Escúchenos en línea

El vecindario en una boleta que dignifica la política

14 Septiembre 2012

Por Edwin Sánchez Delgado

 

Más que una sonrisa postiza, unas manos frías obligadas al saludo político, una presencia forzada por la directriz del partido, ahí estaban unos candidatos apasionados por lo que creían, dando la cara, y no de cartulina electoral, sino en entusiasmo vivo, llegando a las mesas donde estaban los comunicadores de Carazo como lo han hecho en los barrios, y conmemorando con ellos el Día Internacional del Periodista.

Era, en palabras de la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, el Gran Equipo, decididamente Humano, en consonancia con "las lealtades" del "dónde venimos, qué somos y hacia dónde vamos", planteado por el Presidente legítimo de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega. La poeta ya había declarado el 16 de agosto: "el cargo o responsabilidad que ocupamos debe estar al servicio del Bien Común, y no al servicio del interés personal... vernos cada uno de nosotros como parte de ese Gran Equipo Humano, que apunta a alcanzar Metas cada vez más importantes para las familias de nuestro país...".

Conocía a Mariano Madrigal, candidato a vicealcalde en Jinotepe: una historia ligada al Frente Sandinista. La responsabilidad con su país le llegó muy temprano en la vida, cuando el calendario les pone a los chavalos una estrella en la mano, como diría Rubén. Le gusta estar "cerca, muy cerquita del pueblo", y quizás no le sea necesario decirlo, sabida su posición intransigente contra la corrupción, porque es de esos individuos que menciona Bertolt Brecht en una de esas inolvidables valoraciones épicas de lo que pueden hacer los hombres movidos por los grandes ideales.

Bien, ahí estaba la candidata a alcaldesa Karla Zúniga, una empresaria que enarbola la bandera de un lugar que no es un simple territorio geográfico, sino una complicada misión que más para candidatos, es sudor de misioneros: un vetusto mercado municipal desbordado, unas familias encerradas en sus propias casas por los tramos, y, ¡oh paradoja!, las modernas instalaciones del mercado sin estrenar más viejo del mundo.

Mariano, su compañero de fórmula, tampoco quiere ver a la cabecera departamental de Carazo destronada de su nostálgico título de Municipio Azul y echa pa´lante con un tema común a todos los jinotepinos: empezar a reconciliar a sus pobladores con el clima decembrino que gozaba esta hermosa corona de la Meseta de los Pueblos en el Siglo XX, y todo pasa por poner en la agenda, el ordenamiento urbano, el medioambiente y el cuido de bosques y costas.

Y ahí va el respaldo de los aspirantes a concejales con cara de manos-a-las-obras, echándole ganas a la esperanza de una "Nicaragua realmente libre... de la pobreza, de la ignorancia, del analfabetismo, de la mezquindad, de la mediocridad. Y la Política tenga otra Dimensión..., una Dimensión de servir, de identificación con el prójimo".

Palpé lo dicho por Rosario en la sinceridad de Ana Rosa Delgado, en su limpia mirada, como la de otros en la lista que no van de adorno del partido. Ella, una cristiana evangélica con todas las ganas de dar lo mejor de sí en este nuevo capítulo de su diáfana existencia. "Si pudieras ver en mi corazón lo que siento", me dijo, pero yo ya leía en su rostro emocionado este ideal de sublevación contra el anacronismo de quienes aún duermen en los sarcófagos de la Guerra Fría: "¡que la política se dignifique!".

Y comprobé el regocijo de Allan Zúniga, otro de los propuestos, y a mi mente regresaron aquellos días cuando era un perseguido de la Guardia Nacional, del general Rafael A. Lola, el derrotado jefe de plaza departamental.

Con todo y los ataques de que el FSLN es una organización de puertas cerradas para los periodistas, su Secretario de Comunicación y Capacitación, en Carazo, Gutenberg Castro Sánchez, no había excluido a nadie, entrenado, como otros cuadros, en la tolerancia.

Profesores, amas de casa, trabajadores, comerciantes, empresarios..., el espíritu genuino de Jinotepe; gente de Paz, gente de Amén, gente de Misa y gente de Culto: el vecindario del progreso al alcance de una boleta.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play