«Por los nadies y por los sin voz», jura Pedro Castillo como Presidente de Perú Lima. Agencias

«Por los nadies y por los sin voz», jura Pedro Castillo como Presidente de Perú Lima. Agencias
Compartir vía:

El maestro y campesino Pedro Castillo, asumió este miércoles la presidencia de Perú para el período 2021-2026.

“Yo, José Pedro Castillo Terrones, juro por Dios, por mi familia, por mis hermanas y hermanos peruanos, campesinos, pueblos originarios, ronderos, pescadores, docentes, profesionales, niños, jóvenes y mujeres, que ejerceré el cargo de presidente de la República en el periodo constitucional 2021-2026. Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva Constitución”, fueron sus palabras ante el Congreso, cuyos miembros asumieron el pasado viernes.

“Por los nadies, por aquellos que teniendo voz se la quitaron, por una Patria soberana, abrazada en un solo corazón. Sí, juro”, agregó el flamante Presidente del Perú, líder del partido Perú Libre.

Reforma constitucional y referendo constituyente

En su primer mensaje a la nación tras jurar al cargo, el presidente Castillo anunció la presentación de un proyecto de reforma constitucional para que se pueda convocar a una Asamblea Constituyente que tenga como encargo elaborar una nueva Constitución Política para el país. Se trata de una de las propuestas bandera del Presidente en la campaña electoral, respaldada por su partido Perú Libre.

“Todos saben que una de nuestras principales banderas políticas es la convocatoria de una Asamblea Constituyente. Insistiremos en esto pero siempre en el marco de la ley y la actual Constitución” expresó Castillo durante su primer mensaje a la nación.

El mandatario recordó que la Constitución vigente no incluye la figura de una Asamblea Constituyente ni la elaboración de una nueva Carta Magna, así como atribución alguna para que el presidente pueda convocar un referéndum.

“¿Quiere ello decir que el pueblo está condenado a seguir prisionero de esta Constitución por el resto de sus días, a pesar que la mayoría de quienes votaron en las recientes elecciones y que hoy tiene menos de 46 años no participaron políticamente en la aprobación de dicha Constitución? La respuesta, sin duda, es que no”, cuestionó.

Anunció que presentará ante el Congreso, “respetando escrupulosamente el procedimiento de reforma constitución previsto en el artículo 206 de la Constitución vigente, un proyecto de ley para reformarla, que tras ser analizado y debatido por el Parlamento. Esperamos que pueda ser aprobado y luego sometido a ratificación en referéndum popular”.

En ese sentido, y tras destacar que el “poder constituyente originario emana del pueblo y no de los gobernantes”, recordó que el Tribunal Constitucional ha señalado que solo el pueblo puede ejercer esta labor a través de un referéndum constituyente.

“Insistiremos en esta propuesta pero siempre en el marco de la ley y con los instrumentos legales que la propia Constitución vigente proporciona. Nunca se hará tabla rasa de la legalidad. Sin duda, para lograr este propósito, tendremos que conciliar posiciones con el Congreso de la República, pues será aquí en esta casa de las leyes, donde se tendrá que aprobar las normas correspondientes”, garantizó.

Aseguró que la Asamblea Constituyente del bicentenario que busca promover será “plurinacional, popular y con paridad de género. Su composición tiene que incluir al lado de candidatos propuestos de las organizaciones políticas inscritas, a porcentajes de candidatos provenientes de pueblos originarios, del pueblo afroperuano, de candidaturas independientes provenientes de los gremios y organizaciones populares y los gremios sindicales y gremiales genuinamente representando a todo el pueblo peruano”, concluyó.

«No los defraudaré»

El profesor Castillo, ataviado con su tradicional sombrero chotano de paja y ala ancha y un terno con motivos indígenas, recibió los símbolos del poder del Estado en una ceremonia cargada de emotividad y simbolismos.

“Comienzo saludando a mis hermanos codescendientes de los pueblos originarios, a mis hermanos ronderos, maestros, quechuas, a los aymaras, a los afroperuanos, me dirijo a ustedes el día que se cumplen 200años de la declaratoria del Perú, dos siglos de vida republicana. Es un orgullo para mí estar en este recinto”, expresó.

“Es la primera vez que el país será gobernado por un campesino, una persona que pertenece, como muchos peruanos, a los sectores oprimidos por tantos siglos y también es la primera vez que un partido político formado en el interior del país gana las elecciones democráticamente y que un maestro, más precisamente un maestro rural, es elegido presidente constitucional”, refirió.

“También es la primera vez que un partido formado en el interior del país gana las elecciones y que un maestro, más precisamente un maestro rural, es elegido para ser presidente. El orgullo y el dolor profundo del Perú corre por mis venas. Soy hijo de este país fundado en el dolor de mis antepasados. La historia de este Perú tan silenciado es también mi historia. Quiero que sepan que tienen mi palabra: no los defraudaré”, afirmó.

Señaló que su vida se hizo en las frías madrugadas del campo, que sus manos cargaron y mecieron a sus hijos y que la historia del país, tanto tiempo silenciado, es también su historia. “Yo fui el niño de Chota que estudió en escuela rural 10465 de Puña, que hoy está aquí para que esta historia no sea más la excepción. Quiero que sepan que tienen mi palabra: no los defraudaré”, precisó.

Un pasado doloroso y de resistencia

El nuevo mandatario recordó que Perú es cuna desde hace 5,000 años de civilizaciones y culturas trascendentales, en cuyas tierras nacieron estados como el Wari y luego el Tahuantinsuyo. Durante cuatro milenios y medio, nuestros antepasados encontraron maneras de resolver los problemas y de convivir en armonía con la rica naturaleza.

“Fue así hasta que llegaron los hombres de Castilla, que con la ayuda de múltiples filipillos y aprovechando un momento de caos y desunión, lograron conquistar al Estado que hasta ese momento dominaba gran parte de los andes centrales. La derrota del incanato dio inicio a la era colonial, fue entonces y con la fundación del virreinato que se establecieron las castas y diferencias que hasta hoy persiste”, dijo.

“Durante cuatro milenios y medio nuestros antepasados encontraron maneras de resolver problemas y de convivir en armonía con la rica naturaleza que la providencia nos ofrecía. Fue así hasta que llegaron los hombres de Castilla que, aprovechando el momento de caos y desunión, lograron conquistar al Estado que hasta ese momento dominaba gran parte de los andes centrales. La derrota del incanato dio inicio a la era colonial”, dijo.

El virreinato, agregó, permitió el establecimiento de castas y diferencias que hoy persisten. “Los tres siglos que este territorio perteneció a la corona española les permitieron explotar los minerales que sostuvieron el desarrollo de Europa, en gran parte con mano de obra de los abuelos de muchos de nosotros”, dijo.

En un pormenorizado recuento histórico, Castillo advirtió que la Independencia de 1821 no trajo mejoras reales para la mayoría de los peruanos, ya que los llamados aborígenes siguieron siendo explotados como ciudadanos de segunda categoría. “Con el tiempo, a la antigua comunidad afroperuana que había sido traída a la fuerza, se agregó a la proveniente de China y Japón, sangre que enriqueció nuestras venas pero lleva también consigo el dolor”, señaló.

El presidente aclaró que no se refería a un pasado remoto, ya que hasta avanzado el siglo 20 persistían regímenes de esclavitud y violencia, pues muchas haciendas se vendían con campesinos adentro y miles de peruanos vivieron en la servidumbre hasta que en 1979 toda la población obtuvo el derecho al voto.

La organización popular, añadió, logró avances sociales que se truncaron con el golpe de Estado de Alberto Fujimori en1992. “Desde entonces nuestro país ha crecido en diversos gobiernos que accedieron al poder gracias al voto popular, que, sin embargo, han defraudado. Esta vez hay un gobierno del pueblo que ha llegado para gobernar con el pueblo y para el pueblo”, prometió entre aplausos.

No gobernaré desde el Palacio

El presidente Pedro Castillo adelantó que no gobernará desde Palacio de Gobierno, sino que cederá ese importante monumento histórico del país a lo que será el Ministerios de las Culturas, como pasará a dominarse el actual sector que tiene su sede en el distrito de San Borja.

“Queridos compatriotas: debo decirles que yo no gobernaré desde la Casa de Pizarro, porque creo que tenemos que romper con los símbolos coloniales para acabar con las ataduras de dominación que se han mantenido vigentes por tantos años. Cederemos este palacio al nuevo Ministerio de las Culturas para que sea usado como un museo que muestre nuestra historia, desde sus orígenes hasta la actualidad”, anunció.

“En este sentido, se requiere una reestructuración del Ministerio de Cultura, empezando por el nombre, que atendiendo a la realidad deberá ser renombrado como Ministerio de las Culturas. En un país diverso como el nuestro se necesita un ministerio que reconozca las diversas culturas vigentes y ejecute políticas donde los propios pueblos originarios participen en su elaboración y ejecución”, señaló.

Justamente, señaló que a pesar de los 200 años de independencia que celebramos este 28 de julio, el poder no ha podido resolver las brechas con las poblaciones y las minorías.

Anunció que promoverá la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación tecnológica. Castillo indicó que con esta cartera se potenciará la generación de conocimiento necesario para el desarrollo y la independencia tecnológica del Perú.

“Por nuestro bajo nivel en ciencia, tecnología e innovación, las exportaciones correspondientes al año 2019 estuvieron compuestas por 79% de productos sin valor agregado. Este porcentaje subió al 81% el 2020. Por la globalización climatológica se prevé que esta realidad se agravará”, informó.

Sobria ceremonia

A la ceremonia, realizada el día del bicentenario de la independencia de la nación suramericana, fueron invitados numerosos líderes mundiales, entre los cuales se encuentran los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Chile, Sebastián Piñera; Colombia, Iván Duque; Bolivia, Luis Arce; Ecuador, Guillermo Lasso, el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao; y los cancilleres de México, Marcelo Ebrard, y Uruguay, Francisco Bustillo.

En la sobria ceremonia estuvieron presentes todos los representantes de los poderes del Estado y el Congreso en pleno, así como familiares cercanos del mandatario.

El triunfo de este maestro rural de 51 años en las elecciones presidenciales, que se disputaron en dos vueltas el 11 de abril y el 6 de junio, llegó como una sorpresa para muchísimos peruanos y sobre todo ha sido un varapalo para los poderes establecidos y la política tradicional del país andino.

Perú, que esta jornada conmemora también los 200 años de su independencia, tiene en Castillo por vez primera un jefe de Estado procedente del campo andino, ajeno a sus élites políticas y centros de poder, muy inquietas ante su irrupción.

El Presidente Castillo nació el 19 de octubre de 1969 en el distrito cajamarquino de Tacabamba. Es el tercero de nueve hermanos, sus padres son Ireño Castillo Núñez y Mavila Terrones Guevara. Cursó estudios superiores en el Instituto Superior Pedagógico Octavio Matta Contreras de Cutervo y se recibió como bachiller en Educación en la Universidad Privada César Vallejo. Es, además, magíster en Psicología Educativa por dicha casa de estudios.

Desde 1995 ejerció su profesión como docente en la institución educativa 10465, del caserío de Puña, en Tacabamba, su primera escuela cuando niño.

De izquerda a derecha: padre, madre, esposa, hijo e hija del Presidente Pedro Castillo

Lucha contra el Covid-19

Nos toca gobernar un momento de enorme gravedad para Perú, pero debemos maximizar los esfuerzos para vacunar a la población, dijo, y prometió que se vacunará contra el Covid-19 al 70% de la población antes que termine 2021. Ante ello, anunció que se comprometerá a todo el aparato del Estado, para lo cual se convocará a todos los Gobernadores regionales y directores regionales para tomar acciones conjuntas ante la pandemia.

El mandatario también anunció que se ampliará hasta 12 horas la atención de los centros de salud público para paciente no Covid-19 así como el uso de los establecimientos de primer nivel de atención en horario ampliado para el proceso de vacunación de la población.

“Nuestra primera gran tarea será continuar la lucha contra el Covide-19. Esto será una prioridad. No quiero dejar de recordar a los peruanos que ya no están con nosotros, víctimas de esa enfermedad. Debemos maximizar la vacunación de toda la población en el menor tiempo posible”, afirmó el mandatario.

Asteriscos del discurso

“La pandemia terminó por visibilizar que las críticas hechas al modelo económico de los 90 eran válidas”.

“Debemos terminar con el centralismo que provoca que millones de peruanos deban de viajar a Lima por una consulta médica”.

“Concretaremos un sistema de salud universal y gratuito”

“Es totalmente falso que queramos expropiar”.

“No proponemos ni remotamente estatizar la economía”.

“Lo que proponemos es que se acaben los abusos de los monopolios.

Anunció la construcción de dos líneas de trenes, entre estas el tren Inca, que tendrá “financiamiento internacional”.

Se comprometió a fortalecer los pequeños medios de comunicación por medio de la publicidad estatal.

“Los jóvenes que no estudien ni trabajen deben prestar el servicio militar”.

“Los delincuentes extranjeros tendrán 72 horas para salir del país”.

“Estamos dispuestos a recuperar la soberanía porque muchos de nuestros recursos están en manos extranjeras, esta es una de las razones que nos obliga a buscar una nueva constitución”.

“Mi gobierno promoverá la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología”.

Para combatir el hambre en las zonas rurales, el mandatario promete convocar a organizaciones sociales que ya trabajan en el tema y ejecutar inversiones.

“En nuestro gobierno Internet será un derecho no un servicio”.

Declara la educación pública en estado de emergencia y se compromete aumentar el presupuesto para la educación pública.

Se compromete a generar un millón de empleos a través de la activación de obras públicas.

Se compromete a poner en orden la minería.

“Si un proyecto minero no tiene rentabilidad social, simplemente no va”.

“Que los empresarios vinculados con el Lava Jato no estén presos no es correcto”.

“Hoy menos del 2,5% de agricultores califica para acceder a crédito, eso no puede continuar”

“Estamos totalmente de acuerdo de que el Perú se convierta en un país carbono neutral para el 2050”.






Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *