España y su viejo anhelo colonialista sobre la tierra de Sandino Managua. Danay Galleti Hernández/Prensa Latina

España y su viejo anhelo colonialista sobre la tierra de Sandino Managua. Danay Galleti Hernández/Prensa Latina
Compartir vía:

Las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y España enfrentan desde 2021 una crisis, tras las críticas del país ibérico respecto a la encarcelación de candidatos opositores a las elecciones presidenciales, considerados por el gobierno sandinista como traidores.

Sumado a ello, Madrid llamó a consulta a su embajadora María del Mar Fernández- Palacios, calificó los comicios del 7 de noviembre de 2021 de «una farsa que no refleja la voluntad genuina del pueblo» y solicitó a la Unión Europea (UE) un proceso para la aplicación de nuevas sanciones individuales.

El 24 de febrero, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua emitió una nota de prensa para denunciar las «insolentes, anacrónicas y desfasadas» declaraciones del canciller español, José Manuel Albares, y le recomendó cesar en su intento de interferir en las decisiones y acciones de un estado soberano.

De acuerdo con Ismael Sánchez Castillo, diputado en el Parlamento de Andalucía, en los últimos tiempos el gobierno del presidente Pedro Sánchez sigue con demasiado interés los acontecimientos en la tierra de lagos y volcanes, «como si se tratase de una cuestión de máxima prioridad», especialmente para Albares.

«Lo vimos ya en el ejercicio de sufragio último, cuando el ministro demandó una posición común de la UE sobre el proceso. Incluso, fijó una reunión de máximo nivel en Luxemburgo y reprochó de manera injusta al ejecutivo de Daniel Ortega, elegido de manera legítima, en franca violación a la soberanía», manifestó a Prensa Latina.

Maniobra informativa

El parlamentario aseguró que, nuevamente, “vimos cómo la administración ibérica se sumó a los ataques contra la autodeterminación de la sociedad nicaragüense y a la campaña internacional de manipulación informativa, orquestada por Estados Unidos e impulsada desde conglomerados de la comunicación y naciones lacayas”.

“Resulta una barbaridad la prórroga del bloque regional a las medidas unilaterales contra Managua, aprobadas en 2019, y la posición injerencista asumida desde 2018, encaminada a la agresión y el aislamiento mundial”, significó el también vocal en la Comisión de Radiotelevisión Pública y sus sociedades filiales.

Con esa actitud, aseguró, el ejecutivo español se coloca en contra de la democracia y en apoyo a los promotores del intento de golpe de Estado en Nicaragua.

“Si es preciso posicionarnos sobre los asuntos internos de otro país, el sentido común indica que debemos hacerlo a favor de la voluntad popular», sentenció.

Es difícil de entender, puntualizó, cómo un gobierno catalogado de progresista comparte análisis y proyectos derechistas y remarcó que la administración del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) construye una propuesta de desarrollo humano y garantiza derechos como la educación y la salud.

Uno de los reclamos de España era el freno a una supuesta persecución a periodistas independientes en Nicaragua, sin embargo, es hoy uno de los países que impide la transmisión del canal de televisión RT y la emisión de noticias de la agencia Sputnik, al considerar que «son parte de la maquinaria de guerra de Rusia».

Creo que a nadie le sorprende el poder político, empresarial y mediático occidental y sus campañas por el ‘pensamiento único’, al puro estilo del ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels. Como dijera el poeta Leonard Cohen, ‘a veces uno sabe de qué lado estar, simplemente viendo quiénes están del otro lado’, explicó.

Racismo y Xenofobia: ¿contra quién?

Para el diputado nicaragüense Wilfredo Navarro, segundo secretario de la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, España y el resto de los países de la UE constituyen un instrumento del imperialismo y un ejemplo de racismo y xenofobia respecto al manejo de «ciertos inmigrantes».

«Esas naciones asumen diferencias perceptibles en la aplicación de sus políticas migratorias: tienen las fronteras abiertas y sin impedimentos para los ucranianos, sin embargo, cuando son los africanos los que llegan a Europa, los dejan morir en el mar o violan sus derechos humanos», indicó a Prensa Latina.

A juicio del parlamentario, el gobierno de Sanchez es uno de los promotores de la permanencia de la guerra en Kiev porque no arriesga a sus propios ciudadanos, ni le importa la muerte de los habitantes de ese país con costas al Mar Negro, mientras puedan servir a los intereses de Estados Unidos de debilitar a Rusia.

«Es una forma descarada de robar, chantajear y expropiar los bienes de Moscú en el continente. Le aplican sanciones y restricciones, pero no detienen el suministro de gas, del cual son dependientes desde hace más de 60 años, en los tiempos de la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas», advirtió.

Por si fuera poco, sentenció el legislador, España forma parte de ese grupo de cercenadores de la libertad de expresión y de prensa, promotores de la divulgación de versiones sesgadas y orientadas a sus intereses de mantener una opinión favorable a Ucrania, durante el operativo militar especial impulsado por Rusia.

Según el periodista nicaragüense y director de la emisora de radio La Primerísima, William Grigsby, el estado español es profundamente franquista; su andamiaje jurídico, aparato represor y clase política han sido permeadas por esa ideología y, por tanto, son de naturaleza fascista y de extrema derecha.

«Por ejemplo, el expresidente Felipe González prometió a sus electores que el país no ingresaría a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Una vez en el cargo traicionó al pueblo al tramitar la adhesión a esa alianza militar, decisión materializada finalmente el 30 de mayo de 1982», recordó.

Con esa filosofía de pillaje y colonialismo, reveló, el ejecutivo español ha venido a América Latina a robar y saquear, bajo la apariencia de una supuesta democracia y colaboración, y afirmó que la aspiración es resucitar como la potencia que fueron para lo cual agreden a países como Nicaragua.

«Tenemos mucha dignidad y no nos van a pisotear, aunque mantengan su discurso de odio y falsedad de manera permanente; aquí no lograrán las mismas transacciones comerciales realizadas antes con los gobiernos de Violeta Barrios y Arnoldo Alemán, ni nos domesticarán», declaró a Prensa Latina.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.