La asombrosa victoria de Rusia resuena en Asia Central Nueva Delhi. Por M. K. Bhadrakumar (*), Indian Punchline

La asombrosa victoria de Rusia resuena en Asia Central Nueva Delhi. Por M. K. Bhadrakumar (*), Indian Punchline

La asombrosa victoria de Rusia en la batalla de Avdeevka y la derrota del ejército ucraniano aumentan la credibilidad de Moscú como proveedor de seguridad para la región de Asia Central. A los eruditos centroasiáticos no se les escapa que la Federación Rusa ha puesto en aprietos a la OTAN por sí sola.

Esto se convierte en un momento decisivo, ya que complementa el nivel de comodidad derivado de la nueva normalidad en Afganistán, gracias al eficaz compromiso diplomático de Rusia con los talibanes.

Se está agotando otro círculo vicioso de la propaganda occidental, basado en las falsas suposiciones de que la influencia de Rusia en Asia Central está “en declive” (Wilson Centre); que los Estados centroasiáticos “están saliendo de la sombra de Rusia y afirmando su independencia como no se había visto desde el colapso del comunismo en 1991” (Financial Times); que, tras la guerra de Ucrania, los dirigentes centroasiáticos “podrían estar planteándose cuánto tiempo podrá Putin permanecer en el poder en Rusia” (Radio Free Europe / Radio Liberty).

Renacen relaciones con Rusia

En realidad, los resultados económicos de la región en 2023 registraron un impresionante crecimiento del PIB del 4.8 por ciento. Y Rusia contribuyó a este éxito. La guerra de Ucrania provocó la salida de las empresas occidentales del mercado ruso, lo que creó nuevas oportunidades para los Estados regionales. Al mismo tiempo, las condiciones impuestas por las sanciones incitaron a las empresas y capitales rusos y a los ciudadanos rusos a trasladar sus negocios a la región de Asia Central.

Los empresarios de Asia Central no han desaprovechado las lucrativas oportunidades de abastecerse de bienes y tecnología occidentales para el mercado ruso, caminando por una cuerda muy tensa al garantizar el cumplimiento de las sanciones occidentales, al tiempo que alimentan su interdependencia e integración con los mercados rusos. La recuperación de la economía rusa y su crecimiento del 3.6 por ciento el año pasado crearon oportunidades de negocio para los países de Asia Central.

Las políticas de Moscú apuntan a un “renacimiento” de las relaciones de la región con Rusia. La nueva forma de pensar de Moscú supuso que Putin se pusiera manos a la obra para mantener un elevado ritmo de contactos con los dirigentes centroasiáticos a nivel personal, haciendo uso de todos los formatos de interacción disponibles, tanto bilaterales como regionales. El enfoque ruso permitió que los Estados regionales adoptaran una postura “neutral” respecto a la guerra.

Un problema de comprensión para las personas ajenas a la región suele ser que las actitudes de Asia Central rara vez son manifiestas y, en circunstancias concretas (como la guerra de Ucrania), hay que discernirlas en términos de preferencias. Así, el mensaje político del desfile del 9 de mayo del año pasado en Moscú, cuando todos los presidentes centroasiáticos se unieron a Putin en las ceremonias de la Plaza Roja, fue un gesto masivo de apoyo a Rusia y a Putin personalmente.

A lo largo de 2023, los Estados de Asia Central se encontraron en el punto de mira de un esfuerzo diplomático sin precedentes por parte de Occidente para mantener las sanciones contra Rusia. El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, y el presidente francés, Emmanuel Macron, visitaron la región. El presidente Joe Biden y el canciller alemán Olaf Scholz organizaron dos cumbres históricas en el formato “C5+1” en Washington y Berlín, respectivamente.

Liderazgo con nervios de acero

Pero los interlocutores occidentales se negaron a ver la realidad. El homólogo kazajo de Blinken le dijo que Astana “no siente ninguna amenaza ni riesgo por parte de la Federación Rusa”. Las declaraciones conjuntas emitidas tras las dos cumbres del “C5+1” ni siquiera mencionaban a Ucrania.

La nueva forma de pensar de Putin relega a un segundo plano el gran juego y, en su lugar, da prioridad a la acumulación de contenido en las relaciones de Rusia con los Estados de Asia Central, especialmente en las esferas económica y humanitaria. Este enfoque ha disipado palpablemente el síndrome del “Gran Hermano”. Las reuniones de Putin con sus homólogos de Tayikistán, Uzbekistán y Kazajstán en Kazán el miércoles se desarrollaron en un ambiente palpablemente relajado.

Curiosamente, Emomali Rahmon, presidente tayiko, no sólo deseó a Putin éxito “en todo lo que haga”, sino también sus “nervios de acero”. Kassym-Jomart Tokayev, presidente kazajo, subrayó significativamente que “bajo su distinguido liderazgo (de Putin), Rusia ha logrado éxitos notables e impresionantes. De hecho, sus declaraciones y acciones están configurando la agenda mundial”. El comentario de Tokayev es especialmente digno de mención, ya que los analistas occidentales lo habían visto como un posible amotinado contra Putin en las estepas.

Sin embargo, a fin de cuentas, si la relación de seguridad de Rusia con la región de Asia Central se ha transformado durante los dos últimos años, es porque los esfuerzos coordinados de Moscú para forjar lazos con los talibanes han ganado tracción últimamente. Han contribuido a disminuir la percepción de amenaza respecto a Afganistán en la región centroasiática.

Brillante iniciativa diplomática de Rusia

Si la forma tradicional de abordar las percepciones de amenaza era recurrir a medios militares y aislar a la región de Afganistán, la diplomacia rusa cambió radicalmente de enfoque al entablar relaciones constructivas con los talibanes (aunque éstos siguen siendo una organización proscrita por la legislación rusa) y se esforzó por convertirlos en parte interesada en la creación de lazos de cooperación dentro de una matriz de intereses mutuos. Y dio sus frutos.

Moscú estimó que el gobierno talibán ha estabilizado considerablemente la situación afgana y que a Rusia le interesa ayudar a la administración de Kabul a contrarrestar eficazmente los elementos extremistas del país (especialmente el Estado Islámico, que se sabe que es un legado de la ocupación de Afganistán por EEUU). Rusia aprovechó su influencia con los Estados centroasiáticos para asegurarse de que las fuerzas de “resistencia” antitalibanes respaldadas por Occidente no obtuvieran santuarios.

Por supuesto, el objetivo estratégico es que la inteligencia occidental no pueda manipular a elementos afganos libres para desestabilizar de nuevo la región de Asia Central o el Cáucaso.

Los talibanes se han mostrado muy receptivos a las propuestas rusas encaminadas a fortalecer el Estado afgano. Recientemente, los talibanes llegaron al extremo de boicotear una conferencia sobre Afganistán patrocinada por la ONU, que se celebró los días 18 y 19 de febrero en Qatar y que, en realidad, fue un inoportuno intento de EEUU de volver a implicar a los talibanes con el pretexto de promover el “diálogo intra-afgano” (lo que esencialmente significaba el regreso de los apoderados afganos de Occidente que viven exiliados en Europa y EEUU).

Sin duda, los talibanes se dieron cuenta del plan de Occidente para reconstruir su red de inteligencia en Afganistán y lo contrarrestaron estableciendo condiciones para su participación en la conferencia de Doha, incluida la de ser el único representante de Afganistán en la reunión. Los talibanes también se opusieron al nombramiento de un enviado especial de la ONU a Afganistán, cuya principal tarea sería promover el “diálogo intra-afgano”.

8623733 19.02.2024 Российский флаг на здании, пострадавшем в результате обстрелов в Авдеевке. За сутки в городе обезврежено более 200 мин и других взрывных устройств, особое внимание – объектам инфраструктуры, отметил начальник инженерных войск ЦВО с позывным “Фрунзе”. Скриншот видео. РИА Новости

El Ministerio de Asuntos Exteriores de los talibanes, en una declaración previa a la reunión de Doha, acusó a la comunidad internacional de “imposiciones unilaterales, acusaciones y presiones”. Lo más interesante de la pantomima representada en Doha fue que, a petición de los talibanes, la delegación rusa que participó en la reunión de Doha se negó a reunirse con los llamados “representantes de la sociedad civil” de Afganistán. Esto indicaba que Rusia ha empezado a trabajar con los talibanes como gobernantes de facto de Afganistán.

De hecho, los Estados de Asia Central acogen con gran satisfacción esta brillante iniciativa diplomática de Rusia para reforzar la seguridad y la estabilidad regionales. El nivel de confianza de la región respecto a los gobernantes talibanes ha llegado ya a tal punto que en la reunión con Putin en Kazán el miércoles, el presidente uzbeko Mirziyoyev planteó la “importante cuestión” de que Uzbekistán y Rusia avancen en la construcción de un nuevo ferrocarril a través de Afganistán que conecte Asia Central con las regiones adyacentes y el mercado mundial.

(*) M. K. Bhadrakumar, diplomático jubilado, es uno de los más prestigiosos analistas de Asia sobre geopolítica mundial. Ocupó numerosos cargos relevantes en distintos gobiernos de India.