Cada vez más europeos quieren independizarse de EEUU Por Tarik Cyril Amar (*), RT en inglés

Cada vez más europeos quieren independizarse de EEUU Por Tarik Cyril Amar (*), RT en inglés

Una encuesta reciente ha demostrado que un número creciente de personas en Estados Unidos y Europa occidental están cansadas de los objetivos declarados de la OTAN.

Como entidad política de facto, el Occidente posterior a la Guerra Fría siempre ha luchado por articular un propósito común. La causa subyacente de esta dificultad es que el Occidente real existente (a diferencia del Occidente ideológicamente imaginado) –pese a las apelaciones a puntos en común históricos, culturales y de valores– está definido por la geopolítica. Surgió de la Segunda Guerra Mundial como una esfera de dominación y hegemonía estadounidense durante la Guerra Fría, especialmente en Europa Occidental. El propósito declarado: ¿subordinación al imperio estadounidense? Este no es el tipo de cosas que se prestan a un reconocimiento abierto.

El alcance de este imperio estadounidense, que se remonta al menos a 1823 –el año del anuncio original, aunque un tanto casual, de la Doctrina Monroe– no se ha limitado, por supuesto, a Occidente. Pregúntenles a aquellos a quienes golpeó, compró, subyugó y, a menudo, mató en América del Sur, África, Asia y Oceanía. Pero Occidente es especial porque ocupa una posición particularmente importante y privilegiada.

Subordinación voluntaria

Algunos estrategas estadounidenses –como el fallecido Zbigniew Brzezinski, nacido en Polonia– han convertido en un fetiche el argumento de que sin Ucrania, Rusia no puede ser un imperio. Si bien no está nada claro que la Rusia posterior a la Guerra Fría quiera un imperio (que no es lo mismo que una esfera de influencia), sí es seguro que Estados Unidos no puede serlo sin su dominio sobre Europa (es decir, el borde atlántico del “Corazón” euroasiático.

Y, sin embargo, cuando terminó la Guerra Fría, no había ninguna buena razón de seguridad concebible para que los estados europeos siguieran subordinados a Estados Unidos. La Unión Soviética y su alianza militar de Europa del Este –el Pacto de Varsovia, una organización que el presidente Joe Biden ahora sólo puede recordar como “ese otro conjunto”– habían desaparecido, y la Unión Europea (UE), con todos sus defectos, podría haber proporcionado una base institucional para establecer un bloque de poder europeo autónomo sin igual en el mundo.

Tampoco habría habido necesidad de una abrupta perturbación económica o, en todo caso, política. Lo ideal sería que Europa hubiera mantenido una relación cooperativa y competitiva con Estados Unidos, al tiempo que la hubiera transformado gradual pero persistentemente en una relación entre iguales. Ahora, un tercio de siglo después del fin de la Unión Soviética, deberíamos vivir en ese tipo de mundo. Si el fin de la Guerra Fría liberó a Europa del Este de la hegemonía soviética, también debería haber puesto fin a la hegemonía estadounidense en Europa Occidental. Más bien, llevó esa hegemonía a casi toda Europa.

Porque las élites de Europa occidental –sobre todo en París y Berlín (Londres siempre habría sido un saboteador)– fracasaron estrepitosamente en lo que Bismarck llamó “apoderarse del manto de la historia”. En lugar de responder a un cambio geopolítico fundamental con una estrategia propia y en beneficio de los intereses de Europa, se aferraron firmemente a Washington y –con pocas excepciones, en última instancia irrelevantes– siguieron obedientemente a sus elites ebrias de poder hacia sus delirios del “momento unipolar”, incluidas las catastróficas intervenciones en Oriente Medio y la expansión de la OTAN.

El fin del mundo unipolar

Irónicamente, el principal resultado de esta pusilánime no estrategia fue producir el mundo de conflicto y tensión extremadamente alta que vemos ahora. Si Europa hubiera actuado como equilibrador entre Estados Unidos, por un lado, y Rusia y China, por el otro, podría haber hecho una contribución decisiva para hacer a Washington más racional y, en última instancia, suavizar la inevitable transición hacia un mundo multipolar.

Los europeos podrían, por ejemplo, haber detenido la imprudente política sin salida de ofrecer a Georgia y Ucrania una perspectiva de membresía en la OTAN. Sabían que era peligroso, razón por la cual se opusieron en la reunión de Bucarest en 2008. Pero luego, por supuesto, cedieron. El resultado: dos guerras, una (Georgia) corta y perdida, la otra (Ucrania) larga, en curso, devastadora y con el potencial real de volverse primero regional y luego global.

Esto nos lleva al presente. El “momento unipolar” que nunca existió realmente ha terminado. Rusia tiene la ventaja en el conflicto de Ucrania, es decir, la empresa más arrogante y arriesgada del Occidente posterior a la Guerra Fría. Si en 2022 los occidentales reflexionaban sobre cómo Moscú podría abandonar la guerra sin una pérdida catastrófica de prestigio, ahora ese zapato está en el otro pie. Es difícil ver cómo Occidente puede poner fin a su guerra delegada en Ucrania sin sufrir un daño severo y sin precedentes debido a una combinación de recriminación mutua y pérdida de credibilidad.

En este contexto, el Instituto para Asuntos Globales de la consultora geopolítica Eurasia Group, con sede en Nueva York, ha publicado un informe, basado en encuestas representativas, que señala algunas divergencias importantes dentro de Occidente. Como reconocen los autores del informe, su muestra de Occidente se limita a Estados Unidos, Francia, Alemania y Gran Bretaña, y los estados europeos fueron “seleccionados por su influencia geopolítica e importancia geoestratégica para Estados Unidos”, a pesar de que no  son “especialmente representativos de Europa –ni siquiera de Europa Occidental– en su conjunto”.

Si bien las encuestas se realizaron según estándares profesionales y gran parte de los comentarios que las acompañan son razonablemente objetivos, también se debe considerar el sesgo ideológico. Eurasia Group está profundamente sincronizado con la geopolítica estadounidense. La voz de los disidentes no es esa, como los lectores atentos pueden adivinar, por ejemplo, a partir de la formulación grotescamente cautelosa de una pregunta sobre las atrocidades de Israel en Gaza: a los encuestados se les pregunta tímidamente si sienten que lo que Israel está haciendo “se parece” a crímenes de guerra. Claro, la forma en que Al Capone “se parecía” a un capo de la mafia.

Negociar la paz

Sin embargo, el ángulo dominante de una encuesta que también viene acompañada de una elevada retórica sobre el “orden basado en reglas” y los “faros de la democracia liberal” hace que las señales de divergencia y disonancia dentro de Occidente sean aún más pertinentes. Si bien el informe cubre muchos temas –incluidas las actitudes hacia la “democracia”, China e Israel– se destacan dos puntos con respecto a la relación entre Estados Unidos y sus clientes de Europa occidental. Primero, las encuestas encontraron mayorías en los cuatro países encuestados a favor de un fin negociado de la guerra de Ucrania. En segundo lugar, revelaron que muchos encuestados europeos desconfían de Estados Unidos.

En cuanto al conflicto de Ucrania, existe “un amplio apoyo transatlántico para instar a un acuerdo negociado para ponerle fin”. Tenga en cuenta los detalles aquí. Estos encuestados no están simplemente expresando un deseo de paz. Más bien, creen que los gobiernos occidentales deberían presionar a Kiev para que acepte un compromiso. En Estados Unidos y los tres países europeos, los tres factores que más influyen en las posiciones de los encuestados son su preocupación por evitar una “escalada hacia una guerra regional más amplia que atraiga a otros países europeos”, evitar una “guerra directa entre potencias con armas nucleares, ” y para evitar “un mayor sufrimiento del pueblo ucraniano”.

Es importante destacar que las posiciones asociadas con las políticas y propaganda declaradas tanto de Ucrania como de los gobiernos occidentales obtuvieron malos resultados. Compárese, por ejemplo, el 38 por ciento de los encuestados estadounidenses y el 47 por ciento de los europeos a favor de “evitar una escalada hacia una guerra regional más amplia”, frente al 17 por ciento de EEUU y el 22 por ciento de los europeos que todavía creen en “restablecer completamente la situación anterior a 2022” (que ya excluye a Crimea, dicho sea de paso, y por lo tanto es una posición más moderada que los objetivos bélicos oficiales de Kiev). Y las opciones de respuesta: “disuadir a los países autocráticos fuertes de invadir a vecinos democráticos más débiles” y “debilitar a Rusia para castigarla por su agresión” –clásicos de la guerra de información antirrusa– encontraron aún menos acuerdo.

Europa debe divorciarse de EEUU

En cuanto a las actitudes europeas hacia EEUU, existe un consenso preponderante –compartido, como ocurre con los encuestados estadounidenses– de que Europa debería “ser la principal responsable de su propia defensa, mientras intenta preservar la alianza de la OTAN con los Estados Unidos” (la opinión mayoritaria) o incluso “gestionar su propia defensa y buscar una relación más neutral con Estados Unidos”. En Francia, Alemania y Gran Bretaña, entre el 86 por ciento y el 93 por ciento de los encuestados eligieron una de estas dos opciones. Por otro lado, sólo entre el 8 por ciento y el 13 por ciento optó por “Estados Unidos debería ser el principal responsable de la defensa de Europa”.

Es evidente que a muchos europeos no les gusta su enorme dependencia de Washington. Si bien muchos de ellos quieren una relación de cooperación, incluida la OTAN, preferirían una Europa que pudiera cuidar de sí misma. Otros quieren eso y, además, una mayor distancia de Estados Unidos, y si bien ésta es una opinión minoritaria, esas minorías son sustanciales. Incluso en Gran Bretaña, que tradicionalmente está especialmente cerca de Estados Unidos, el 17 por ciento está a favor de una mayor neutralidad hacia Washington; en Alemania, el 25 por ciento, y en Francia, alguna vez cuna del gaullismo, el 31 por ciento.

Una razón para estas actitudes es que los europeos no confían mucho en Estados Unidos. Si bien una mayoría todavía cree que el compromiso de Washington con sus obligaciones de seguridad es “algo” (46 por ciento) o “muy confiable” (6 por ciento), casi la misma cantidad de encuestados piensa lo contrario: el 36 por ciento ve a Estados Unidos como “algo” y el 10 por ciento como “muy poco fiable”. En Alemania, la proporción de escépticos se acerca (y en Francia llega) al 50 por ciento.

Los autores de la encuesta especulan que estos resultados podrían reflejar ansiedad sobre una futura presidencia de Trump o “estar conectados con una percepción de un declive a largo plazo en el estatus de Estados Unidos como única superpotencia en un mundo unipolar”. En realidad, es probable que ambos factores influyan. Más importante aún, a largo plazo se trata de una distinción que no marcará la diferencia. El aislacionismo de Donald Trump (a falta de un término mejor) es un síntoma del declive de Estados Unidos. Como suele ocurrir a veces, el candidato disruptivo es simplemente el que es lo suficientemente grosero como para sacar las inevitables conclusiones en público.

Es irónico, pero también revelador, que este estudio lleve el título “El nuevo atlantismo”. Irónico, porque en todo caso demuestra que el atlantismo está cansado. Es revelador porque plantea una pregunta obvia: ¿qué es este ‘ismo’ bastante sucedáneo, desafortunadamente llamado así en honor a un océano? Los autores probablemente responderían que tiene algo que ver con la historia, la democracia liberal, el individualismo, el estado de derecho, la sociedad civil, etc. Pero incluso si aceptamos al pie de la letra –a efectos de argumentar– estos simples memes ideológicos y autoidealizaciones, ¿cómo se suman a una relación en la que Estados Unidos sigue subordinando a Europa?

De hecho, estos elevados ideales contradicen las crudas realidades del imperio estadounidense. En ese sentido, el atlantismo es lo que suelen ser las ideologías modernas: una historia fundamentalmente deshonesta que racionaliza a los poderes fácticos. Lo más interesante de esta encuesta es la evidencia de que incluso ahora, expuestos a un intenso y sistemático alarmismo, un número sustancial de europeos occidentales no están completamente persuadidos por esta historia.

(*) Tarik Cyril Amar es historiador nacido en Alemania; ha vivido en el Reino Unido, Ucrania, Polonia, EEUU y Turquía. Trabaja en la Universidad Koç de Estambul, sobre Rusia, Ucrania y Europa del Este, la historia de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría cultural y las políticas de la memoria. Se autodefine a sí mismo de la siguiente manera: «Soy analista y comentarista político y geopolítico. Me esfuerzo por ser objetivo. No me ando con ambigüedades y soy transparente sobre mi propia postura: nacido y criado en el Occidente de la Guerra Fría, rechazo las pretensiones occidentales de tener un estatus especial y acojo con satisfacción la aparición de un mundo multipolar.