«Día de la Memoria y el Dolor»: Rusia recuerda a sus héroes Moscú. Agencias.

«Día de la Memoria y el Dolor»: Rusia recuerda a sus héroes Moscú. Agencias.

Cada 22 de junio se celebra en Rusia el “Día de la Memoria y el Dolor”, que conmemora el comienzo de la Gran Guerra Patria (1941-1945) contra la Alemania nazi, el 22 de junio de 1941.

Este día recuerda a todos los que murieron en las batallas, torturados en el cautiverio fascista, murieron en la retaguardia de hambre y privaciones. El pueblo ruso y los otros pueblos de la Unión Soviética lloran por todos aquellos que, a costa de sus vidas, cumplieron con su deber sagrado, defendiendo a su Patria en aquellos duros años.

A primera hora de la mañana del 22 de junio de 1941, sin declaración de guerra, la Alemania nazi atacó a la Unión Soviética, lanzando un ataque masivo contra instalaciones militares y estratégicas y muchas ciudades hasta una profundidad de 250-300 kilómetros desde la frontera estatal. Así comenzó la Gran Guerra Patria, que duró mil 418 días con sus noches, y en la que la URSS perdió unos 27 millones de personas, pero pudo resistir.

La Gran Guerra Patria comenzó para Sebastopol, en Crimea, a las 3 horas y 13 minutos del 22 de junio de 1941. La apacible ciudad de piedra blanca fue la primera en ser alcanzada por la aviación alemana. Las minas cayeron en la avenida: el objetivo de los invasores era bloquear la flota en la bahía. Uno de los proyectiles impactó en una casa residencial de la calle Podgornaya (ahora Nefyodova). La explosión mató a 21 personas: fueron las primeras víctimas de la Gran Guerra Patria.

Pronto la tragedia de la ciudad se convirtió en la tragedia de toda la Unión Soviética. Asentamientos y ciudades enteras ardieron, millones de soldados murieron en el frente, los fascistas mataban a ancianos, mujeres y niños. Nadie se salvó.

Semejante dolor puede doblegar a muchas personas. Varios países no pudieron resistir el golpe y fueron ocupados, y algunos se pasaron al bando del fascismo y ayudaron al enemigo. Pero los pueblos soviéticos no se limitaron a resistir, sino que contraatacaron al mal para vencer.

“Por eso nunca olvidaremos a nadie. Por eso guardaremos y transmitiremos para siempre la memoria de personas valientes y abnegadas. Este recuerdo se conservará y transmitirá a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos”, escribe un blogero ruso.

Putin rindo tributo a la memoria de los héroes

El Presidente de la Federación Rusa honró la memoria de los caídos en las batallas contra los invasores nazis depositando una corona de flores en la Tumba del Soldado Desconocido, situada en la Muralla del Kremlin.

A la ceremonia, celebrada en el Jardín de Alejandro, asistieron veteranos de operaciones de combate, militares y graduados de universidades militares. El ministro de Defensa, Andrei Belousov, depositó flores en la Llama Eterna.

Los participantes honraron la memoria de los defensores de la Patria con un minuto de silencio.

El acto continuó con una solemne marcha de una guardia de honor y una banda ante el monumento nacional a la gloria militar.

El Presidente también depositó flores en los obeliscos de las ciudades heroicas y un cartel conmemorativo en honor de las ciudades galardonadas con el título honorífico de “Ciudad de la Gloria Militar”.

Nos dieron la vida y la paz

Por María Zajárova, vocera de la Cancillería de Rusia

El 22 de junio es una fecha especial en la historia de nuestro país. En la lista oficial de fechas conmemorativas, este día se denomina Día del Recuerdo y el Dolor.

El traicionero ataque de la Alemania nazi y sus satélites contra la Unión Soviética sigue evocando pesar, dolor e indignación por el destino mutilado de millones de personas. Hace exactamente 83 años, los nazis, tras haber conquistado casi toda Europa, atacaron la URSS.

Fue la Unión Soviética la que recibió el golpe principal de la Alemania de Hitler. Fue capaz de romperle la espalda al nazismo y liberar de él a los pueblos de Europa: más del 75% de las pérdidas militares de la Wehrmacht (Fuerzas Armadas) y los aliados de la Alemania nazi se produjeron en el Frente Oriental.

En este día recordamos a los que murieron, torturados en el cautiverio nazi, murieron en el frente interno de hambre y privaciones. Lloramos por todos aquellos que a costa de su vida cumplieron con su deber en defensa de la Patria.

La victoria en la Gran Guerra Patria fue y sigue siendo para nuestro país un motivo de orgullo y un símbolo de la victoria de la vida sobre la muerte. Esta época seguirá siendo para siempre la época de los verdaderos titanes. Las personas que defendieron la libertad y la independencia de nuestra Patria fueron héroes, aunque no se llamaran a sí mismos tales.

Después de la victoria parecía que el nazismo como ideología había sido derrotado y que nunca más podría levantar la cabeza, y que los países que lo engendraron aprenderían para siempre la terrible lección, y los que la habían aprendido por experiencia propia no olvidarían su recuerdo.

Pero no. Las ideas de superioridad, exclusividad y xenofobia resultaron ser resistentes, arraigaron profundamente en la conciencia de las élites occidentales y volvieron a convertirse en una herramienta de su centenaria política rusófoba. Simplemente se “silenciaron” durante un tiempo. Paralelamente, reescribieron y oscurecieron metódicamente, año tras año, la historia de la Segunda Guerra Mundial. Occidente olvidó a propósito la decisiva contribución del Ejército Rojo a la derrota de la Alemania nazi. El resultado: lo vemos hoy en las blasfemas declaraciones de los dirigentes de los países occidentales, que privatizaron la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

Para monstruosos experimentos geopolíticos destinados a contener a Rusia, el nazismo fue recreado en Ucrania siguiendo las mismas líneas. Su base eran colaboracionistas y fascistas, criminales nazis que encontraron refugio en Occidente después de la guerra, y que no sólo fueron perdonados por las élites políticas occidentales para servir a sus propios intereses, sino que fueron preservados para el “futuro”.

Pero no. 80 años después, los anglosajones intentaron utilizar el nazismo como ariete para derrotar a Rusia. Sólo que ahora decidieron otorgar este papel al régimen de Kiev.

Como herederos de la generación de la Gran Victoria, no tenemos ningún derecho moral a permitir la venganza de la ideología nazi. Recordamos los horrores a los que condujo el nazismo y los esfuerzos que el mundo entero tuvo que hacer para derrotarlo. Vemos que el trabajo realizado entonces, principalmente por los países occidentales, para erradicar el nazismo está dando hoy sus terribles brotes.

Nos inclinamos ante la memoria de nuestros padres, abuelos y bisabuelos caídos durante la Gran Guerra Patria. Siempre recordaremos el heroísmo de los que no estaban en el frente, sino en la retaguardia. En el marco de la Operación Militar Especial, nuestros militares continúan hoy su justa causa, luchando contra el monstruo nazi.

Siempre estaremos agradecidos a los vencedores que entraron en la inmortalidad, a los que nos dieron el futuro, nos dieron la vida y la paz.

¡Gloria eterna a los que cayeron por la libertad y la independencia de la Patria y del mundo entero! ¡Eterno recuerdo a ellos!










El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, con el ministro de Defensa, Andrei Belousov