China exige dejar de imponer sanciones unilaterales Managua. Radio La Primerísima

China exige dejar de imponer sanciones unilaterales Managua. Radio La Primerísima

El representante permanente de China en las Naciones Unidas, Zhang Jun,  participó el lunes en el debate del Consejo de Seguridad sobre multilateralismo.

El mundo se encuentra en una encrucijada histórica. La humanidad se enfrenta a retos globales sin precedentes, las prácticas hegemónicas e intimidatorias están causando un profundo daño al mundo, la política de bloques está creando enormes divisiones y enfrentamientos, y la urgencia e importancia de defender la Carta de las Naciones Unidas ha aumentado aún más. Lo que más se necesita ahora es que todos los países practiquen un auténtico multilateralismo, refuercen la solidaridad bajo la bandera de las Naciones Unidas, aumenten la eficacia del sistema de gobernanza mundial, logren la seguridad común, promuevan el desarrollo común y abran un futuro común.

En primer lugar, debe salvaguardarse firmemente la integridad de la Carta de la ONU. La Carta de la ONU es la piedra angular del orden internacional de posguerra. Los principios establecidos en la Carta, como el respeto de la soberanía nacional y la integridad territorial y la no injerencia en los asuntos internos, constituyen las normas básicas de las relaciones internacionales modernas. Los problemas que han surgido en el mundo actual no se deben a que la Carta de las Naciones Unidas haya quedado obsoleta, sino precisamente a que los propósitos y principios de la Carta no se han aplicado de forma efectiva. La seguridad y el bienestar de las generaciones presentes y futuras siguen dependiendo de la continua promoción del espíritu de la Carta y de la preservación del estatus y el papel de las Naciones Unidas. Para salvaguardar la autoridad y la eficacia de la Carta, no debemos limitarnos a defenderla en palabras, sino actuar en consecuencia; no debemos limitarnos a pedir a los demás que lo hagan, sino empezar por nosotros mismos; no debemos dedicarnos a una aplicación selectiva y a un excepcionalismo para nosotros mismos, sino ser prudentes y coherentes; no debemos dedicarnos a coterráneos exclusivos ni a crear los llamados enfrentamientos “democráticos”. “Por el contrario, debemos abogar por el diálogo y la cooperación, insistir en la consulta, la construcción y el reparto conjuntos, y resolver las disputas por medios pacíficos.

En segundo lugar, debemos defender firmemente el orden internacional basado en el derecho internacional. Sólo hay un orden en el mundo: el orden interna-cional basado en el derecho internacional. Ante los grandes cambios y el caos del mundo actual, debemos mantener siempre como guía los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional como base para la gestión de los asuntos internacionales. Se trata de una garantía importante para defender la equidad y la justicia, abordar los desafíos globales y salvaguardar la soberanía, la seguridad y los intereses de desarrollo de todos los países. Nos oponemos a que países concretos distorsionen el significado del derecho internacional, empaquetando su voluntad como el llamado “orden internacional basado en normas”, imponiéndolo a la comunidad internacional, violando los derechos legítimos de otros países y socavando el Estado de derecho internacional. También nos oponemos a que se traten los acuerdos internacionales como un juego de niños, ya sea rompiéndolos arbitrariamente o aplicando un doble rasero sin ninguna credibilidad. Si los principales países convierten arbitrariamente en papel mojado importantes tratados y acuerdos sobre paz y seguridad internacionales, no sólo se erosionará el derecho internacional, sino que el mundo se quedará sin paz. En este sentido, los países implicados deberían reflexionar seriamente sobre lo que han hecho.

En tercer lugar, debe garantizarse la participación igualitaria de todos los países en los asuntos internacionales. El sistema internacional, con las Naciones Unidas en su núcleo, es portador de las expectativas comunes de todos los pueblos del mundo y debe servir a los intereses de todos los pueblos del mundo. Las Naciones Unidas no pueden ni deben servir sólo a los intereses de algunos países o incluso de unos pocos países, y no es razonable que un ciudadano de un país dirija algunos de los organismos especializados y las instituciones financieras internacionales de la ONU a largo plazo o incluso de forma permanente. A medida que los grandes cambios del mundo evolucionan a un ritmo acelerado y la multipolaridad se convierte en una realidad, la democratización de las relaciones internacionales también debe seguir el mismo camino, reflejando realmente la igualdad y mejorando la equidad y la eficacia del multilateralismo. Los países en desarrollo en general, y los países africanos en particular, merecen desempeñar un papel más importante en las Naciones Unidas, y debe garantizarse el derecho de los países en desarrollo a participar y tomar decisiones. Apoyamos la iniciativa del Secretario General Guterres de reformar las instituciones financieras internacionales y debemos actuar de inmediato para mejorar el sistema de gobernanza mundial.

En cuarto lugar, hay que rechazar a las sanciones unilaterales que violan el derecho internacional. Estados Unidos y otros países individuales están imponiendo indiscriminadamente sanciones unilaterales fuera del mandato del Consejo de Seguridad, puramente desde la perspectiva de mantener su estatus hegemónico, su monopolio tecnológico y su ideología, sin ninguna base legal, y se oponen al desarrollo y el progreso del mundo. Las sanciones unilaterales son como un monstruo desbocado, que crea y agrava constantemente crisis humanitarias, viola los derechos básicos de las mujeres y los niños, obstaculiza el desarrollo y el progreso de los países, especialmente de los pequeños y medianos, y causa grandes daños a la armonía y la estabilidad de las relaciones internacionales. Lo que es más preocupante es que las sanciones unilaterales, a menudo bajo la bandera de la defensa del derecho internacional y la aplicación de las resoluciones del Consejo de Seguridad, han hecho que las Naciones Unidas sufran injusticias y han debilitado la autoridad del multilateralismo. Instamos una vez más a los países afectados a que pongan fin inmediatamente a las sanciones unilaterales y hacemos un llamamiento a la comunidad internacional y a todos los países para que defiendan la equidad, la justicia y la independencia y para que resistan y contrarresten conjuntamente tales actos ilegales.

Señor Presidente.

Como miembro permanente del Consejo de Seguridad y país responsable, China se adhiere a un auténtico multilateralismo. China tiene el mejor historial de adhesión a los propósitos y principios de la Carta de la ONU, al derecho internacional y a las normas básicas de las relaciones internacionales. El concepto de construcción de una comunidad de destino humano planteado por el Presidente Xi Jinping representa la dirección fundamental para resolver los grandes retos y problemas del mundo actual. China hará todo lo posible para promover la aplicación de las iniciativas de desarrollo global, las iniciativas de seguridad global y las iniciativas de civilización global, promover in integralmente la modernización al estilo chino, participar en la labor de las Naciones Unidas en todos los frentes y contribuir a promover la solidaridad y la cooperación internacionales, afrontar conjuntamente los retos y salvaguardar los valores comunes de toda la humanidad. Ante un mundo convulso y agitado, ¡China marchará firmemente en la dirección correcta!