Escúchenos en línea

Nuestra Militancia Joven

28 Marzo 2011
Por Silvio Palacios. "Las revoluciones sociales no las hacen los individuos, las “personalidades” por muy brillantes o heroicas que ellas sean. Las revoluciones sociales las hacen las masas populares. Sin la participación de las grandes masas no hay revolución. Es por ello que una de las tareas más urgentes del momento es que los trabajadores se eduquen, que eleven su nivel de conciencia, que se capaciten para responder a las nuevas responsabilidades que surgen del proceso revolucionario que vive nuestro país." (Marta Harnecker) Partiendo del hecho que la transformación social que vive Nicaragua en estos momentos, necesita de militancia joven activa en cualquiera de las estructuras de la sociedad, pues esto debe entenderse como el jugar un papel preponderante en las actividades que desarrolla el gobierno Sandinista en todo el país. Es posible que todos los sectores de la sociedad estén de acuerdo en aquel lema viejo “Los Jóvenes somos el futuro”, pero luego es importante preguntarse “El futuro de qué” y es ahí donde podemos hacer un análisis sobre el papel que se juega en el proceso de cambio que vive Nicaragua en estos momentos, los y las jóvenes están interactuando sin distinción del estrato social de donde provienen, es decir; está habiendo un constante movimiento con un gran sentido de solidaridad, basado en auxiliar las necesidades de desarrollo que tiene el pueblo, y en primer instancia el pueblo obrero y campesino. Los militantes con más experiencia en el movimiento sandinista durante han desarrollado su trabajo, han ido evaluando su contexto, podemos decir entonces que cada joven no está exento de este proceso, por ello deben plantearse preguntas básicas para auto crecer en lo oportuno, buscando respuestas acercadas sobre ese papel que se juega en la colectividad, en la entrega a este segundo proceso revolucionario nicaragüense, por ejemplo; ¿Qué hago o qué aporto al proceso que vive Nicaragua? ¿Por qué lo hago, y si eso que hago es a conciencia o si tiene un enfoque solidario o no? ¿Realmente sentimos que estamos cambiando Nicaragua con lo que hacemos? ¿Estamos preparados para hacerlo o busco ayuda para mejorar? ¿Participo porque haciéndolo crecen mis raíces sandinistas o no estoy creciendo ideológicamente? ¿Qué hacemos para contagiar a más jóvenes a unirse a esta lucha social? Y muchas preguntas y reflexiones más, siempre acompañados del “hacer”, la militancia sandinista esta llamada a hacer, una transformación social des-mecanizada no es un proceso de cambio social a gran escala. Hay quienes piensan que pueden cambiar una revolución no de su gusto por una de su gusto, sin entender que no hay más que una revolución, como lo ha dicho el comandante Tomás Borges “No hay más revolución que la revolución” (nicaráuac Dic, 1980) Esta etapa de la revolución sandinista no es avizorada por las clases altas derechosas como un proceso revolucionario, a como no fue tampoco bien visto ni bien nombrado el proceso de los años ochenta. (Como lo demuestra la intervención en su momento del Comandante Borges). En la Nicaragua de hoy se convive casi con la misma oligarquía, con la misma burguesía y con uno que otro aprendiz de burgués o reparo de pudiente, que no toleran ver los grandes movimientos de jóvenes defendiendo el proceso, y sobre todo trabajando para disminuir lo que estos señores con sus gobiernos neoliberales han heredado a los nicaragüenses “La pobreza”, pues a cada ataque aburguesado, los jóvenes deben dar una respuesta organizada, a cada difamación, pues una actividad propositiva que desvirtualice las palabras necias de los “ex señores de Nicaragua”. Esto es constante desde los principios del Sandinismo, cada muchacho o muchacha debe estar preparado y preparada ideológicamente, deben saber que se avecina un ataque mediático más brutal, manipulador y secuestrador que los que afrontan hoy, los grandes medios de comunicación tienen sus colmillos listos para difamar las candidaturas a las elecciones. Apoyar al comandante Daniel y al compañero Omar no es solamente ir a votar, también hay que dar la lucha ideológica en cada barrio, en cada universidad, en cada comunidad rural, en la iglesia, en los centros de trabajo, con los vecinos y donde se pueda multiplicar esa lucha basada en el respeto y la convivencia. Este movimiento es nacional y antiimperialista. Mantenemos la bandera de libertad para Nicaragua y para toda Hispanoamérica. Por lo demás en el terreno social, este movimiento es popular. Augusto Cesar Sandino Consolidar esta etapa de la Revolución Sandinista, es papel de los obreros y campesinos como lo fue ayer, esta en manos de los jóvenes también el defender el gobierno que los defiende, no olviden que no hay mas revolución que la revolución, los epítetos distorsionadores hacia el proceso ya los pueden coleccionar porque son muchos, pero el verdadero nombre solo es uno y tiene rostro de Sandino, pues vámonos hacia ese proceso sin tapujos. Silvio Palacios Comité de Solidaridad Sandinista de Catalunya Casa de Sandino en Barcelona
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play