Escúchenos en línea

Los periodistas «venaderos»

24 Septiembre 2012

Por Vladimir Vásquez

Un venado en periodismo no es lo que comúnmente se conoce. La práctica se hace cada vez más común en nuestro gremio que ya muchas cruces carga.

Para nadie es un secreto que en los últimos años los medios televisivos, principalmente, han caído en desgracia. Y por desgracia debe entenderse una pérdida incalculable de calidad sustituida por la cantidad. Este cambio también ha provocado un efecto negativo en la economía de los canales de televisión principalmente. Los bajos salarios que en muchos casos se pagan deben ser compensados de alguna manera, aquí es donde el infame "venadeo" entra en acción.

Los personajes políticos en su mayoría dependen de su presencia en la televisión para mantenerse en la memoria del pueblo y tomando en cuenta que muchos no hacen nada bueno para ser recordados de forma positiva, que mejor manera de garantizar una imagen "adecuada" que con un cheque hecho a la medida del portador.

Dicen los colegas que han visto más veces esta práctica que yo, que la paga de esos políticos o empresarios no es muy buena, pero que ha complementado la necesidad de nuestros colegas de cuernos a lo largo de muchos años. Admito que se dice de algunos, que cubren las fuentes políticas que son los más venaderos, pero también han hecho alarde de sus talentos en las fuentes empresariales y los más vivos hasta de fuentes sociales o sindicales.

No voy a acusar a nadie en particular. Pero me lleno de dudas cuando miro entrevistas sin sentido con personajes de pasado oscuro en la televisión. Abogados que hablan de satélites, panaderos que hablan de política o de cualquier cosa, ex candidatos de partidos políticos que hacen convocatorias en hoteles para hablar cerca de la piscina, por cierto, estos últimos tuvieron convocatoria el pasado fin de semana y dicen los colegas que sacaron para el almuerzo.

En el parlamento ya parecen parte de la planilla los periodistas de radio y de televisión que mensualmente, o con un poco de suerte cada semana, logran cobrar sus cheques. Unos se han autodefinido "mercenarios de la comunicación" que buen término si tomamos en cuenta que hablarán bien del mejor postor.

Una vez me tocó poner pie en la Asamblea (como muchas veces) para un tema económico que no recuerdo específicamente. Cualquiera se quedaría asustado si uno de sus colegas con poco o nada de verguenza agarra de la mano de un diputado un chequecito frente a todos. Supongo que poco a poco se pierde la pena cuando la práctica está en boca de todos.

He identificado varios tipos de venadeo:1-El oportuno: Aquí califican los que buscan eventos circunstanciales para tirar flores por los aires a sus dueños.

2- El venado viajero: ¿No han visto que hasta se van a los departamentos para cubrir informaciones irrelevantes de los mismos personajes que están en Managua?

3-El tipo salario: Cada mes se cobra sin falta el cheque.

Y si se preguntan ¿por qué no pongo ejemplos de los medios escritos es porque nunca he escuchado nada sobre ellos, pero no descartemos que más de alguno esté involucrado en esta práctica.

Bajo las circunstancias ya expuestas, debo decir que es doloroso que muchas veces hasta ofertas nos hagan algunos abogados de oscuro pasado. Recuerdo que hace más de un año, uno de estos señores que dicen respetar las leyes me mandó a preguntar si yo también recibía dinero como otros, de quienes me reservaré el nombre.

Yo creo que poco a poco el periodismo cava su propia tumba. No sólo estamos perdiendo los valores éticos, si no también los morales y todo lo que antes nos caracterizaba como un pequeño grupo de personas admiradas por la población, por ser sinónimo de verdad y honestidad. Si supieran que muchos de los favoritos son el equivalente a vampiros, pero en lugar de chupar cuellos, clavan sus colmillos sobre billeteras muy gordas.

En fin, no justifiquemos nuestras malas acciones por las condiciones en las que estamos. Piensen que a sus hijos les tendrán que enseñar algo de dignidad y si no pueden, pues que les sirva de herencia las mismas fuentes que sangraron durante años. Al final, todos pagaremos por las malas prácticas de algunos, todos los que se dejen envolver claro está.

No digo que todos sean venaderos. Pues conozco algunos que con mucha dignidad han rechazado estas ofertas y mantienen firmes sus críticas contra este tumor que no se ha logrado extirpar de nuestra amada profesión.

(*) Periodista. Trabaja en Canal 12 de Televisión.

Comentar     Arriba

Descarga la aplicación

en google play en google play