Bloque sindical anuente al diálogo para cambiar rumbo económico en Costa Rica San José. Prensa Latina

Compartir vía:

El Bloque Unitario Sindical y Social Costarricense (Bussco) expresó este martes su anuencia al diálogo nacional para cambiar el rumbo económico de Costa Rica y reiteró que el FMI no es la solución al déficit fiscal.

En un comunicado de ocho puntos sobre la convocatoria a un diálogo nacional en Costa Rica para solucionar la crisis sanitaria, económica y social, Bussco sostiene que es consciente de la grave situación, producto de políticas neoliberales impuestas durante 40 años, agudizadas ahora por la crisis sanitaria de la Covid-19.

‘Bussco deja clara su disposición al diálogo y la negociación con la finalidad de cambiar el rumbo económico del país, que ha dejado atrás a la mayoría del pueblo costarricense, favoreciendo a una minoría que ha sacado enormes ventajas con el modelo neoliberal, mientras el pueblo trabajador sufre las consecuencias de un modelo económico depredador que genera desempleo, pobreza, desigualdad y exclusión social’, subraya el texto sindical.

El bloque sindical, integrado por varias agrupaciones obreras, ratifica que la vía para solucionar el problema del déficit fiscal y las finanzas públicas no es una negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Señala que el problema central por resolver desde su perspectiva es enfrentar el grave fraude fiscal o robo de impuestos que las élites económicas del país han ejecutado a lo largo de muchas décadas y que se niegan a solucionar.

Bussco considera que para crear un proceso de negociación viable la participación debe ser en igualdad de condiciones de los actores económicos, sociales y políticos; con representación de la Asamblea Legislativa, el Poder Ejecutivo, el sector empresarial, el movimiento sindical y cooperativo, entre otros.

Asimismo, prosigue, debe abordar una agenda de temas, no puede estar limitado a debatir un único tema y agrega que una negociación entre partes no puede darse mientras una de las partes avanza violentando derechos de otra parte.

Por tanto, Bussco puntualiza que una condición para generar confianza sería la retirada de la discusión legislativa cualquier proyecto que violente condiciones y derechos laborales, así como son necesarios acuerdos básicos previos en cuanto a diseño, composición de la participación, metodología, objetivos del proceso y temarios, entre otros.

‘La voluntad y responsabilidad de un proceso de negociación nacional es del Poder Ejecutivo, con participación de la Asamblea Legislativa, con el fin de que los acuerdos sean vinculantes, es decir, se tiene que llegar a compromisos políticos reales’, concluye Bussco.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *