Escúchenos en línea

Una vulgar y estúpida mentira

02 Septiembre 2011
Por Carlos Escorcia Polanco La guerra que las potencias imperialistas libran contra el pueblo libio, comenzó con mentiras, se basaron en mentiras y hasta el momento de escribir estas líneas, siguen con sus mentiras. La agresión a Irak, se basó en una gran mentira, según la cual Saddam Hussein poseía armas de exterminio masivo las cuales jamás fueron encontradas, por más que el ejército de Estados Unidos las rastreó por todo el territorio iraquí. Tanto el presidente de Estados Unidos George W. Bush, como el secretario de estado Colin Powell, repitieron públicamente esta mentira en innumerables ocasiones y dicha mentira sirvió como “fundamento” para el ridículo que hizo Colín Powell ante el Consejo de Seguridad de la ONU, el cual terminó aprobando una resolución de condena a Saddam Hussein. Powell renunció a su puesto de secretario de estado luego de convencerse que fue engañado por la Casa Blanca, ante la ausencia total de las armas de destrucción masiva en Irak, avergonzado por el papel de mentiroso que jugó en el Consejo de Seguridad de la ONU, máxime que fue desmentido en su propia cara por el representante de Rusia quien prácticamente lo llamó mentiroso. La historia de iniciar una guerra en base a mentiras se está repitiendo en Libia. En este caso, no fue el presidente de Estados Unidos quien encabeza el coro de mentirosos, sino la gran prensa imperialista con las cadenas de televisión estadounidenses a la cabeza, destacándose CNN y la tristemente célebre Fox News, vocera de la extrema derecha norteamericana. El presidente Obama simplemente cazó echado, esperando que las mentiras, de las cuales obviamente era sabedor, rindieran fruto. En toda guerra desde los albores de la historia, la primera víctima es la verdad. Libia está probando no ser la excepción. El ocultamiento de la verdad y la exaltación de la mentira, no inició el día que el Consejo de Seguridad autorizara la “protección” de civiles bombardeándolos diariamente en mas de 20 mil vuelos, los cuales además de bombarderos de la OTAN incluyen aviones sin piloto (Drones), dirigidos desde los cuarteles de la CIA en Virginia, Estados Unidos. Lo que jamás dice la gran prensa imperialista es que Libia antes de la agresión de la OTAN, era el país con el mas alto desarrollo humano, económico y social del continente africano. Tampoco menciona que Libia era una monarquía medieval antes de la toma del poder del coronel Muamar Kadhafi en 1969, caracterizada por un atrasado conjunto de tiendas de beduinos y una anticuada capital del tercer mundo, con todas las miserias propias de un país del cuarto mundo. Según el Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, en 2010, Libia estaba en la posición número 53 de dicho índice, con un desarrollo superior al de Panamá, México o Arabia Saudita, superando a Perú por 10 puntos, Costa Rica por 11 puntos, a Brasil por 20 puntos y a Colombia por 26 puntos. Aunque esta información es “Vox Populi” en los portales de la ONU, brilla por su ausencia en la mayoría de artículos de opinión, incluyendo algunos dizque de izquierda. Según el Banco Mundial, el ingreso per cápita de Libia era de mas de 16 mil 500 dólares al año, en 2010, mientras el de Costa Rica era de un poco mas de 11 mil dólares, el de Panamá era de 13 mil y el de Chile, país propagandizado por la derecha latinoamericana como el “milagro” chileno, con un ingreso de 14, 300 dólares anuales. El Banco Mundial no es el único organismo financiero del capital imperialista que ubicaba a Libia como uno de los países con el mas elevado ingreso del tercer mundo. Según el Fondo Monetario Internacional, el ingreso per cápita de Libia en 2010, era de 14 mil 500 dólares anuales, superando a Chile, el escaparate del imperialismo en Latinoamérica, con 14, 023, mas de 500 dólares y muy por encima de Costa Rica con 10,752 dólares anuales y Colombia con 8,580 dólares anuales de ingreso per cápita, solo para mencionar a los países que la mentirosa propaganda oligárquica ubica como “modelos” de desarrollo en Latinoamérica. Estas estadísticas tanto del Banco Mundial como del Fondo Monetario Internacional sobre Libia, han sido censuradas por los plumíferos de la gran prensa imperialista, adoptando un enfoque totalmente parcializado, sesgado, ocultando el gran desarrollo social y económico alcanzado por el pueblo libio bajo el liderazgo de Kadhafi. La agresión de la OTAN contra Libia fue pronosticada por el líder cubano Fidel Castro, pero como es costumbre en la prensa capitalista del mundo “libre”, sus advertencias fueron olímpicamente ignoradas. Según el lider cubano, Libia y Siria serían agredidas por la OTAN y los hechos hechos han confirmado las predicciones de Castro. En Febrero de este año, grupos mercenarios se rebelaron contra Kadhafi en la la ciudad de Benghazi, al este de Libia. Kadhafi atacó las posiciones de los rebeldes, pero no cometió las masacres que según la gran prensa capitalista mundial ocurrieron en Benghazi. El primero en denunciar la mentira mediática de la prensa internacional sobre los falsos bombardeos y masacres a la población civil, fue el presidente Daniel Ortega Saavedra. Sus denuncias fueron confirmadas por el Estado Mayor Conjunto del ejercito ruso. Altos oficiales del ejército ruso revelaron que luego de analizar imágenes satelitales rusas, concluyeron que los bombardeos aéreos y masacres jamás ocurrieron. Por si esto fuera poco, el mayor desmentido contra la gran calumnia de los supuestos bombardeos contra civiles, que la prensa imperialista calificó de masacres, provino nada menos que del máximo jefe militar del propio Pentágono de Estados Unidos durante una audiencia rutinaria sobre el presupuesto militar ante una comisión del congreso yanque. Preguntado por el congresista Rodney Frelinghusen, republicano de Nueva Jersey sobre la situación en Libia, el almirante Mike Mullen respondió: “No hemos podido comprobar que los aviones libios hayan disparado contra su propia población. Ha habido informes al respecto, pero hasta esta mañana, no hemos podido confirmar que eso haya tenido lugar.” Las declaraciones del máximo jefe militar de Estados Unidos resonaron en el capitolio de Washington, pero jamás fueron difundidas, ni por CNN, ni por FOX NEWS, ni por el New York Times, el Washington Post o Los Angeles Times. El testimonio del almirante Mullens debió ser suficiente para neutralizar en el Consejo de Seguridad la agresión contra Libia. Pero en el reino de la “libertad” prevaleció la mentira del bombardeo a Benghasi y la gran prensa mediática censuró aun al propio jefe del Pentágono. Para ponerle la cereza al pastel, la larga cadena de mentiras sobre la Libia de Kadhafi, los mercenarios libios y sus socios de la OTAN, consumaron la mas repugnante de las mentiras para simular una victoria que aún no logran consolidar. El canal árabe de televisión Al Jazeera, que muchos consideran de izquierda, pero no lo es, difundió desde Qatar, imágenes de un montaje al mejor estilo hollywoodense, mostrando la celebración triunfante de los mercenarios de la OTAN. Las escenas habian sido rodadas de antemano en Qatar, dos semanas antes. Sin tener aun un gobierno establecido en Trípoli, el engaño mediático fue justificado por los propios mercenarios libios de la OTAN ya que sirvió para desmoralizar al ejército libio y lograr el inmediato reconocimiento diplomático del nuevo “gobierno” por parte de 16 países. Lo que mal comienza, mal acaba. Comenzaron con mentiras, avanzaron en base a mentiras, en nombre de la libertad y la democracia censuraron a los jefes de estados mayores conjuntos de Estados Unidos y Rusia, aun no han triunfado pero simularon su triunfo rodando una película de su falso e inmoral triunfo. El gobierno de transición ya tuvo su primera reunión oficial pero no en Trípoli, sino en París, no con el pueblo libio, sino con representantes de las potencias occidentales, para repartirse el botín de guerra, resaltando los jugosos contratos para explotar el oro negro, patrimonio del pueblo libio, que hoy pasa a manos de las grandes corporaciones petroleras de Europa y Estados Unidos.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play