Fidel jamás se dejó aplastar por la intervención mercenaria, las sanciones, los embargos: Putin Moscú. Agencias

Fidel jamás se dejó aplastar por la intervención mercenaria, las sanciones, los embargos: Putin Moscú. Agencias
Compartir vía:

Los presidentes de Cuba y Rusia, Miguel Díaz-Canel y Vladimir Putin, inauguraron un monumento al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en esta jornada, en el distrito de Sókol en la capital rusa, durante la visita oficial que realiza el mandatario cubano a esa nación.

Ambos mandatarios rindieron honores a Fidel en el monumento, depositando ofrendas de rosas rojas, que se erige en la plaza que lleva el nombre del Líder Histórico de la Revolución Cubana.

El monumento hecho de bronce tiene una altura de tres metros y fue creado en Moscú, a lo largo de medio año, con fondos aportados por la Sociedad Histórico-Militar Rusa. La escultura representa a Fidel sobre una roca en la que se inscribe el mapa de Cuba. La imagen pretende reflejar el heroico camino del hombre que defendió los derechos y las libertades de la gente en su país, según un comunicado del Kremlin.

El presidente ruso destacó que el monumento se inaugura en la plaza que lleva ya el nombre de Fidel Castro, al que se refirió como “destacado estadista y político, fundador del Estado cubano moderno”.

El mandatario agregó que Fidel “está considerado con razón como uno de los líderes más célebres y carismáticos del siglo XX, una personalidad auténticamente legendaria”.

Toda su vida estuvo dedicada a “la lucha abnegada por el triunfo de las ideas del bien, de la paz y de la justicia, por la libertad de los pueblos oprimidos, por la vida digna para la gente común y corriente y la igualdad social”, recordó Putin.

Discurso del presidente de Rusia, Vladimir Putin

¡Querido señor presidente! ¡Queridos invitados cubanos, moscovitas, amigos!

Nos hemos reunido aquí, en la plaza que lleva el nombre de Fidel Castro, para inaugurar el monumento a este destacado estadista y político, fundador del Estado cubano moderno.

Fidel Castro dedicó toda su vida a la lucha por las ideas del bien, la paz y la justicia, por la libertad de los pueblos oprimidos, por una vida digna para el pueblo llano y por la igualdad social.

Es uno de los líderes más brillantes y carismáticos del turbulento y dramático siglo XX, una figura verdaderamente legendaria, un símbolo de una era de movimientos de liberación nacional, del colapso del sistema colonial y de la creación de nuevos estados independientes latinoamericanos y africanos.

Fidel y sus compañeros de armas siempre han defendido desinteresadamente la soberanía de su patria; no se han dejado aplastar por la intervención mercenaria, las sanciones, los embargos financieros y económicos, los intentos de aislamiento externo; han defendido el derecho de Cuba a tener su propio modelo de desarrollo según los valores nacionales y no los impuestos desde el exterior; han hecho que el mundo considere y respete los intereses de Cuba.

Para generaciones de nuestros compatriotas, la imagen del comandante siempre ha estado ligada a la gloria romántica, al valor y al triunfo. La letra de la famosa canción soviética “¡Cuba, mi amor!” reflejaba nuestros sentimientos sinceros y entusiastas, no sólo hacia la Isla de la Libertad y todo el pueblo cubano, sino también directamente hacia Fidel, cuyo poder, energía y voluntad inquebrantable nos atraían y siguen atrayendo como un imán.

He tenido la suerte, queridos amigos, de encontrarme con Fidel Castro en varias ocasiones, y mi recuerdo es el de las conversaciones de horas con él, especialmente nuestra última conversación en julio de 2014.

Habló de cosas notablemente en sintonía con los tiempos, el tiempo de la emergencia de un orden mundial multipolar: que la independencia y la dignidad no se negocian, que cada nación tiene derecho a desarrollarse libremente, a elegir su propio camino, y que en un mundo verdaderamente justo no hay lugar para los dictados, el saqueo y el neocolonialismo. Era un hombre de conocimientos enciclopédicos, un hombre con un profundo conocimiento de los acontecimientos, un hombre con una mente aguda, un hombre de precisión.

Fidel era un amigo incondicional de nuestro país, venía a nosotros a menudo, y en 1963 hizo una gira por prácticamente toda la Unión Soviética. Siempre fue un invitado bienvenido en Moscú y amaba nuestra capital, la amaba mucho. Como dijo el propio Fidel, estaba dispuesto a venir a Rusia en cualquier momento: verano e invierno, con o sin nieve.

Nuestro país ha apoyado indefectiblemente al pueblo cubano amante de la libertad y a los dirigentes de la república. Y sabemos que es mutuo. Cuba ha sido, es y estoy seguro de que siempre será nuestro socio estratégico constante, un aliado en los asuntos mundiales.

¡Queridos amigos!

La amistad ruso-cubana que nos legó Fidel Castro es propiedad común de nuestros pueblos. Y usted, señor presidente, que representa a la nueva generación de dirigentes cubanos, hace una enorme contribución al desarrollo de las relaciones amistosas y de confianza entre nuestros países.

Juntos, seguiremos fortaleciendo nuestra unión y juntos defenderemos los grandes valores de la libertad, la igualdad y la justicia.

Gracias por su atención.









 

 

 

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *