Covid-19 podría propagarse a través del humo del cigarro La Teja, Costa Rica

Covid-19 podría propagarse a través del humo del cigarro La Teja, Costa Rica
Compartir vía:

El humo del cigarro podría servir de vehículo para el Covid-19, esto si la persona que fuma está contagiada del virus.

En un informe enviado por el Instituto de Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA) se detalla que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existe fuerte evidencia que señala que el coronavirus se transmite por aerosoles (por el aire), como lo son el humo del cigarrillo y el vapor que sale de los dispositivos electrónicos para fumar.

“Una persona podría potencialmente infectarse al inhalar estas partículas de aerosoles (que quedan en el aire) producidas cuando una persona infectada exhala, habla, grita, canta, estornuda, tose o produce humo del tabaco o de vaporizadores. Entonces, es posible contagiarse de covid a través de la exposición al humo de tabaco o vaporizadores, sobre todo si la persona se expone a estos en un lugar cerrado y con mala ventilación”, explica el informe.

“La exposición en un ambiente abierto, con un buen distanciamiento de más de dos metros, reduce de manera considerable la posibilidad de contraer el virus. Sin embargo, quienes se exponen por periodos prolongados a otras personas con las que comen, conversan o que fuman y tienen covid-19, están en un riesgo alto de infectarse con el virus”, aseguró por su parte el doctor Luis Eduardo Sandí, psiquiatra especialista en el tema de tabaco del IAFA.

El epidemiólogo Rónald Evans, de la Universidad Hispanoamericana, dice que aunque todavía no ha leído un artículo concluyente que asegure que el humo del cigarro propague el virus, sí es muy probable que los fumadores ayuden a esparcir la enfermedad.

“Cuando una persona está fumando y exhala, lo hace más fuerte que cuando respira normalmente, y eso puede aumentar las probabilidades de contagio.

“Está científicamente comprobado que cuando una persona habla muy fuerte o grita, expulsa más saliva que cuando habla con normalidad, esa saliva o esas partículas llegan a las demás personas y pueden tener contacto con los ojos, la nariz o la boca y pueden causar el contagio. Hay un caso muy famoso de un coro en Washington, en el que una persona contagiada le pasó el virus a otras 80, precisamente por eso”, dijo el especialista.

Él dice que el riesgo es mucho más grande cuando se trata de lugares cerrados, por ejemplo el hogar, ya que si alguien que está contagiado de coronavirus fuma en un cuarto o la sala, las partículas del virus se quedarán dando vueltas por un rato y eso expone a las otras personas que viven en el lugar.

El epidemiólogo Yayo Vicente coincide con Evans y dice el riesgo aumenta cuando la persona es asintomática, porque si no sabe que está contagiada, es más probable que no tome suficientes medidas preventivas.

“El humo permite ‘ver’ el aire. Si olemos el humo, significa que también estamos respirando la exhalación de la otra persona. Si esa persona es contagiadora (enferma sintomática o asintomática), está liberando, cada vez que expira, partículas virales, que la otra persona, cuando inspira, las absorbe.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *