Laboratorio Mechnikov-Managua puede producir vacunas contra Covid-19 Managua. Radio La Primerísima

Laboratorio Mechnikov-Managua puede producir vacunas contra Covid-19 Managua. Radio La Primerísima
Compartir vía:

El Laboratorio Mechnikov ubicado en Managua, tiene la capacidad para producir millones de vacunas contra el Covid-19 aseguró este viernes el experto Stanislav Uiba.

Durante una entrevista a la Revista En Vivo del Canal 4, explicó que en una primera instancia para uso en Nicaragua y eventualmente vacunas que podrán ser exportadas.

El gerente de ese laboratorio se refirió a los avances que tiene esta institución para la fabricación de vacunas, incluyendo las que combaten el Covid-19.

Manifestó que a pesar que para el 2020 e incluso inicios de 2021 fue un período complicado para la fabricación de vacunas en general, por motivo de restricciones de transacciones internacionales en el marco de la pandemia; ya se han obtenido buenos logros.

«Estamos en proceso de precalificación, desde el inicio de este proceso recibimos comunicaciones de la OMS, diciendo que primero el expediente de este producto (antigripal) ha sido permitido para el análisis más profundo para el grupo de expertos de la OMS», dijo el funcionario.

«Durante el año 2020 finalizamos el proceso de registro de producto inicial (vacuna antigripal inactivada fraccionada) en dos países adicionales que es El Salvador y Guatemala (…); seguimos el proceso para cubrir todo el territorio de Centroamérica«, agregó.

De la misma manera  habló de un segundo producto de vacunas que también tiene alto grado de efectividad, para combatir otro tipo de enfermedades.

Vacunas contra Covid-19

«Nosotros siempre estamos en proceso de análisis, qué vacuna podría ser transferida a las instalaciones del instituto Mechnikov. (…) Recientemente hemos terminado un análisis sobre las posibilidades que tenemos junto con nuestros accionistas, entonces primero hablamos de Sputnik, porque es la más conocida. Es una buena vacuna, con eficacia muy alta», explicó Uiba.

Expresó que cada variante de la Sputnik tiene sus características. Por ejemplo la Sputnik V y la Sputnik Light. La primera tiene dos dosis que se aplica en un intervalo de dos semanas.

«La fortaleza de esta vacuna es que es de alta eficacia pero la debilidad es en los requerimientos de la cadena de frío que son muy estrictos», acotó.

«Actualmente existen tres versiones de esta vacuna. En forma líquida, con cadena de frío de 2 a 8 grados, con vida útil de 2 meses; la segunda versión es líquida pero congelada, que es complicado de mantener aquí en Nicaragua, tiene vida útil de 6 meses. Los requerimientos son demasiados y se requiere un compromiso para mantener este tipo de cadena de frío», indicó.

«La tercera forma es liofilizada, en polvo, en este caso sí tiene hasta 8 meses de vida útil. Pero requiere muchas cosas adicionales, cada ampolla necesita agua para inyecciones, hay que mezclarlo y después aplicar. Y también para suministrar requiere espacio doble», continuó.

Uiba manifestó que ambas vacunas sí se pueden fabricar en las instalaciones Mechnikov de Nicaragua.

«Nuestra planta ya está adaptada para eso (fabricar la primera versión). Vamos a aceptar que será solo dos meses de vida útil. Entonces desde el inicio tenemos que comprometernos que no es para exportación, sino para uso de la población nicaragüense«, aseguró.

Otra vacuna

También habló de la vacuna Covivac, desarrollada en Rusia por medio del Centro de Investigación y Desarrollo de Inmunizantes Mijaíl Chumakov.

«El potencial de esta vacuna pienso que es bastante mas elevado, pensando en el futuro (…) Este centro es uno de los 4 fabricantes en el mundo contra la fiebre amarilla pre calificada. Tiene experiencia en regulación mundial, en pre calificación de sus productos, y de este punto de vista regulatorio esta vacuna tiene más perspectivas», explicó.

Además dijo de un tema importante pensando en una etapa post pandemia. Y es que cada uno de los países necesita tener un registro sanitario de la vacuna, porque actualmente el uso de permiso es para emergencia.

«Entonces la experiencia del centro Chumakov puede permitir en un futuro el formato requerido para poder registrar esta vacuna y comercializarla«, agregó.

La vida útil de la vacuna Covivac es de 6 meses, que son 4 meses adicionales de la Sputnik V.

Sobre las capacidades del Laboratorio Mechnikov para fabricar estas vacunas apuntó lo siguiente:

«Normalmente la transferencia se demora de 2 a 3 meses, para poder producir los lotes técnicos y los lotes de consistencia, pero en esta situación de pandemia con todos los resultados de estudios clínicos (…) supongo yo que se puede lograr obtener un permiso de uso de emergencia de manera rápida. Todo depende de las autoridades regulatorias del país».

«En este punto es importante la cantidad de producto, la sustancia que llega de Rusia. La capacidad de producción depende de la cantidad, pero podemos producir millones de dosis«, finalizó.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *