Nicaragua reitera importancia de preservar lenguas originarias Managua. Consejo de Comunicación y Ciudadanía

Nicaragua reitera importancia de preservar lenguas originarias Managua. Consejo de Comunicación y Ciudadanía

Nicaragua celebra este 21 de febrero de 2024, el Día Internacional de la Lengua Materna con la participación del poeta universal Rubén Darío en la UNESCO

La delegación permanente ante la UNESCO se enorgullece en celebrar este día bajo el lema “Educación Multilingüe, una necesidad para transformar la Educación”. En este contexto, se participó activamente presentando obras y poemas en diversos idiomas, incluido el Miskitu, resaltando la importancia de salvaguardar las lenguas indígenas y promover la diversidad lingüística.

La iniciativa de celebrar este día, originada en Bangladesh y aprobada en la Conferencia General de la UNESCO en 1999, ha sido una ocasión anual desde el año 2000, para destacar la importancia de la diversidad lingüística y la educación plurilingüe.

Nicaragua ha sido un participante constante en esta celebración global, comprometida con la preservación y promoción de las lenguas maternas como motores de identidad cultural y vehículos para la transmisión de conocimientos tradicionales y ancestrales, alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En el marco de este evento, se abordaron temas cruciales interconectados como ser:

         El problema de que el 40% de la población mundial no tiene acceso a la educación en un idioma que entienda, y en algunos lugares esta cifra supera el 90%.

         La importancia de usar el idioma nativo de los estudiantes en la educación, ya que fortalece el aprendizaje, aumenta la autoestima y el pensamiento crítico, y promueve la preservación cultural.

         La necesidad de políticas plurilingües para lograr la educación inclusiva y de calidad, y para alcanzar los objetivos del decenio internacional de las lenguas indígenas del mundo (2022-2032).

La UNESCO ha enfatizado la importancia de una política de educación multilingüe, recomendando que los niños reciban enseñanza en su lengua materna durante los primeros años de escolarización, lo que mejora significativamente sus aptitudes sociales.

En este contexto, se reafirmó su compromiso con la preservación de las lenguas originarias y afrodescendientes en la Costa Caribe nicaragüense. Este compromiso refleja la dedicación a la promoción de la diversidad lingüística y la inclusión educativa en todos los ámbitos, como parte de su compromiso con el desarrollo sostenible y la construcción de una sociedad más equitativa y resiliente.