Latinas acusan a dueño por no pagar horas laboradas Washington. Agencias

Compartir vía:

Con registros de empleo y mensajes de texto en la mano, dos trabajadoras inmigrantes latinas visitaron la casa de sus empleadores el sábado 27 de febrero, acusándolo de no haberles pagado varias horas trabajadas el año pasado, en medio de la pandemia del COVID-19.

Junto con miembros de la organización de derechos de los trabajadores Siembra NC y miembros sindicales locales, Gloria Chavira del condado de Rockingham y Francisca Romero-Gómez del condado de Guilford entregaron una carta formal de queja legal en la residencia del gerente de la empresa D&C Cleaning LLC, que habría empleado a ambas mujeres entre marzo y septiembre del 2020 para limpiar un centro médico en Greensboro.

Dado que fueron despedidas sin explicación en septiembre, aseguran que la empresa se negó a compensarlas por un total de $1,352 en horas trabajadas.

“El robo (de horas trabajadas) es muy común, especialmente en la comunidad inmigrante y específicamente si las personas son indocumentados. Trabajan en lugares donde el salario mínimo ya está bajo, y es muy común que no se les paguen por sobretiempo o por todas las horas que trabajan. Entonces es importante saber que las personas aun tienen sus derechos,” dijo a La Noticia Juan Miranda de Siembra NC.

Las denunciantes aseguran que el gerente ignoró continuamente las llamadas de teléfono, los correos electrónicos y todos los demás intentos de las trabajadoras para llegar a una solución amistosa.

Las denunciantes aseguran que el gerente ignoró continuamente las llamadas de teléfono, los correos electrónicos y todos los demás intentos de las trabajadoras para llegar a una solución amistosa.

Cuando las trabajadoras tomaron medidas y se presentaron frente a la casa del gerente, su ex empleador finalmente pagó a una trabajadora lo que le debía, dijeron activistas de Siembra NC.

El gerente está actualmente en conversaciones con los representantes de la otra trabajadora para pagar el resto del dinero adeudado, corroboró Siembra NC a La Noticia.

“Sabíamos que no nos iba a pagar a menos que le mostremos que estamos tomando esto en serio. Estoy muy feliz de que nos defendimos y de que mis hijos estuvieran aquí para verlo. Ahora saben que tenemos derechos y podemos trabajar juntos para defenderlos”, dijo Romero-Gómez.

Aunque el robo de salario es un crimen bajo la Ley de Salarios y Horas de Carolina del Norte de 1979 y ejecutable por el Departamento de Trabajo de Carolina del Norte (NCDOL), Miranda dijo que el departamento estatal “no ha mostrado interés en tomar medidas para proteger a los trabajadores inmigrantes.”

“En este país y en este estado, mereces ser pagado por tu trabajo. La mejor manera de asegurarnos de eso es estar informados y organizados con nuestros compañeros. Todos merecemos un trabajo digno y donde te traten con respeto,” comentó Miranda.

El gerente no estaba disponible para hacer comentarios a La Noticia.

Para reportar discriminación y otras quejas contra un empleador, llame a la línea directa de Siembra NC al 336-543-0353.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *