Potosí, otra carretera soñada Managua. Por Pablo Emilio Barreto Pérez, Radio La Primerísima  

Potosí, otra carretera soñada Managua. Por Pablo Emilio Barreto Pérez, Radio La Primerísima  
Compartir vía:

Potosí es uno de los dos puertos nicaragüenses en el Golfo Chorotega o de Fonseca, ubicado en un poblado del mismo nombre y al pie del Volcán Cosigüina y de la históricamente llamada Península de Cosigüina.

Para llegar al poblado y al Puerto de Potosí siempre se transitó por un camino como encajonada, con alambres de púas a ambos lados. En épocas lluviosas, o invierno, siempre estaba lleno de lodo y pegaderos para vehículos.

Son 15 kilómetros entre el empalme y Potosí, situado en el extremo Noroeste del Departamento de Chinandega, en el Municipio del Viejo. Este camino mencionado se ubica junto y lado Este de la masa geológica del Volcán Cosigüina, famoso en la Historia de Nicaragua por su erupción colosal de 1835.

También son famosos en la Historia Nacional y en geografías nacionales la Península de Cosigüina y los farallones, los cuales se ven como pedazos de penínsulas hacia la orilla del agua marina del Golfo Chorotega o de Fonseca, el cual tiene una extensión considerable dentro del territorio nicaragüense en rumbo Este.

La Península de Cosigüina formó parte de la venta del territorio nacional, en 1914, hecha por los infames traidores y vende patria Adolfo Díaz Resinos y Emiliano Chamorro Vargas.

Esta Península de Cosigüina se la habían cedido por 100 años prorrogables al gobierno criminal genocida de Estados Unidos, cuya oligarquía infame y su régimen yanqui son enemigos de la Humanidad y traidores a la misma Humanidad.

Asimismo, fue famoso el Ferry entre El Salvador y Nicaragua, específicamente entre Potosí y el Puerto Unión. Por este Puerto Potosí circulan varios miles de nicaragüenses chinandeganos del Viejo, residentes permanentes desde hace unos 50 años en la Islas de Meanguera, Meanguerita, Zacatillo y Zacate Grande, pertenecientes a soberanía salvadoreña.

Centenares de ciudadanos chinandeganos viajan los 19 de marzo de cada año a celebrar a San José en Meanguera y también de visita a sus familiares.

Aquel camino de 15 kilómetros de entrada y salida de Potosí siempre fue importantísimo también para miles de hombres y mujeres nicaragüenses, quienes lo transitaban (y transitan hoy) por las necesidades de provisiones para sus comidas, comercio, venta de pescados, otros menesteres familiares variados en el poblado, el arreo del ganado, etc.

Pobladores soñaban con tener su carretera de 15 kilómetros

Por todos estos motivos, varios miles de ciudadanos (88 mil hombres, mujeres, niños, ancianos), unos de Potosí, otros de la Ciudad del Viejo y de la Ciudad de Chinandega, visitantes cotidianos del Puerto y poblado, siempre soñaron  con tener una carretera.

Este camino de 15 kilómetros fue mejorado en la década del 80. Sin embargo, en épocas de invierno se veían a campesinos y trabajadores circular a pie, en caballos, mulas, machos y en carretas haladas por bueyes, porque los vehículos se atacaban aun teniendo doble transmisión.

En toda la década del 90 y parte de la del 2000, por supuesto, no se le dio mantenimiento a este camino mencionado tan importante por parte de los gobiernos neoliberales traidores y vende patria.

Fui testigo de todo esto porque en muchas ocasiones el Diario BARRICADA me enviaba al Golfo por distintas razones: cuando las lanchas pirañas del la contrarrevolución somocista-yanqui atacaban el muelle, porque se capturaban pescadores ilegales de Honduras y del Salvador; cuando se registraban los famosos y destructivos incendios en gran parte de la masa geológica del Volcán Cosigüina y de la Península de Cosigüina.

También fui muchas veces al Golfo Chorotega (Fonseca) porque mi esposa Anabelle Barrera Argueta, salvadoreña, y su mamá: Ercilia Argueta Cruz (ya fallecida), viajaron en numerosas ocasiones en el ya mencionado Ferry, el cual también fue utilizado por mis hijos Pedro Pablo y Nelson Alberto Barreto Mejía.

Asimismo, fui varias veces a presenciar el precioso espectáculo de cómo centenares de campesinos extraían miel de los inmensos panales formados por abejitas en los barrancos de los farallones.

Al recuperar el gobierno nacional el Frente Sandinista, en los primeros años, ya se habló de construir una carretera en este camino de 15 kilómetros.

Como digo, para varios miles de ciudadanos era un sueño la construcción de esta carretera. Pude ver la inmensa alegría de los pobladores cuando la carretera fue inaugurada hace poco tiempo.

Por supuesto, el transporte en autobuses, microbuses, camionetas, jeeps, en camiones, carretones halados por caballos, carretas tiradas por bueyes, ahora es fluido, rápido, seguro, gracias a los planes de inversiones en obras públicas en todo el país, emprendidos nuevamente por el gobierno revolucionario sandinista a partir del 2007.

Esas inversiones estatales en infraestructuras, producción agrícola y ganadera, en construcciones de hospitales, centros y puestos de salud, en construcciones de puentes y carreteras soñados por centenares de años por los hijos de la Patria: Nicaragua, en todo el país, incluyendo hoy la extensión de la Educación y Salud en zonas rurales; la restitución de derechos de Comunidades Rurales a tierras robadas en las épocas de los colonizadores españoles infames, conservadores traidores y vende patria,  y la dictadura somocista genocida.

Inversiones del Estado no han parado desde el 2007

Las inversiones públicas del Estado de Nicaragua, encabezado por el Comandante Daniel Ortega Saavedra y Rosario Murillo Zambrana, han ido sólo hacia arriba, en rumbo a la Atmósfera, desde donde se extiende un manto de comprensión por los cuatro puntos cardinales: Este, Oeste, Norte y Sur, de que sólo el Sandinismo es capaz, lo suficientemente sensible, fundido entre los humildes y sus intereses populares, para entender con claridad meridiana las necesidades más urgentes de quienes siempre se vivieron arrinconados, despreciados, desde cuando los colonizadores españoles infames, los conservadores patriarcales brutales, los vende patria y traidores de 1912 y de 1926; por los 45 años del somocismo genocida y los 16 años de los gobiernos neoliberales, cuyos jefes operaron como ejecutivos descarados de las políticas de opresión, robos y asesinatos del régimen sanguinario de Estados Unidos.

Estas inversiones estatales nicaragüenses, repito, a pesar del intento en 2018 del golpe de Estado violentísimo, incendiario, mortal, cruelísimo, guiado, dirigido, financiado por el gobierno despiadado del imperialismo yanqui genocida.

Volcán Cosigüina y el Golfo Chorotega

He subido en varias ocasiones los 872 metros de altura de la masa geológica del Volcán Cosigüina hasta la orilla de su laguna cratérica de paredes verticales y de aguas verdosas.

Según historiadores vulcanológicos, el Volcán Cosigüina hizo erupción colosal el 20 de marzo de 1835, lo cual se repitió en 1859. La erupción de 1835 provocó desplazamiento aéreo de materiales volcánicos hasta la Ciudad de México y Jamaica, en el Mar Caribe.

En 1983 toda la masa geológica del Volcán Cosigüina fue decretada Área Protegida por el gobierno revolucionario sandinista. Son 14 mil 123 hectáreas de Área Protegida, incluyendo farallones, acantilados e islotes pétreos dentro del Golfo, frente al Volcán Cosigüina.

En las faldas del Volcán Cosigüina y su Península, abundan animales terrestres y aves. Existen, al menos, 366 animalitos terrestres, reptiles y anfibios. Hay coyotes, ardillas, zorros, garrobos verdes y negros; venados colas blancas, jaguares, sahíno de collar, armadillos o cusucos, osos colmeneros, pizotes, guardatinajas, guatusas, monos congos, arañas y caras blancas; mapachines, güises, pocoyos, pavones, pavas, chachalacas, lapa roja, lora nunca amarilla, palomas alas blancas, por ejemplo.

En los primeros años de la década del 80 se construyó el muelle sólido, de concreto y hierro del Puerto de Potosí, el cual también fui a fotografiar por orientaciones del Diario BARRICADA.

En el año 2002 fui invitado por el alcalde sandinista del Viejo, Narciso Salazar Castillo, para ir de visita a las islas Meanguera, Meanguerita y Zacate Grande, de soberanía salvadoreña, con motivo de las fiestas de San José.

No había una lancha grande para el viaje, el cual hicimos en una panga. Íbamos más de 20 hombres y mujeres y casi zozobramos en varias ocasiones. Estuve allí cuatro días acompañando al Alcalde Salazar Castillo, ubicados en un Hotel, situado entre bajadas y subidas y grandes peñascos propios de estas islas rocosas en el Golfo Chorotega o de Fonseca.

Sobre esta visita tengo un escrito en mi página web: pabloemiliobarreto, en WordPress.com. desde el año 2009.

También anduve sobrevolando en helicóptero el Golfo, el cual tiene forma de cabeza de pájaro visto desde el aire.

Recorrí varias veces el Volcán Cosigüina  por el Sur, en su orilla Oeste por donde es sacudido por las aguas marinas del Océano Pacífico, por el lado Este, donde se encuentra la Carretera recién construida y al Norte, donde están los farallones y los islotes pétreos.

Precisamente, caminando entre los farallones y la Playa extensa, muy larga, del Golfo, me encontré con la novedosa y preciosa Punta San José, la cual comienza ancha y termina como en una punta de plancha, en territorio nicaragüense.

En esa Punta San José hay esteros y lagunas, arboleda frondosa y muchos animales terrestres y voladores. Tiene unos mil metros de largo.

Un poco al Este del Muelle de Potosí, en la playa, quedaron semi sepultados pedazos del antiguo Ferry.

La soberanía del Golfo la comparten El Salvador por el Oeste, al Norte por Honduras y al Sur por Nicaragua. Este Golfo tiene 3,200 kilómetros cuadrados de extensión.

Hacia el Este, está situado el Puerto Morazán, donde desemboca el famoso Río Estero Real, cuyo funcionamiento es al mismo tiempo un estero cuando el movimiento de aguas del Golfo provoca mareas de llenas, hacia afuera.

Ya estando en funcionamiento esta carretera de 15 kilómetros, recién construida, toda esta zona del Noroeste chinandegano está a disposición de turismos rurales y de aventuras, ahora en un Golfo destinado a la Paz, Desarrollo Sostenible y el Progreso de los pueblos centroamericanos.

*Pablo Emilio Barreto Pérez es periodista, investigador histórico, cronista de la capital

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *