Daniel reitera defensa de soberanía para garantizar paz y estabilidad Managua. Radio La Primerísima

Daniel reitera defensa de soberanía para garantizar paz y estabilidad Managua. Radio La Primerísima
Compartir vía:

El Presidente Daniel Ortega aseguró este jueves que la razón de ser del Gobierno Sandinista es servirle a la patria, defendiendo la soberanía, para garantizar la paz y la estabilidad; para sacar de la pobreza y extrema pobreza a los nicaragüenses.

Durante la XXIV Graduación de Cadetes Licenciados en Ciencias Policiales de la Academia de Policía Walter Mendoza Martínez, en homenaje al legado del Héroe Nacional, General Benjamín Francisco Zeledón Rodríguez, el dirigente se refirió a los beneficios que reciben las familias con la entrega de viviendas, títulos de propiedad, entre otros.

¿para qué queremos la paz y la seguridad? Para sacar de la pobreza extrema a las familias nicaragüenses, dijo Ortega en el acto realizado en la emblemática Plaza de la Revolución.

Daniel aseguró que sólo en paz pueden lograrse esos beneficios a favor de los pobres.

Hoy ustedes jóvenes graduados le dedican su promoción al apóstol de la libertad y es que el amor a la patria del General Zeledón es realmente invaluable sostuvo el dirigente sandinista.

Agregó que vienen dispuestos a dar la vida para defender la paz, y la seguridad del prójimo.

“Tenemos hombres y mujeres en las instituciones de la policía (…) que su razón de ser al incorporarse, no es la búsqueda del oro, sino que la satisfacción de estarle brindando protección a las familias nicaragüenses”, señaló.

Hoy vamos a juramentar en nombre de ustedes, familias, campesinos, profesionales, en nombre del pueblo haciendo honor al General Benjamín Zeledón, expresó el Comandante Ortega.

Recuerda lucha contra intervencionismo

Daniel recordó que “en nuestra historia tenemos una primera etapa en donde los generales que hicieron resistencia a la colonización tenían el grado, tenían el rango, tenían la jerarquía honrosa de caciques. Ahí el Cacique Diriangén, con otros caciques enfrentaron, resistieron y dieron la vida defendiendo la tierra que les pertenecía a las comunidades y a los pueblos originarios”.

El Comandante Ortega agregó que “la segunda etapa de enfrentamiento ante los invasores fue en eso que conocemos todos desde niños en la escuela, la Guerra Nacional, donde al final, unidos los nicaragüenses y encabezados por el General José Dolores Estrada, Héroe Nacional, enfrentaron a los invasores yanquis que encabezaba William Walker y que se había nombrado presidente de Nicaragua. Pero los invasores fueron derrotados.

“Y fue una Guerra Nacional, incluso Centroamericana, porque estaban claros los otros países centroamericanos que se derrotaba a los invasores aquí en Nicaragua o de lo contrario iban a ocupar toda Centroamérica. Y luego irían sobre México porque la visión que tenía Walker era la de avanzar hacia los Estados Unidos de Norteamérica. Esa fue nuestra primera Guerra Nacional, ya liberados del tutelaje del colonialismo español, y era Nicaragua que estaba forjando su independencia en medio de grandes contradicciones la que fue ocupada por los invasores. Segunda gran batalla por la unidad nacional, por la soberanía de la patria, estamos hablando de los años 1854, 1855, 1856.

Significó que nuestro pueblo «no se acobardó frente a la técnica militar muy superior que traían los que llegaron a ocupar nuestro país, al grado de nombrarse presidente William Walker y ser reconocido por el Gobierno de los Estados Unidos de esa época. Pero aquí el pueblo, con una población bien pequeña, se dio a la unidad. Y a esta unidad se incorporaron los Indios Flecheros de Matagalpa. Fue una lucha nacional y centroamericana hasta que fueron derrotados los invasores yanquis”.

Daniel dijo además que “luego viene la gesta heroica de quien nos honra, y ahí ustedes jóvenes graduados le dedican su promoción. El Apóstol de la Libertad. Así lo llamó nuestro General Sandino. Y este es el valor, la conciencia, el amor a la patria del General Benjamín Zeledón es realmente incomparable, invaluable. Es un poder que solamente lo da el verdadero amor a Dios que lleva a un patriota a dar la vida defendiendo la Patria”.

Destacó Ortega que “al General Benjamín Zeledón y quienes le acompañaron, les tocó enfrentar al Ejército de los Estados Unidos de Norteamérica. Cualquier hubiera dicho, eso es una locura, los van a exterminar, pero Zeledón puso en primer lugar su compromiso con la soberanía de la patria, con la integridad de la patria, con su propia integridad y dignidad como ciudadano nicaragüense. Y por eso cuando los coroneles yanquis lo cercaban y mandaban delegaciones a parlamentar con él, y le decían que se rindiera, él respondía que estaba para defender su patria, que ellos estaban mancillando nuestro territorio, estaban invadiendo nuestro territorio y decía con toda claridad que estaba dispuesto a ofrendar su vida antes que rendirse. Y lo escribió en carta a su esposa, en esas condiciones de combate, cercado, escribió despidiéndose de su esposa, de sus hijos, y explicándoles el por qué tenía que defender la tierra en que él había nacido, la tierra en que sus hijos, su familia, habían nacido y crecido. Su Patria, Nicaragua.”

“Ahí fue donde luego se produce su tránsito hacia la inmortalidad para entregar su vida defendiendo la dignidad de Nicaragua. Donde nuestro General Sandino, que era un muchacho, está viendo lo que está aconteciendo, y eso fue suficiente para que él asumiera el compromiso, en ese momento cuando ve cómo andan arrastrando a Zeledón por todos lados para que el pueblo se atemorice. Cuando lo ve pasar, le produjo indignación y le levantó un sentimiento en contra de los invasores, y eso explica por qué, cuando él escribe de Zeledón, lo define como el Apóstol de la Libertad”, señaló.

“Por eso es que Sandino después, en la otra etapa de enfrentamiento contra las tropas norteamericanas, cada vez que le mandaban notas, diciéndole que se rindiera, decía, yo no me vendo ni me rindo jamás, porque yo quiero Patria Libre o Morir. Cuánto valor, cuánta dignidad, simplemente porque se trataba de defender la casa de los nicaragüenses, de defender el hogar de los nicaragüenses, a las familias nicaragüenses, de quienes venían a querer convertirnos en esclavos. Es una muestra de dignidad, de patriotismo, que explica por qué, luego, con el paso del tiempo, se logra, finalmente, alcanzar una gran victoria revolucionaria en nuestro país, en el año 1979, y de ahí en ese momento, surgió la Policía Nacional. Se organizó el Ejército. Se organizaron las instituciones formadas por jóvenes, que venían batallando contra las tropas que los yanquis tenían aquí en Nicaragua a través de la Guardia Nacional encabezada por Somoza.”

Policía Nacional ratifica obediencia y lealtad

La Policía Nacional reafirmó la lealtad y obediencia al Presidente Daniel Ortega y reiteró la disposición de continuar trabajando para fortalecer la seguridad de las familias nicaragüenses.

El jefe de la Policía Nacional, Primer Comisionado, Francisco Javier Díaz, sostuvo que esa institución se mantiene firme, cohesionada y trabajando por la paz.

“Con estos nuevos oficiales que hoy se gradúan le decimos a nuestro pueblo que su Policía se mantiene firme, cohesionada, trabajando por la paz, la seguridad y defendiendo el orden constitucional, expresamos nuestro aprecio y felicitaciones a los familiares de los nuevos oficiales, en nombre de la Policía Nacional deseamos a las familias nicaragüenses una feliz Navidad y un próspero Año Nuevo”, expresó.

Díaz Madriz recordó la lucha de Héroe Benjamín Zeledón, contra el intervencionismo yanqui en nuestro país.

Benjamín Zeledón, gran patriota soldado valiente su heroico sacrificio en aras de la soberanía nacional no será olvidado, porque su recuerdo vive en todos los hijos de Nicaragua, expresó el jefe policial.

Dijo que los graduandos desarrollaron capacidades de dominio de tácticas y técnicas policiales para cumplir la misión constitucional de prevenir, conseguir e investigar los delitos, faltas penales, accidentes de tránsito, así como la captura de los delincuentes.

Agregó que asumirán con entusiasmo y compromiso la protección de las personas, familias y comunidades; la preservación y defensa de esta paz que hoy se goza contribuyendo al fortalecimiento de la estrategia del muro de contención, combatiendo el narcotráfico y crimen organizado y la trata de personas.

El primer expediente le correspondió a inspector Néstor Antony Arancibia, del departamento de Matagalpa; el segundo expediente fue para el inspector Santos Gómez López del departamento de Madriz; el tercer expediente fue para la inspectora, Sandra Dinora López Cortés, del departamento de Nueva Segovia.

Las palabras de agradecimiento estuvieron a cargo del primer expediente.

Durante su intervención, Arancibia recordó la intentona golpista del año 2018.

“Durante estos cuatro años vivimos diversas situaciones como el fallido intento de golpe de Estado en el año 2018, por malos hijos de nuestra patria, peleles del imperialismo norteamericano que atentaron contra la paz y la estabilidad de nuestro país, torturaron y asesinaron a hermanos nicaragüenses, destruyeron bienes del Estado, Centros de Salud, parques, escuelas, edificios públicos, unidades de transporte colectivo y vehículos particulares”, dijo

Agregó que estos abominables actos de vandalismo nos enseñaron que debemos estar alerta para defender las familias nicaragüenses.

También presidieron el acto la vicepresidenta Rosario Murillo, Francisco Díaz, el Jefe del Ejército General Julio César Avilés, Luis Cañas, viceministro de Gobernación, los comisionados generales Ramón Avellán y Adolfo Marenco, el Canciller Denis Moncada Colindres, Wendy Morales, Procuradora General de la República (PGR), alcaldesa Reyna Rueda, familiares de policías graduandos, entre otros invitados.

También estuvieron presentes el Comisionado General Aldo Sáenz Ulloa, subdirector general de la Policía Nacional; el Comisionado General Jaime Antonio Vanegas Vega, subdirector general de la Policía Nacional; Julio González Sandoval, Fiscal General Adjunto del Ministerio Público; miembros del Consejo Nacional de la Policía; miembros de la Comandancia General y del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; José Mejía García, presidenta del Consejo Superior de la Contraloría General de la República; Darling Carolina Ríos, procuradora para la defensa de los derechos humanos; el secretario general del Consejo Nacional de Universidades; miembros del gabinete del gobierno; agregados militares, navales y aéreos acreditados en el país; familiares de los oficiales de policía graduandos; miembros del consejo de dirección y personal docente de la Academia de Policía.





Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.