Escúchenos en línea

El fraude más inverosimil del mundo

19 Noviembre 2011
Por Carlos Escorcia Polanco. La “montaña de votos” que prometió Fabio Gadea “para derrotar el fraude” nunca se produjo. La subsecuente violencia con la que constantemente amenazaba Gadea “si Ortega se roba el voto”, tampoco ocurrió. La “gigantesca marea humana” que decidida a hacer historia, marcharía heroica hacia El Carmen para hacer huir al “dictador”, porque “el ejército no se vá a atrever a dispararle al pueblo” fantasia otoñal del Galope, inspirada en la primavera árabe, con que soñaba la oposición, jamás sucedió? Entonces, que fue lo que pasó? Sencillamente que la novelita de política ficción escrita por los “estrategas” de la derecha, adaptada al cine y a ser rodada en “La Isla de la Fantasía”, chocó brutalmente con la realidad de un pueblo que tomó su decisión. El libreto de los antiSandinistas denominado “fraude” existió únicamente en su frondosa imaginación y nadie en su sano juicio se los creyó. La novelita de política ficción que con “esmero” y mediante entregas diarias nos servía en capítulos, la oposición timbuco calandraca, saltó hecha pedazos el 6 de Noviembre de 2011, cuando a la oligarquía blancoide le llegó su 19 de Julio. En plena campaña electoral no le ofrecieron nada al pueblo. Lo único que salía de sus labios, de sus plumas y de sus rotativas eran las palabras “fraude”, “dictadura” y “magistrados con período vencido.” Esta última frase adobada con el condimento llamado candado partidario de Metro Centro II. Su plataforma de gobierno fue la novela del “fraude”. Superando los libretos de Pancho Madrigal y las actuaciones de Aniceto Prieto en la comarca de El Galope, los actores de “La isla de la Fantasía”, se autoengañaron con toda la trama de “El fraude mas inverosimil del mundo.” ¿Donde estaba el fraude? ¿En qué consistió el fraude? La derecha no pudo convencer a 2/3 partes de los nicaragüenses que el CSE cometió fraude. Veamos cuales son los “ejes” de la oposición en torno a su novelita del fraude. Primero, que el CSE cometió fraude durante las elecciones municipales del 2008. Al igual que en 2011, las encuestas de 2008, incluyendo la estadounidense GALLUP, confirmaban una tendencia claramente favorable a los candidatos del FSLN. La oligarquía se inventó la ilusión y se creyó el cuento que Eduardo Montealegre era mas popular en Managua que nuestra maxima gloria del deporte nacional, el tri-campeón mundial de boxéo, Alexis Argüello. El ego de Montealegre no soportaba una segunda derrota consecutiva y pegó el grito al cielo. Mostró las supuestas actas que probaban el fraude a la Conferencia Episcopal y al Cuerpo Diplomático, pero no al CSE como manda la ley. Jamás impugnaron oficialmente los resultados ni recurrieron a ninguna Corte Internacional para probar su caso. Entonces en que quedó el fraude? En nada. Segundo, que a los magistrados del CSE se les venció el período por lo tanto todo lo que hagan es ilegal. Pero la oposición es la única responsable de tales vencimientos y tercamente se automaniataron en una misa negra hotelera denominada Metro Centro II. Dicho candado partidario garantizaba precisamente lo que ellos buscaban, llegar a las elecciones con magistrados con período vencido, para poder desligitimar así las elecciones, un sueño que no les funcionó. Es una soberana hipocresía y cinismo desvergonzado, machacar con el tal “período vencido” cuando los diputados de la oposición eran precisamente los únicos culpables de tal vencimiento, aunque cobraban puntualmente sus megasalarios no desquitados. Tercero, que el decreto presidencial extendiendo los períodos de los magistrados hasta que la Asamblea Nacional nombrara nuevos magistrados o reeligiera los mismos, era ilegal. La oposición realizó repetidos intentos por derogar el decreto presidencial pero todos fracasaron. El mero intento por deslegitimar el decreto presidencial, constituía un claro reconocimiento de su legalidad. Esa era la prueba del fraude? Cuarto, que la candidatura del presidente Ortega era ilegal porque el artículo 147 de la Constitución expresamente se lo prohibía. Lo que no dicen es que el artículo 48 de la misma constitución, al determinar que: “Se establece la igualdad incondicional de todos los nicaragüenses en el goce de sus derechos políticos“, contradice conceptualmente al 147, presentándose el excepcional fenómeno de la “inconstitucionalidad de la ley”. El articulo 164, inciso 4 de la Constitución, faculta a la Corte Suprema de Justicia a resolver tales situaciones de “inconstitucionalidad de la ley”. Lo que diga la oposición antiSandinista al respecto no pasa de ser mera retórica política y sus opiniones no son vinculantes aunque provengan de “generales en retiro” o defensores de los Derechos Humanos. Es la CSJ y nadie mas quien tiene la última palabra y dicho poder falló en favor de la candidatura del president Ortega. No cabe mas discusion ni aquí ni en ninguna parte del mundo. Entonces, ¿Dónde está el fraude? ¿En la “manipulación” de los fiscales? ¿En el conteo de los votos? ¿Dónde? Quinto, que hubo una cantidad tal de irregularidades durante la elección que estas fueron fraudulentas y tienen que repetirse. Pero la soberana derrota que le propinó el FSLN a los Timbuco-Calandracas de las paralelas históricas que por 200 años han agarrado turno al bate para piñatearse el pais, ya fue avalada oficialmente por la OEA, único cuerpo internacional que tendría jurisdicción sobre el asunto. El Martes 15 de Noviembre por la tarde, los operadores politicos de la derecha tenían los dedos cruzados cuando el Consejo Permanente de la OEA conoció el informe oficial, en el cual, como ya es típico en la cultura latinoamericana, la palabrita “irregularidades” apareció algunas veces, no así la tan ansiada y mágica palabra “fraude” jamás pronunciada por la OEA. Si la Conferencia Episcopal Católico Romana le propinó a la Oposición antiSandinista la estocada mortal con su carta pastoral alusiva al aborto terapeutico, Dante Caputo, jefe de la Misión de Observadores (MOE) de la OEA, le dió el tiro de gracia. Caputo sentenció inequívoca y lapidariamente que los resultados del contéo paralelo de la OEA “son semejantes con los emitidos por el Consejo Supremo Electoral (CSE)”. La novelita de la Oligarquía llegó a su fín. Si insisten es porque no aprenden las lecciones de la historia, como les recordó Francisco Chamorro director de El Nuevo Diario. El Telón se bajó se bajó en Washington, sepultando para siempre ”el fraude mas inverosimil del mundo”.
Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play