EEUU «cambia sin cambiar» para mantener dominio en el Sur Global Nueva Delhi. Por M. K. Bhadrakumar (*), Indian Punchline

EEUU «cambia sin cambiar» para mantener dominio en el Sur Global Nueva Delhi. Por M. K. Bhadrakumar (*), Indian Punchline

El impacto de la Cumbre del G20 celebrada en Nueva Delhi los días 9 y 10 de septiembre se medirá por el consenso alcanzado en relación con el conflicto de Ucrania.

Se reconoce ampliamente que este resultado es una hazaña notable que ha sido posible en gran medida gracias a la percepción de que Estados Unidos y el bloque occidental han cedido. Esto tiene enormes consecuencias para la política internacional.

Sin embargo, si se examina con más detenimiento, también surge una pregunta tentadora: Las tres frases de la Declaración de Delhi sobre Ucrania, que favorecen la posición de Rusia en el conflicto, ¿significan un cambio en el enfoque occidental de las hostilidades y, en concreto, dan un cierto empujón a Kiev para que negocie?

De hecho, estamos asistiendo a una extraña alineación: tanto Rusia como Estados Unidos han elogiado la declaración del G20, mientras que Ucrania se ha quejado de que “no era nada de lo que sentirse orgullosa”.

Nada hizo el perro por la noche

Tanto en los prolegómenos de la cumbre de Delhi como durante su celebración, los líderes occidentales no han proferido los ataques contra Rusia ni los arrebatos emocionales artificiosos a los que están acostumbrados. Incluso la superburócrata de la UE, Ursula von der Leyen, fue la paciencia personificada, como si siguiera el ejemplo de Washington. Me viene a la mente el curioso incidente de la famosa historia de Sherlock Holmes: “El perro no hizo nada por la noche”.

De hecho, la tendencia perceptible ya se había manifestado durante la atípica visita de dos días a Kiev del Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, el pasado miércoles, y la sesión informativa a bordo del Air Force One del Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, al día siguiente, sobre la próxima estancia del Presidente Joe Biden en Delhi para asistir al G20.

La Casa Blanca había dado quizás una pista significativa incluso antes, el 22 de agosto, cuando su declaración anunciando la visita de Biden a la India subrayó que “durante su estancia en Nueva Delhi, el presidente Biden elogiará también el liderazgo del primer ministro Modi en el G20 y reafirmará el compromiso de Estados Unidos con el G20 como principal foro de cooperación económica, incluso acogiéndolo en 2026”.

Baste decir que no hay duda de que EEUU quería que la Cumbre del G20 fuera un gran éxito –y “empoderar” al primer ministro indio, Narendra Modi, en la arena geopolítica como líder del grupo– una vez que se supo que Biden no tenía ningún grupo de pares compitiendo por un espacio en la reunión durante su visita de cuatro días a Delhi.

La cuestión es que, en el rápidamente cambiante entorno internacional, en el cálculo estadounidense, el G20 ha cobrado vida inesperadamente como el único foro disponible hoy en día para que Occidente (los miembros del G7) “(re)conecte” con China y Rusia, así como con el Sur Global. Cuando los BRICS empezaron a surgir a pasos agigantados, de repente el espectro de la extinción se zarandeó sobre el foro.

De izquierda a derecha, el presidente del Banco Mundial Ajay Banga, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, el primer ministro indio Narendra Modi, el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa y el presidente estadounidense Joe Biden posan para la foto de grupo durante la Cumbre del G20, en Nueva Delhi, India, el sábado 9 de septiembre de 2023.

Un rasgo distintivo de la cumbre de Delhi, de hecho, es que la diplomacia estadounidense se movió en tándem con la troika de los BRICS: India, Brasil y Sudáfrica. La foto de familia de la troika, flanqueada por Biden a la izquierda y el presidente del Banco Mundial, Ajay Banga, a la derecha, proyectaba la política de la misma.

¿EEUU corrige el rumbo?

No nos equivoquemos, Estados Unidos está llevando a cabo una audaz corrección de rumbo en su acercamiento al Sur Global, especialmente a África, anclada en la realidad geopolítica del creciente desafío que plantean China y Rusia al tratar de monopolizar ese espacio geopolítico. Ciertamente, las incipientes agitaciones anticoloniales en África también encierran últimamente oscuros presagios, dadas sus profundas implicaciones para la prosperidad económica de Europa.

Así, en rápida sucesión, están surgiendo las manifestaciones de un patrón de “nuevo pensamiento”:

► La “Asociación Estratégica Integral con fines de paz, cooperación y desarrollo sostenible” entre EE.UU. Y Vietnam;

► El nuevo Corredor Económico India-Oriente Medio-Europa (aquí y aquí);

► La Asociación para la Infraestructura y la Inversión Mundiales (integrada por EE.UU., la Unión Europea, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, Mauricio, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y el Banco Mundial);

► El Corredor Lobito;

► “La nueva iniciativa con los socios del G20 para remodelar fundamentalmente y ampliar el Banco Mundial a fin de lograr más eficazmente la reducción de la pobreza y el crecimiento económico integrador”.

Todo ello en un plazo de 48 a 72 horas. La sensación de urgencia es palpable. El mensaje no puede ser más claro: Estados Unidos busca un papel de liderazgo en el compromiso con el Sur Global y, en este cambio de paradigma, Biden considera a Modi un aliado clave.

Por supuesto, esto sólo ha sido posible gracias a las incipientes señales procedentes de Delhi en los últimos meses de su voluntad de acelerar y cimentar su asociación estratégica con EE.UU. como aliado global, lo que ha sido, al menos en parte, una consecuencia de las tensiones entre India y China y una consecuencia directa de la valoración india de que la estrategia Indo-Pacífica de la administración Biden es real después de todo, y que encierra un potencial sin fisuras para servir a los intereses indios sin entrar en confrontación con China.

Teniendo en cuenta lo mucho que está en juego en el lanzamiento de este nuevo enfoque de política exterior para sinergizar las relaciones de Estados Unidos con el Sur Global, no es realmente un gran problema que Biden tirara a Ucrania debajo del autobús durante las negociaciones sobre la declaración del G20. Abrió una vía en la que la táctica y la estrategia podrían confluir en favor de los intereses fundamentales de Washington.

Pensemos en lo siguiente:

► Ucrania ha sido siempre un socio exigente y todo lo bueno se acaba. Ucrania no puede ni debe dictar las prioridades de la política exterior estadounidense.

► Sin duda, el fracaso de la “contraofensiva” de Kiev, de tres meses de duración, ha sido a escala industrial, con cerca de 70.000 muertos en el conflicto hasta ahora, según estimaciones occidentales favorables a Ucrania. La responsabilidad -moral y política- recae en gran medida en Estados Unidos, algo que ya no puede ocultarse a la conciencia mundial.

► Mientras tanto, los países de la OTAN han rebuscado hasta el fondo de sus arsenales de armas. Seguir por el camino persiguiendo espejismos incipientes es inútil y carece de sentido, y sólo puede herir de muerte la estrategia Indo-Pacífica, que puede repercutir en el equilibrio estratégico mundial.

► A los ojos de los medios occidentales, la India, anfitriona del G20, sigue siendo una sucia colonia

► La inminente ofensiva rusa debe ser detenida de alguna manera, ya que su consecuencia inevitable será la “desmilitarización” y la “desnazificación” de Ucrania, el desalojo definitivo de la OTAN de suelo ucraniano y la eliminación de la actual estructura de poder visceralmente hostil en Kiev, que sirve como apoderado de EE.UU. y la OTAN.

► La prioridad número uno hoy, por lo tanto, es congelar el conflicto de Ucrania en la etapa actual, en la que Rusia aún no ha logrado cumplir sus objetivos originales de control total de Donbass y la “desmilitarización y desnazificación” de Ucrania -además de impedir la futura adhesión de Ucrania a la OTAN-, mientras que, por otro lado, la alianza occidental aún conserva la opción de seguir comprometida con Kiev en relación con el asunto inconcluso de la guerra desde el ángulo de la seguridad europea.

Estas consideraciones motivaron el atípico y no anunciado viaje de dos días a Kiev los días 6 y 7 de septiembre de Blinken con vistas a transmitir el doble mensaje de Biden de que mientras Washington seguirá reforzando militarmente a Ucrania, Kiev debe entablar un diálogo con Moscú, coherente con el acertijo estadounidense de “nada sin Ucrania”.

Sin duda, se trata de un trago amargo para el régimen de Kiev, destetado con la descabellada idea de derrotar militarmente a Rusia. Pero, ¿cuál es la alternativa? Ucrania no es más que un interno permanente en la Unidad de Cuidados Intensivos de los cuidados paliativos de Estados Unidos, y la ofensiva rusa significará su asfixia.

Seguramente debe haber una lección en todo esto para la troika del G20, los BRICS y el Sur Global. Biden ha empezado a jugar duro para ganar las elecciones de 2024.

(*) M. K. Bhadrakumar, diplomático jubilado, es uno de los más prestigiosos analistas de Asia sobre a geopolítica mundial. Ocupó numerosos cargos relevantes en distintos gobiernos de India.