Nicaragua fortalece capacidad para atender situación del Covid-19 Managua. Informe Pastrán

Nicaragua fortalece capacidad para atender situación del Covid-19 Managua. Informe Pastrán
Compartir vía:

La Junta Directiva del Banco Mundial aprobó este jueves un préstamo de US$ 116 millones en financiamiento adicional para fortalecer aún más la capacidad de Nicaragua para responder a la crisis del COVID-19.

Este proyecto permitirá que la población, en particular la más vulnerable, se beneficie de medicamentos esenciales, vacunas y suministros y equipos médicos y de laboratorio durante la respuesta nacional en curso a la pandemia. También ayudará a preparar al país para eventos de esta naturaleza en el futuro.

Los fondos adicionales amplían el Proyecto de Respuesta a Emergencias por COVID-19 en Nicaragua por US$20 millones, aprobado por el BM el 8 de diciembre de 2020, para beneficiar a los 6,3 millones de habitantes de Nicaragua fortaleciendo la respuesta a la pandemia y mitigando su impacto en los más vulnerables.

“Durante más de tres décadas Nicaragua ha estado trabajando con el Banco Mundial para avanzar en la provisión de servicios de salud y su sostenibilidad”, dijo el ministro de Hacienda, Iván Acosta.

“Este crédito concesional demuestra una vez más nuestra asociación de larga data con el BM por el bien de nuestra gente”, resaltó.

Este financiamiento adicional mejorará el alcance del proyecto principal, que ha entregado artículos al Ministerio de Salud de Nicaragua, incluidos medicamentos, suministros médicos desechables, equipo de protección personal, materiales para el manejo de desechos hospitalarios y ropa hospitalaria.

El proyecto complementa el apoyo con la capacitación del personal de salud de los diecinueve Sistemas Locales Integrados de Atención de Salud (SILAIS) de Nicaragua.

Financiado por la Asociación Internacional de Fomento (AIF) del Banco Mundial, el proyecto se implementará a través de la Oficina de Servicios para Proyectos de las Naciones Unidas (UNOPS) y representa un destacado reconocimiento de la efectividad de las políticas de salud y lucha contra el COVID-19 del gobierno de Nicaragua.

Tres componentes

El primer componente de este préstamo establece una respuesta al COVID-19 y despliegue de vacunas. Este subcomponente ampliará las actividades del Proyecto Principal para la compra de bienes críticos para apoyar la preparación para la prestación pública de servicios de salud para casos leves y graves de COVID-19, y la protección de los trabajadores de la salud contra COVID-19 a través de la adquisición de suministros y equipos médicos y de laboratorio esenciales para hospitales e instalaciones de salud seleccionados.

También se incluyen nuevas actividades: apoyo a la capacidad de despliegue de vacunas; apoyo a la funcionalidad y ampliación de la cadena de frío; y gestión de residuos hospitalarios y tratamiento de aguas residuales…

También incluye la adquisición de vacunas e insumos relacionados. Las vacunas se adquirirán a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) utilizando alternativas que beneficiarán al país en términos de calidad y costo.

Además, el fortalecimiento de la respuesta del sistema de salud a la pandemia. Este subcomponente fortalecerá la provisión de servicios de salud para Enfermedades No Transmisibles y Transmisibles a través de la compra de medicamentos ya través de la compra y mantenimiento de equipo médico.

Estas actividades tendrán impactos positivos más allá de la emergencia del COVID-19, aumentando la resiliencia general del sistema de salud de Nicaragua y disminuyendo la vulnerabilidad de la población a las amenazas a la salud derivadas del cambio climático, además de reducir significativamente las emisiones causadas por el sistema de salud.

Reconoce avances en salud

“Nicaragua ha avanzado en la mejora del estado de salud de su población, pero el COVID-19 más el impacto de los grandes huracanes en 2020 está poniendo bajo presión el sistema de salud.

Nuestro objetivo es apoyar la provisión de atención médica esencial para todos los nicaragüenses y mitigar los impactos de la pandemia en el bienestar humano y la recuperación económica”, dijo Kinnon Scott, Representante Residente del Banco Mundial en Nicaragua.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *