Declaran epidemia de dengue en Olancho y El Paraíso, Honduras Tegucigalpa, Prensa Hn

Compartir vía:

Con la llegada del covid-19 al país, la población se ha preocupado por mantener las medidas de bioseguridad para evitar contagiarse; sin embargo, se han olvidado de adoptar otras acciones para protegerse del dengue, enfermedad que cada año causa estragos en miles de personas y deja luto en cientos de familias.

En lo que va del año, la Secretaría de Salud reportó en todo el país un total de 21,040 casos de la enfermedad transmitida por la picada del zancudo Aedes aegypti.

Un total de 19,446 personas han padecido de la enfermedad con y sin signos de alarma, mientras 1,594 han sido hospitalizadas debido al dengue grave o hemorrágico.

El municipio del Distrito Central es el que presenta más casos de contagios con y sin signos de alarma, seguido de El Paraíso y Yoro; no obstante, los que reportan más casos graves son la Región Metropolitana de San Pedro Sula, El Paraíso, Distrito Central y Olancho, según el reporte de Salud hasta la semana epidemiológica 40.

Homer Mejía, coordinador de vigilancia de virus y otras enfermedades de la Secretaría de Salud, dijo que hay siete departamentos en la fase de alerta por el aumento de casos, mientras dos se encuentran en situación de epidemia.

Los departamentos en fase de alerta son: Intibucá, Gracias a Dios, Ocotepeque, Islas de la Bahía, Valle, Colón y Francisco Morazán; Olancho y El Paraíso están en situación de epidemia.

“En esos departamentos el número de casos se ha estado incrementando en las dos últimas semanas; la población no ha adoptado las medidas para eliminar los criaderos, además, el factor climático juega un papel importante para la proliferación del zancudo, hay zonas donde llueve, luego hace sol por lo que se acumula agua, lo que facilita que el vector se reproduzca más rápido”, manifestó.

Las autoridades de Salud de los nueve departamentos deben realizar monitoreo constantes en los barrios y colonias donde hay mayor número de casos de dengue, así como coordinar las visitas a las viviendas e identificar el índice de infestación larvaria, posteriormente aplicar el agente biológico conocido como BTI para el control de los vectores del mosquito.

Aunque este año se ha visto una considerable reducción de los casos respecto al año anterior, los expertos indican que los hondureños no deben bajar los brazos y seguir tomando las medidas para prevenir que el zancudo transmisor afecte a más familias.

“Si comparamos el período de tiempo de este año con el mismo del año anterior, vamos a ver que ha disminuido el número de casos, pero viendo la situación actual de los indicadores epidemiológicos, las cifras están por encima de lo normal”, añadió Mejía.

El galeno indicó que con la reapertura económica, la población ya está saliendo a trabajar y se olvidan de eliminar los criaderos, por lo que los casos podrían aumentar, saturando los hospitales que actualmente trabajan con el covid-19. “La población debe organizarse y hacer limpiezas los fines de semana en los barrios y colonias y así eliminar los criaderos”.

 

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *