Panorama desolador para la agricultura en Guatemala Ciudad Guatemala. Agencias

Compartir vía:

El recuento de daños por el paso de la depresión tropical Eta concluyó, pero la recuperación de los estragos que dejó, sumados a los del huracán Iota, podrían llevar meses de recuperación, que alcanzarán al primer trimestre del 2021, informaron autoridades del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga).

Analistas del Centro de Información Estratégica Agropecuaria del Maga cerraron la base de datos por efectos de Eta el pasado 17 de noviembre, y arrancaron con una nueva por el segundo evento climático.

Los datos preliminares no los revelaron esta semana, porque se está validando la información, con el objetivo de no sobredimensionar los daños, dijo Rafael López, coordinador del centro.

Sin embargo, ya con los daños contabilizados de Eta, hay 108 municipios y 181 mil 953 familias afectadas para un total de 119 mil 913.54 hectáreas de 30 cultivos es el panorama para trabajar en los planes de recuperación.

López explicó que los viceministerios del Maga establecerán las acciones a seguir en campo, que se dividen en dos, en primer lugar, las acciones inmediatas que se refieren a las brigadas de salud animal que saldrán a las áreas afectadas para asesorar el manejo y tratamiento de los animales muertos y evitar sumar una emergencia sanitaria, por lo tanto, es una tarea que no puede esperar, resaltó.

Otra acción inmediata es velar por la seguridad alimentaria de las familias afectadas, a quienes se les debe garantizar el acceso a alimentos porque perdieron cultivos de subsistencia, por lo tanto, es el Viceministerio de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Visan), quienes coordinan el envío de alimento a las bodegas, pero aún existe dificultad del acceso a algunos lugares o bien tienen conocimiento que las bodegas están llenas, pero son los Centro de Operaciones de Emergencia (COE), los encargados de coordinar el envío a las familias.

“El apoyo interinstitucional es clave en estos momentos”, expresó López.

Fase escalonada

La segunda fase de reacción escalonada estará incluida en el plan estratégico institucional donde se llevarán a cabo análisis de restauración y conservación de suelos para determinar si son aún se pueden rescatar las áreas de cultivo afectadas. También, incluye el arreglo de los sistemas de riego que quedaron dañados y ayudar a restaurar las orillas de los ríos con el propósito de que vuelvan a su cauce.

“Los fenómenos dejan suelos saturados, aún hay riesgo de deslizamientos y derrumbes, y a ello se suma la época de heladas en el occidente del país, que aunque, no fue afectado, puede sumar más daños al país”, afirmó López.

En opinión de Carla Caballeros, directora ejecutiva de la Cámara del Agro (Camagro) se evidencia una vez más que Guatemala es altamente vulnerable a los factores del clima. La falta de infraestructura y la precariedad de la poca infraestructura en el área rural ponen principalmente en riesgo a las familias que viven en comunidades del área rural.

Por lo tanto, es urgente garantizar la capacidad de resguardo, tanto de vivienda y alimentos, de las comunidades, recuperación de la infraestructura para poder llegar a los lugares afectados, y trasladar la ayuda para restablecer la producción nacional, enfatizó Caballeros.

Pérdidas millonarias

José Santiago Molina, presidente de la Gremial de Palmicultores de Guatemala (Grepalma), afirmó que la lluvia de 24 horas del huracán Iota agudizó los daños que provocó la tormenta Eta, especialmente en el sector palmicultor, y calcula que se perdieron 10 mil toneladas de fruta, es decir, US$1 millón, aproximadamente.

En el tema de la recuperación, Molina explicó que hay áreas en donde se debe trabajar en restaurar bordes y quineles internos, e implica, además de mano de obra, contratar maquinaria para los trabajos.

En ese sentido, las acciones de recuperación que se deben llevar a cabo ascienden a unos US$10 millones solo en ese sector, y en su mayoría son los propietarios de las fincas quienes cubren los gastos, pero enfatizó que de la mano debería ir el Gobierno, a través del Ministerio de Comunicaciones, en habilitar carreteras y puentes dañados.

Daños por Iota

Según datos de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), se han registrado 203 incidentes debido a Iota, 174 mil 951 personas damnificadas, incluidas a 16 mil 809 evacuadas y tres mil 558 albergadas.

Además, cinco fallecidos, tres personas desaparecidas y seis heridas, ya sea por deslizamientos de tierra, aludes o inundaciones. Los ríos aún están desbordados.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *