La mafia de Boeing mata sin piedad para evitar su bancarrota Moscú. Por Kirill Benediktov, blog Real Fitzroy

La mafia de Boeing mata sin piedad para evitar su bancarrota Moscú. Por Kirill Benediktov, blog Real Fitzroy

Uno de los tres pilares del complejo militar-industrial estadounidense, Boeing Corporation, está en graves problemas. Para utilizar terminología aeronáutica, la empresa aún no ha entrado en sacacorchos, pero se encuentra en una zona de fuertes turbulencias.

El presidente de Boeing, David Calhoun, se vio ayer en apuros en una comparecencia ante el Senado estadounidense en la que tuvo que defenderse de las acusaciones de que la empresa había antepuesto el bienestar financiero a la seguridad de sus aviones.

“Esta audiencia es un momento de ajuste de cuentas”, dijo el senador demócrata Richard Blumenthal. “Se trata de una empresa antaño ejemplar que, de alguna manera, ha perdido el rumbo”, agregó.

Aunque la causa inmediata de la audiencia fue un incidente relacionado con un tapón de puerta que salió volando durante un vuelo sobre Alaska, pronto se convirtió en problemas mucho más desagradables para la dirección de la empresa: las revelaciones de las fechorías de la compañía y el destino de dos denunciantes que murieron en extrañas circunstancias.

En marzo, el ingeniero de control de calidad de Boeing John Barnett se suicidó en la cabina de su coche en el aparcamiento de un motel de Carolina del Sur. Al día siguiente, tenía previsto declarar en un juicio contra la empresa que le había perseguido por denunciar deficiencias de calidad en los productos de Boeing. Los investigadores concluyeron que Barnett se suicidó en medio del estrés y una grave depresión.

Pero los defensores de la teoría de la conspiración siguen creyendo que Barnett fue eliminado. Sus familiares culparon a Boeing de su muerte, aunque de forma clara: dijeron que la empresa “no apretó físicamente el gatillo”. La novia del ingeniero declaró a una cadena de televisión local como si Barnett le hubiera advertido: “Si me pasa algo, que sepas esto: no es un suicidio”.

En mayo, otro denunciante, Joshua Dean, antiguo auditor de calidad de Spirit AeroSystems, proveedor de Boeing Corporation, murió en el hospital a causa de una infección pulmonar no especificada. Dean fue despedido de la empresa tras llamar la atención de la dirección sobre un defecto en el mamparo de popa de un avión. Era un hombre robusto de 45 años que no conocía problemas de salud hasta que empezó a declarar en una demanda interpuesta por accionistas de Spirit. Y entonces murió literalmente abrasado en quince días.

Naturalmente, estas muertes misteriosas no podían dejar de interesar a los senadores. Tanto más cuanto que unas horas antes de la comparecencia de Calhoun en el Capitolio, el subcomité de investigaciones del Senado hizo público un informe de otro delator –un inspector de control de calidad de Boeing– que descubrió que la compañía instalaba piezas dañadas o inadecuadas en los aviones y lo ocultaba a los inspectores federales. El informante acusó a Boeing de algún tipo de “represalia” contra él, aunque no especificó de qué se trataba.

Los senadores pusieron contra la pared a Calhoun, que se vio obligado a admitir que la empresa había tomado “medidas de represalia” contra los denunciantes. Insistió en que no había conocido personalmente a ninguno de los denunciantes y desvió las sospechas de todas las formas posibles.

Pero cuando se le preguntó cuántos empleados de Boeing habían sido sancionados por “represalias” contra los denunciantes, Calhoun dio una respuesta bastante críptica: “No tengo esa cifra en la punta de la lengua, pero la conozco. Sé que ocurre”.

¿Qué ocurre? ¿Represalias: despidos, amenazas, tal vez malos tratos físicos? ¿O castigos a empleados demasiado entusiastas? De las inarticuladas excusas de Calhoun, sólo una cosa queda clara: algo está realmente podrido en el reino de Boeing, y desde hace tiempo y en serio.

Mientras tanto, los verdaderos problemas de Boeing no han hecho más que empezar.

Las muertes de Barnett y Dean no han impedido a los honrados empleados de la empresa luchar contra la podredumbre que corroe a la empresa en la medida de sus posibilidades. Brian Knowles, el abogado que los representa, declaró al diario británico The Independent que entre 40 y 50 denunciantes están dispuestos a presentar informes sobre irregularidades en la planta.

Esta cifra indica por sí misma que los errores de cálculo y los fallos cometidos en las plantas de Boeing no son accidentales, sino sistémicos. Y los pasajeros que utilizan los aviones de la compañía, millones en todo el mundo, tendrán que pagar por ellos (o, mejor dicho, por su costumbre de hacer la vista gorda).

(*) Kirill Benediktov es especialista en Estados Unidos, autor de la biografía política de Donald Trump “Cisne Negro”