo. Además estaban felices con la fiesta, con ver una batería. Mucha gente de las comunidades lo recuerda y nos envían correos para saber cuándo volvemos. – ¿Cuál es ahora el futuro del documental? –Lo hemos colgado en internet, en vimeo.com. No queremos que sea comercial, el objetivo es que llegue a cuanta más gente mejor. Ahora queremos seguir presentándolo por Aragón. Después de la proyección que hicimos en Zaragoza, va a seguir girando por varios pueblos. Los músicos también acudirán a alguno de estos lugares. – ¿De dónde surge el título? –Es una expresión de allí. La frase es de Abraham, justo antes de salir de gira, mientras miraba el mapa. Algo como "por fin, lo conseguimos".
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play