Erradicar dignidad y la independencia de Nicaragua es el objetivo de EEUU Managua. Por reverendo Fred Morris, Tortilla con Sal

Erradicar dignidad y la independencia de Nicaragua es el objetivo de EEUU Managua. Por reverendo Fred Morris, Tortilla con Sal
Compartir vía:

En enero de 1990, EE. UU. presentó a Violeta Chamorro, la viuda de Pedro Joaquín Chamorro, director del periódico La Prensa y abierto opositor de Somoza hasta su asesinato el 10 de enero de 1978, situación que aumentó el apoyo popular a los sandinistas en la Insurrección.

Doña Violeta fue presentada por la Embajada de Estados Unidos como la candidata de la “Unidad” de la oposición. Con el apoyo total de EE. UU., que incluyó varios millones de dólares ilegales para su campaña, y el presidente Bush declarando públicamente después de su “exitosa” invasión de Panamá: “Espero que el pueblo de Nicaragua esté prestando atención”, ganó la presidencia en febrero de 1990.

Así comenzó un período de 17 años de gobiernos neoliberales en Nicaragua. Violeta presidió el saqueo del país. De hecho, vendió todo el sistema ferroviario a China: rieles, cambios, material rodante. Sólo salió de las estaciones. Y el dinero recibido desapareció. Le siguió Arnoldo Alemán, quien siguió saqueando el país, sin dar nada al pueblo. Y luego Enrique Bolaños. Pero en 2006 Daniel Ortega logró ganar por un estrecho margen y el FSLN volvió al poder. Ortega fue reelegido en 2012 y nuevamente en 2017 y nuevamente en 2021. En las últimas elecciones, los sandinistas obtuvieron el 76% de los votos emitidos, y el segundo lugar obtuvo el 12%.

¿Por qué los sandinistas son tan populares en la Nicaragua de hoy?

Nicaragua es un país muy pobre. Solo Haití ocupa un lugar más bajo en el hemisferio. Pero durante el tiempo que los sandinistas han estado en el poder, desde 2007, ¡la pobreza se ha reducido a la mitad! La pobreza absoluta se ha reducido del 28% a alrededor del 8%.

El gobierno ha construido 25 hospitales desde 2008, en comparación con ninguno durante los preciados 17 años. Han pavimentado más de 6,000 millas de caminos, lo que ha transformado la vida de varios millones de personas que viven en áreas rurales antes inaccesibles. Los sandinistas han abierto más de mil Puestos de Salud en todo el país, que brindan atención básica de salud de forma gratuita.

El control de la natalidad se proporciona de forma gratuita, hay cientos de Casas Maternas en todo el país donde las mujeres embarazadas pueden ir antes de dar a luz y permanecer durante uno o dos meses después para asegurarse de que todo esté bien con el recién nacido, todo gratis.

La mortalidad infantil se encuentra ahora en 13,8/1.000 nacimientos, por debajo de los 21 rand en 2007. Nicaragua se ubica entre los 10 primeros del mundo en igualdad de género. Es número uno en el mundo en porcentaje de mujeres en cargos de poder, desde Diputadas a Comisionadas de Policía, Alcaldesas, etc. En cada Comisaría hay una funcionaria para recibir denuncias de mujeres sobre abuso doméstico y afines. Miles de mujeres han recibido micropréstamos sin intereses para permitirles abrir una pequeña empresa. Las vacas y cerdas preñadas se entregan a las mujeres cabeza de familia en el campo para mejorar la ingesta de proteínas y los ingresos.

El gobierno sandinista es popular entre la mayoría de la gente porque ha recibido beneficios directos, algo que nunca antes había sucedido.

¿Por qué Estados Unidos odia tanto a Nicaragua? ¿Por qué lleva a cabo su campaña viciosa de mentiras contra el país?

Desde la victoria sandinista sobre la dictadura de Somoza en 1979, Estados Unidos nunca ha cejado en sus esfuerzos por derrocar al gobierno y establecer un régimen que sea obediente a los deseos del Imperio. La palabra clave es obediencia.

Desde la declaración de la Doctrina Monroe por el presidente James Monroe en 1823, Estados Unidos ha insistido en la obediencia de los países del hemisferio. El ejército de los EE.UU., los marines, han desembarcado en todos los países del hemisferio con excepción de Costa Rica y Brasil. Costa Rica porque no se consideró necesario desembarcar tropas ya que el país estaba totalmente comprometido (vendido) con EE.UU. y Brasil porque los problemas relacionados con cualquier tipo de invasión eran casi insuperables. La geografía y el tamaño del país llevaron a EE. UU. a buscar soluciones diplomáticas en lugar de cañoneras.

Estados Unidos ha derrocado gobiernos, establecido dictaduras amistosas y, en general, dominado todo el hemisferio desde principios del siglo XIX. Como mencioné anteriormente, en realidad desembarcó tropas y ocupó Nicaragua más de una vez. No mencioné las invasiones de William Walker de mediados del siglo XIX, financiadas por el Congreso de los Estados Unidos.

Pero el odio y la ira de EE.UU. hacia Nicaragua desde la Victoria Sandinista en 1979 se basa en 1) la desobediencia al Imperio, y; 2) el establecimiento de un mal ejemplo para los demás países del hemisferio.

Estados Unidos, a través de sus mecanismos de propaganda muy eficaces, los medios de comunicación occidentales, dirigidos muy eficazmente por agentes de la CIA/Departamento de Estado/Pentágono, lleva a cabo una campaña implacable de desinformación y mentiras descaradas sobre Nicaragua.

Por ejemplo, en noviembre de 1982, la revista Newsweek tenía en su portada una fogata fúnebre con decenas de cuerpos quemados, supuestamente indios misquitos de la Costa Caribe de Nicaragua, incinerados presuntamente por tropas sandinistas. Sin embargo, a los pocos días se comprobó que la foto era de una pira funeraria en el país de la India y no tenía nada que ver con Nicaragua. Pero nunca se publicó ninguna disculpa o corrección y la imagen permanece hasta el día de hoy en la mente de muchos en los EE. UU. de la “barbarie” de los sandinistas.

Más recientemente, en junio de 2021, la policía de Nicaragua arrestó a 17 personas acusadas de lavado de dinero. Habían recibido más de 100 millones de dólares de USAID, NED (Fondo Nacional para la Democracia) (un frente de la CIA) y la Fundación Heritage, otro equipo financiado por el Congreso para llevar a cabo actividades de cambio de régimen. El gobierno de Nicaragua tiene una Ley como la de los EE. UU. que requiere que cualquier persona u organización que reciba fondos significativos de una entidad extranjera debe informar sobre esos fondos y sus usos previstos. Ninguno de los arrestados había cumplido con esa ley.

EE.UU. insistió en que cinco de esas personas eran candidatos a la presidencia que estaban siendo detenidos para evitar que compitieran con Daniel Ortega. Los hechos son que ninguno de ellos era siquiera miembro de un partido político y no había ningún partido en Nicaragua, entre los 14 partidos en actividad, que siquiera considerara a alguno de ellos como su candidato.

Además, en junio de 2021 no hubo candidatos para la presidencia, ya que la Ley Electoral exigía que el registro de candidatos comenzara a fines de julio. Pero EE.UU. insistió, a través de su máquina de propaganda, en que estas personas eran “prisioneros políticos” para evitar que fueran opositores a Daniel Ortega. Una de las personas detenidas fue Cristiana Chamorro, hija de Violeta, expresidenta. La Embajada la había promocionado como una posible candidata de “Unidad”, al igual que su madre en 1990, a pesar de que Cristiana nunca había tenido ninguna actividad política durante sus 68 años. (Más tarde fue juzgada y condenada por lavado de dinero, habiendo recibido más de $ 20 millones de USAID, etc., sin declarar esos fondos, y aparentemente unos $ 7-8 millones terminaron en sus cuentas personales, y el resto yendo a grupos con el objetivo de cambio de régimen. Ahora cumple 8 años de prisión—arresto domiciliario, en reconocimiento a su “ilustre” familia).

Un artículo reciente en El País, un importante periódico mexicano, regurgitó todo lo anterior, centrándose especialmente en el destino de algunos excomandantes, como Dora María Téllez y Hugo Torres.

Dora María Téllez fue comandante de las tropas sandinistas en el área de León durante la lucha contra Somoza. Tenía solo 23 años y se convirtió en la querida de los seguidores sandinistas en los Estados Unidos. Ella fue heroica y ejemplar en esos días. Durante la década de los 90, fue Ministra de Salud, en reconocimiento a que había sido estudiante de medicina antes de la Insurrección. Ella fue efectiva en ese papel. Pero después de la derrota en 1990, perdió el rumbo.

Resulta que la familia de Dora María tenía dinero y ella “se fue a casa”. En 1994 se unió al ex vicepresidente Sergio Ramírez para formar un partido de oposición, el MRS. En las elecciones de 1996, Sergio fue candidato presidencial por el MRS, sin embargo, obtuvieron menos del 2% de los votos, lo que de acuerdo con la Ley Electoral que se estableció bajo Violeta, significaba que ni siquiera podían presentar candidatos en futuras elecciones.

En el 2018, cuando la Embajada orquestó un violento intento de cambio de régimen, que cobró la vida de más de 200 personas, 24 de ellos policías sandinistas, Dora María salió a las calles con un cuerno de toro instando a los alborotadores. Cuando fracasó el golpe, fue a Washington, DC, y se reunió con miembros del Congreso para pedirles que EE.UU. invadiera Nicaragua y derrocara al gobierno electo. Eso es traición según la definición de cualquiera. Fue juzgada, condenada y cumple una condena de 15 años por traición.

Hugo Torres también participó en el desastre denominado MRS. Sufría de cáncer terminal cuando fue arrestado y murió en la cárcel, no por malos tratos sino por su cáncer anterior.

Estoy seguro de que el New York Times y el Washington Post pronto citarán el artículo de El País para “probar” lo malo que son los sandinistas.

También debo señalar que durante el intento de golpe de Estado en 2018 la Conferencia Nacional de Obispos Católicos de Nicaragua se ofreció para ser mediadores entre los sandinistas y los golpistas. En su primera reunión, los obispos insistieron en que Daniel debería renunciar, a pesar de que había ganado la reelección con el 72 % de los votos en 2017. Uno de los obispos, Silvio José Báez, fue grabado en video animando a los manifestantes a torturar a los sandinistas.

Después de que fracasara el intento de golpe, más de 500.000 nicaragüenses firmaron una petición exigiendo su expulsión de Nicaragua. El Vaticano lo llamó a casa donde permaneció unos meses. Actualmente se encuentra sin asignación, pero viviendo en Miami sirviendo como capellán de los gusanos de Cuba, los traidores de Venezuela y los traidores de Nicaragua con inexplicables fuentes de apoyo.

Los medios occidentales y grupos como Amnistía Internacional y WOLA (Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos) hacen denuncias repetidamente sobre la tortura en Nicaragua y la falta de libertad de expresión, etc., afirmando que Ortega se ha convertido en un dictador despiadado. Sus fuentes de prueba de tortura son una organización de derechos humanos que fue formada y financiada por la Embajada en los años 80 para desmoralizar a los sandinistas y les hace acusaciones infundadas con regularidad.

Habiendo vivido bajo una dictadura militar patrocinada por Estados Unidos durante casi once años en Brasil, y habiendo sido torturado por la misma, puedo asegurarles que el gobierno sandinista no es una dictadura. Durante mi estadía en Brasil, nadie, y quiero decir nadie, jamás expresaría una crítica al gobierno, incluso en reuniones familiares, ya que uno nunca podía estar seguro de quién estaba conectado al sistema de seguridad nacional. Si uno decía algo negativo sobre el gobierno, o la economía, o cualquier cosa excepto el clima, podías desaparecer al día siguiente.

Nadie hablaba nunca de nada en un lugar público, como un restaurante, excepto de fútbol y chicas. El mesero, o las personas en la mesa de al lado, pueden reportar lo que dijiste y adiós.

Mi vecino aquí en Managua trabajaba para Canal 10 TV, el equivalente nicaragüense de Fox News, que todos los días grita mentiras sobre el gobierno. Y no pasa nada. Muchos de mis vecinos de nuestro barrio de clase media no son sandinistas, pero no dudan en decirlo. Nadie tiene miedo de expresar su opinión. Y nadie está desapareciendo. Nadie tiene un hijo o una hija o un padre o una madre o una tía o un tío que haya sido torturado por la policía secreta.

En Brasil aprendí que el propósito de la tortura es el control social, no la recopilación de información. Los gobiernos represores saben que un poco de tortura sirve para controlar a una población y no lo ocultan. Regularmente liberan a las víctimas de la tortura para que puedan irse a casa y contarles a otros lo que sucedió para asustar a toda la población. Y funciona. Pero nadie en Nicaragua le teme al gobierno.

Nuevamente Nicaragua, desde 1979, ha sido y es un mal ejemplo para el resto del hemisferio. Esto ha empeorado desde que recuperaron el poder en 2007, ya que los beneficios que han obtenido para su pueblo son increíbles, aun cuando Nicaragua sigue siendo uno de los países más pobres de las Américas. Pero al exigir su soberanía y dignidad, aún frente a la oposición violenta de los EE.UU., el Imperio, están mostrando a todos los países de las Américas que hay otro camino. Es posible ser desobediente a la voluntad del Imperio. Un país puede valerse por sí mismo e insistir en su soberanía y dignidad.

El Imperio quiere destruir a Nicaragua porque teme que se propague la enfermedad de la dignidad y la independencia. Si se permite que Nicaragua siga teniendo éxito, tal vez otros sigan ese camino.

Una nota final: desde que el conflicto en Ucrania se ha convertido en una verdadera guerra entre Rusia y la Unión Europea, incitada y patrocinada por el Imperio, EE. UU. ha estado demasiado ocupado y demasiado desesperado tratando de silbar y dar cuerda al reloj al mismo tiempo que no tiene tiempo para involucrarse realmente con Nicaragua. Las sanciones que EE. UU. impuso a Rusia han fracasado con tanta eficacia que toda Europa se encuentra en un caos económico y se enfrenta a una calamidad total cuando llegue el invierno y no tengan gas para calentar los hogares de sus ciudadanos. Y la inflación está galopando a más del 10% en toda la zona. (En Nicaragua la inflación está en 5.9%).

Soy ciudadano estadounidense desde mi nacimiento en Oklahoma City en 1933. Soy ciudadano de Nicaragua desde julio de 2021. Me siento honrado de ser ciudadano de este maravilloso país que está mostrando el mundo cómo vivir con dignidad y cómo mejorar la vida de todos sus ciudadanos, no solo del 1%. Mi más profundo y sentido agradecimiento al pueblo de Nicaragua por permitirme ser parte de su lucha.

Reflexiones de un gringo-nica sobre la Nicaragua sandinista

(3 parte de 3)

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.