China condena «severamente» llegada de Pelosi a Taiwán Pekín. Agencias

China condena «severamente» llegada de Pelosi a Taiwán Pekín. Agencias
Compartir vía:

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China ha condenado “severamente” la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, quien acaba de aterrizar en el aeropuerto de Taipéi.

“Los que juegan con fuego morirán por él”, subrayó el ministerio chino.

En este sentido, reiteraron que el viaje de la alta funcionaria estadounidense infringe la soberanía y la integridad territorial del país, al tiempo que representa “una seria violación” del principio de una sola China y de los tres comunicados conjuntos entre Washington y Pekín.

Analistas de ambos lados del Estrecho de Taiwán afirmaron que este arriesgado movimiento cambiará totalmente la situación en la región, mientras que la China continental dominará y acelerará más activamente el proceso de reunificación con medidas integrales que incluyen acciones militares y políticas, y estas acciones harán que Estados Unidos y las autoridades del secesionista Partido Democrático Progresista (PDP) sientan el dolor.

“Sólo hay una China en el mundo, Taiwán es parte integrante del territorio chino y el Gobierno de la República Popular China es el único gobierno legítimo que representa a toda China”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores chino.

El ministerio aludió al “firme compromiso” de más de 1.400 millones de ciudadanos chinos para “salvaguardar decididamente” la soberanía de su nación. “No se puede desafiar la voluntad del pueblo y no se puede invertir la tendencia de los tiempos”, señala el texto.

En esta misma línea, acentuó que el país “definitivamente tomará todas las medidas necesarias” para garantizar su soberanía, mientras que “todas las consecuencias que se deriven de ello deberán ser asumidas por la parte estadounidense y las fuerzas separatistas” de Taiwán.

Asimismo, instaron a Washington a dejar de “jugar la carta de Taiwán” y de usarla como herramienta de contención, ya que la cuestión de la reincorporación de la isla es un asunto “puramente interno” para Pekín. “[EEUU] Debe dejar de decir una cosa y hacer la contraria en la cuestión de Taiwán. Debe dejar de distorsionar, oscurecer y vaciar el principio de una sola China”, reafirmaron desde la Cancillería, invitando a la Casa Blanca a construir las relaciones en base al respeto mutuo, la no confrontación, la coexistencia pacífica y la cooperación mutuamente ventajosa.

Entretanto, el Ejército Popular de Liberación de China (EPL) llevará a cabo ejercicios militares en seis áreas alrededor de Taiwán del 4 al 7 de agosto, informó Global Times.

“El EPL llevará a cabo importantes ejercicios militares y actividades de entrenamiento, incluyendo simulacros con fuego real, en seis regiones que rodean la isla de Taiwán desde el jueves hasta el domingo”, dijo el informe.

Los dos portaaviones de la Armada del Ejército Popular de Liberación de China han salido de sus puertos de origen. El portaaviones Liaoning se embarcó el domingo en un viaje desde su puerto de origen en Qingdao, provincia de Shandong, en el este de China, y el portaaviones Shandong partió el lunes desde su puerto de origen en Sanya, provincia de Hainan, en el sur de China, acompañado por un buque de asalto anfibio Tipo 075, informaron el martes los medios de comunicación de la isla de Taiwán.

Las imágenes de satélites comerciales extranjeros obtenidas por el Global Times el martes también muestran que el portaaviones Liaoning no estaba en su puerto de origen el domingo, un buque de asalto anfibio Tipo 075 estaba navegando en el Mar de China Meridional el domingo, y el portaaviones Shandong estaba navegando en el Mar de China Meridional el lunes.

Declaración íntegra del Ministerio de Relaciones de la República Popular de China

El 2 de agosto, la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (EE. UU.), Nancy Pelosi, realizó una visita a la región china de Taiwan a pesar de las fuertes objeciones y severas protestas de la parte china, y ha enviado una señal severamente equivocada a las fuerzas separatistas de la “independencia de Taiwan”, lo que ha violado gravemente el principio de una sola China y los tres comunicados conjuntos China-EE. UU., ha azotado gravemente la base política de las relaciones chino-estadounidenses, ha violado gravemente la soberanía y la integridad territorial de China, y ha socavado seriamente la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwan. La parte china se opone firmemente y condena enérgicamente este hecho, y ha presentado una queja solemne y fuertes protestas a Estados Unidos.

Solo hay una China en el mundo. Taiwán es una parte inseparable del territorio chino, y el Gobierno de la República Popular China es el único gobierno legítimo que representa a toda China. Esto fue aclarado en 1971 en la Resolución 2758 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Desde la fundación de la República Popular China en 1949, 181 países han establecido relaciones diplomáticas con China sobre el principio de una sola China. Dicho principio es un consenso común de la comunidad internacional y una norma básica de las relaciones internacionales.

En 1979, la parte estadounidense prometió claramente en el Comunicado China-EE. UU. sobre el establecimiento de relaciones diplomáticas que “Estados Unidos reconoce al Gobierno de la República Popular China como el único Gobierno legal de China. Bajo este marco, el pueblo estadounidense mantendrá los intercambios culturales, económicos y otras relaciones extraoficilaes con el pueblo taiwanés.” El Congreso de Estados Unidos, que forma parte del Gobierno estadounidense, debería adherirse estrictamente a la política de una sola China de su Gobierno, y no tener ningún contacto oficial con la región china de Taiwán. China siempre se opone a las visitas de los miembros del Congreso de Estados Unidos a la región china de Taiwán, y el poder ejecutivo estadounidense tiene la responsabilidad de detenerlas. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, es la líder del Congreso de EE. UU., y su visita a Taiwán, de cualquier forma o por cualquier razón, se trata de una provocación política que eleva las relaciones estadounidense-taiwanesas. La parte china nunca lo aceptará y el pueblo chino nunca estará de acuerdo.

La cuestión de Taiwán es la más importante, la más primordial y más sensible en las relaciones chino-estadounidenses. En la actualidad, la situación en el estrecho de Taiwán se enfrenta a una nueva ronda de tensiones y serios desafíos, y la razón fundamental es que las autoridades de Taiwán y la parte estadounidense siguen cambiando la situación actual. Las autoridades de Taiwán, con el apoyo de Estados Unidos, siguen buscando la “independencia”, y se han negado a reconocer el “Consenso de 1992”. Las autoridades de Taiwán se han dedicado a la “deschinización” y han promovido la “independencia progresiva de Taiwán”. Estados Unidos y Taiwán intentan “contener a China a través de Taiwán”, distorsionan y vacían constantemente el principio de “una sola China”, e intensifican los intercambios oficiales entre Estados Unidos y Taiwán, con el fin de apoyar las actividades separatistas de la “independencia de Taiwán”. Este es un acto muy peligroso de jugar con fuego, y quien juega con fuego se quema.

El Gobierno y el pueblo chinos siempre ocupan la misma posición y actitud sobre la cuestión de Taiwán. Proteger resueltamente la soberanía y la integridad territorial de China es la firme voluntad de los 1.400 millones de chinos, y lograr la reunificación completa de la patria es la voluntad común y la responsabilidad sagrada del pueblo chino. Esta voluntad es innegable y esta tendencia es irreversible. Ningún país, ninguna fuerza ni nadie debería subestimar la determinación, la voluntad y la capacidad del Gobierno y el pueblo chinos para salvaguardar la soberanía nacional y la integridad territorial de China, y lograr la reunificación nacional y la revitalización de la nación china. En cuanto a la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU. a la región china de Taiwán, China tomará todas las medidas necesarias para salvaguardar la soberanía nacional y la integridad territorial, y todas las consecuencias causadas por esta visita serán asumidas por Estados Unidos y las fuerzas separatistas de Taiwán.

Como dos grandes potencias, la manera correcta para que China y Estados Unidos se lleven bien solo puede ser el respeto mutuo, la coexistencia pacífica, evitar la confrontación y buscar la cooperación mutuamente beneficiosa. La cuestión de Taiwán es un asunto totalmente interno de China, y ningún otro país tiene derecho a ser el juez de la cuestión de Taiwán. La parte china insta solemnemente a la parte estadounidense a que deje de jugar la “carta de Taiwán” o de “contener a China a través de Taiwán”, y a que deje de intervenir en los asuntos de Taiwán u otros asuntos internos de China. También debe suspender el apoyo de diversas formas a las fuerzas separatistas de la “independencia de Taiwán”, y dejar de decir una cosa y hacer otra con respecto a la cuestión de Taiwán. Debe dejar de distorsionar y vaciar el principio de una sola China, y cumplir este principio y los tres comunicados conjuntos chino-estadounidenses con acciones prácticas, poner en práctica efectivamente el compromiso hecho por los dirigentes estadounidenses de “”cinco-noes” (a saber, no buscar una “nueva Guerra Fría” con China; no pretender cambiar el sistema de China; la revitalización de sus alianzas no es contra China; no apoyar la “independencia de Taiwán”; no buscar un conflicto con China), a fin de no seguir avanzando por el camino equivocado y peligroso.

 

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.