La mentira y la doblez contra el pueblo de Gaza La Habana. Ramón Pedregal Casanova

La mentira y la doblez contra el pueblo de Gaza La Habana. Ramón Pedregal Casanova

Expulsen a las representaciones y con ello irá al cajón de la basura histórica el reconocimiento del ente colonial. Si dicen reconocer a Palestina no sostengan un establecimiento que se levanta contra toda la Ley Internacional, contra todos los acuerdos de derecho, contra todas las resoluciones de la ONU, no encubran al enclave delincuente que, ¿habrá que decirles que fue financiado por los Rothchild, que a su vez son los inventores de las deudas públicas mediante bonos para conducir a  los Estados?

Si en verdad quieren reconocer a Palestina dejen de negarla protegiendo al delincuente, porque el ente colonial lo tienen ustedes, gobernantes de la UE, como primer socio comercial, y ustedes mismos han escrito que el elemento fundador es defender de cualquier opresor a ese al que se le destruyen los Derechos Humanos. Ahora bien, sabemos lo que para la burguesía colonialista valen las palabras escritas, nada absolutamente. De todo el mundo es sabido que lo único que pretenden es esquivar la marcha de la Historia cuando se trata de concretar, y también cuando la Historia promete un cambio trascendental: es el momento, vemos que el poder con el que se hicieron tras la segunda guerra europea se deshace en manos del amo que les controla política, económica, cultural y militarmente, que es a su vez el principal mentor de los ocupantes de Palestina.

Igualmente sabemos que no van a cortar relaciones con el sionazismo porque lo tienen integrado en su aparato, en toda la esfera del poder, les han parasitado y obedecen a la estrategia del engaño, por eso, como siempre se han escondido en ambigüedades, en el relativismo, siempre han empleado el lavado de manos, la culpabilización de quien se resiste a ser colonizado, (ustedes que han vivido su propia Historia de lo obtenido en las colonias lo han hecho así en otros casos), y han dedicado cuantas energías materiales han podido, como inversión, al revestimiento del opresor y su ideario, que es la teoría/imagen de lo que ustedes han practicado.

Su nivel de hipocresía es de una dureza que deja huella, y que cuelan en la educación que venden a los suyos con sutileza, por eso es bueno traer aquí la muestra de la falsedad europea. Ninguna burguesía como las de Inglaterra, Francia, España, Países Bajos, Bélgica, Alemania, Italia, … Europa, conoce el valor del trabajo humano de una sola riqueza colonial, de ahí que su esfuerzo, todo su esfuerzo, sea siempre para obtener materias primas, mano de obra barata, mercenarios, … de aquellos a los que han conseguido neocolonizar. El asunto es que desde la Segunda Guerra europea y alimentando una guerra de 14 países contra la URSS y no poder derrotar al Estado Proletario por las armas, su estrategia para dominar el mundo bajo la dirección de la élite estadounidense, -que creyó que tras la caída del muro de Berlín la Historia se había terminado-, vieron con Huntington el renacimiento de las civilizaciones que parecían dormidas y que se llegaría a un choque brutal en caso de no saberlas dominar, advertían de éste nuevo periodo en el que se niega el final de la Historia con el triunfo del capitalismo, y es que no se podía dar porque las contradicciones no se habían eliminado. Como lo veían prepararon el dominio que ahora intentan de forma tan descabellada. El imperialismo ha venido agudizando su crisis y pretendiendo salir de ella haciéndose con los bienes materiales que le asegurarían su dominio mil años, entró en guerras desde 2001 hasta la actualidad, -habiendo destruido, balcanizado, dividido en pequeños estados enemigos entre si, previamente a Yugoslavia-, desde Afganistán, al norte de África con “revoluciones de colores” y guerras, Túnez, Argelia, Libia, antes Irak y Líbano, Siria, la agresión permanente a Irán, Sudán, Yemen, y siempre Palestina. Han llevado la guerra también a Chechenia, a Georgia, a Armenia, a Kurdistán, buscando rodear a Rusia, encerrar a China, sin dejar África, aunque en el tiempo más próximo a nosotros han expulsado a las tropas francesas y estadounidenses, y han dado golpes institucionales, desde dentro, en Brasil, Perú, y consiguiendo llevar a sus candidatos, algunos de ellos políticos “trans” como fue en Ecuador, Chile, Uruguay, y han promovido golpes con “revoluciones de colores” en Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, sin dejar de buscar la manera de controlar Colombia, Brasil y Méjico, que se mueven con gobiernos que hacen por tener más capacidad de movimientos dentro de la garra imperial. Han buscado/procuran el enfrentamiento entre Rusia y China, y van de fracaso en fracaso. El mundo de hoy y del futuro, miles y miles de millones de gentes la inmensa mayoría espera el mundo de los BRICS, un encuentro entre países que luchan por su soberanía, por su independencia, por un sistema que sostenga la igualdad, el respeto y la colaboración, … lo que significa la pérdida del poder mundial y el declive y la caída del sistema imperialista. ¿Cuál sería el resultado?: el resultado sería que la herramienta imperialista empleada para robar, expandirse, hacerse con las riquezas materiales, generalizar el caos y la desestructuración desde Asia Occidental hasta Asia Oriental, esa herramienta imperialista, la entidad colonial se acercaría a su fin, el primer “resultado” es que se aprecia su desesperación, su locura desnudándose a la vista del mundo como lo que es, y es que busca desesperadamente un estallido general porque se le esté agotando el tiempo. Si continúa es por ser un establecimiento subvencionado, armado y defendido por el imperio actual y los imperialismos viejos, el poder económico de Wall Street y sus regidores capitalistas europeos, pero, por eso, la pérdida de EEUU y la OTAN en la guerra de Ucrania puede que acelere el final de la UE, de la OTAN y por tanto la decadencia de EEUU, con el consiguiente abandono de su establecimiento colonial. Ahora estamos a la espera de saber de lo que es capaz el monstruo denominado “el Estado profundo”, el verdadero poder en EEUU, ¿cómo el ente colonial procurará una guerra de destrucción masiva para continuar dominando?

Volvamos al principio, la mentira y la doblez son/es la base de la acción política de los colonialistas, neocolonialistas y el imperialismo, entonces, si en verdad alguno de ellos quieren reconocer a Palestina hay que decirle que deje de negarla mediante la defensa de su protegido. Dentro de ese panorama de intentos de dominación y ocultamiento, se encuentra la maniobra publicitaria del régimen español ante el genocidio que comete el ocupante sionazi en Gaza Palestina: dice otorgarle el reconocimiento a Palestina, pero acusa a la Resistencia de ser terrorista, aunque sabe que la legalidad internacional está de su parte y declara que tiene todo el derecho a responder hasta con las armas. Ya hemos dicho que la mentira y la doblez son/es la base de su lenguaje, y es que el colonialista, el neocolonialista, el imperialista, ya sabemos que empieza por invadirnos la cabeza con su lenguaje.

Pero llegados a éste punto no les entretengo más, vamos a finalizar con la explicación de la maniobra que se ha presentado como el posicionamiento del régimen español al lado de Palestina, en el caso de la denuncia ante la Corte Internacional de Justicia por parte de Sudáfrica, Nicaragua, Cuba, Venezuela y otros países antiimperialistas. Nada que ver, es tan solo una maniobra con fines bien retorcidos: el régimen del Estado español se incluye entre los que se muestran interesados por las deliberaciones de la CIJ, pero no, el régimen español no está totalmente interesado porque según el articulado del Estatuto de la CIJ uno puede sumarse por el interés sobre la legalidad, la parte que pueda afectarle, y podría apoyar la demanda del demandante, pero tampoco, el Articulo 62, y el Artículo 63 a los que se apuntan, declaran que “si el caso involucra la interpretación de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio (o cualquier otro tratado del cual el Estado solicitante sea parte) dicho Estado tiene el derecho de intervenir con sus argumentos y perspectivas sobre la interpretación del tratado en cuestión.” Luego no se suma a la denuncia, se previene en caso de que le pueda caer algo.

Hablando claro, el Estado parte, España, puede “intervenir” sin tomar posición a favor del demandante, ni solicitar las declaraciones de incumplimiento que éste haya solicitado, de modo que, a la vista de las manifestaciones del Ministro de Exteriores, el Estado español solo comparece, pero no adopta postura concreta respecto al fondo del asunto, osea, no manifiesta opinión, se lava las manos. Para ocultar la vergüenza el ministro de exteriores ha soltado su verborrea diciendo que España apoya al Tribunal y le quiere “ayudar en lo que tenga que ser su interpretación”, si el régimen no se suma a la denuncia, ¿qué clase de absurdo quiere que nos creamos? Como hemos dicho, la mentira y la doblez son/es la base de la acción política de los colonialistas, neocolonialistas y el imperialismo.

Entonces, si en verdad alguno de ellos quieren reconocer a Palestina hay que decirle que deje de negarla mediante la defensa de su protegido, que cierre la embajada y rompa relaciones con el establecimiento colonial, que sea denunciante

del ente colonial por genocidio, que no envíe armas ni permita que por su territorio pase ningún envío de armas al ente colonial, que recupere la legislación de Justicia Universal que suprimió para que no se juzgase a los responsables, Netanyahu y el gobierno sionazi, responsable de los crímenes cometidos contra a tripulación del Mavi Marmara en aguas internacionales, y apoye a la justicia y a los pueblos, y tiene otra oportunidad y se distancie de ese gobierno financiero del mundo que representa el fondo Rothchild que fue el conseguidor de la colonización de Palestina por medio de Inglaterra, si quiere ponerse en el lado de los pueblos que denuncian el colonialismo, el neocolonialismo y el imperialismo, que abandone su financiación de la agresión a Rusia, pues esos regímenes con los que va a la guerra forman el frente colonial contra el pueblo de Gaza Palestina.

Mientras eso no suceda, la lucha de liberación nacional de Palestina debe contar con la denuncia pública mundial que salta las prohibiciones, las persecuciones, las censuras y el muro de silencio, la mentira y la doblez de los sionazis.

Ramón Pedregal Casanova es autor de los libros: Gaza 51 días; Palestina. Crónicas de vida y Resistencia; Dietario de Crisis; Belver Yin en la perspectiva de género y Jesús Ferrero; y, Siete Novelas de la Memoria Histórica. Posfacios. Presidente de AMANE. Miembro de la Asociación Europea de Apoyo a los Detenidos Palestinos. Miembro de la Red de Artistas, Intelectuales y Comunicadores Solidarios con Nicaragua y el FSLN. Colaborador del canal Antiimperialistas.com, de la Red en Defensa de la Humanidad.