Graves incidentes en Guatemala Ciudad de Guatemala. Agencias

Graves incidentes en Guatemala Ciudad de Guatemala. Agencias
Compartir vía:

Cientos de manifestantes tomaron este sábado por menos de media hora el Congreso de Guatemala, prendieron fuego a varias de sus ventanas y destrozaron mobiliario.

Rompiendo las puertas de ingreso y algunas ventanas, los manifestantes lograron entrar en la sede del Legislativo, lanzando antorchas de fuego al interior, sin la presencia de los diputados dentro de las instalaciones, donde causaron diversos destrozos antes de ser desalojados, al cabo de unos minutos, por la acción de efectivos de la policía.

El presidente Alejandro Giammattei prometió castigo para los responsables de la irrupción en la sede del Legislativo. “Reitero que se tiene el derecho de manifestar conforme la ley. Pero tampoco podemos permitir que se vandalice la propiedad pública o privada. Al que se le compruebe su participación en estos hechos delictivos les caerá todo el peso de la ley”, escribió en su cuenta de Twitter.

Cerca del Congreso, en la Plaza de la Constitución, en el centro histórico de la capital, miles de personas se manifestaban contra el presupuesto. Ahí la policía antimotines accionó bombas lacrimógenas.

Pancartas, telas, carteles y muchas banderas nacionales colorearon la tarde en medio de consignas como “El pueblo presente, no tiene Presidente”, “Veto al Presupuesto”, “Saqueadores, fuera” y “Es hora que nos escuchen”, entre otras.

Familias enteras se sumaron a la convocatoria, que tuvo un respaldo multitudinario de la Asociación de Estudiantes Universitarios de la San Carlos, quienes desfilaron en bloque por la céntrica Sexta avenida de la zona 1, pasando por el Congreso, hasta llegar a la Plaza.

En Huehuetenango, la tercera ciudad más importante del país, durante la manifestación de este 21 de noviembre se reportaron daños en la Municipalidad, en el juzgado de tránsito, pintas en el edificio, el mapa en relieve, la fuente, gobernación y tres patrullas.

La toma del Congreso se lleva a cabo en el marco de una convocatoria masiva este sábado para manifestarse en contra del Gobierno del presidente, Alejandro Giammattei, tras la aprobación el pasado miércoles del presupuesto para 2021, el mayor en la historia del país.

Las manifestaciones de la capital fueron duramente reprimidas por la policía guatemalteca con golpes, bombas lagrimógenas y balas de goma. Los manifestantes denunciaron que al menos un joven fue gravemente herido y que hay decenas de detenidos. La Policía admitió que detuvo a 33 personas, incluyendo dos adolescentes. Los otros 31 tienen edades que oscilan entre los 19 y los 50 años.

La gota que derramó el vaso

La madrugada del miércoles pasado, el congreso de Guatemala –en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines– aprobó un presupuesto general de 99 mil 200 millones de quetzales para 2021, 12 mil 700 millones de dólares, de los cuales 200 millones de quetzales (26 millones de dólares) serán usados para el funcionamiento del propio congreso.

El presupuesto, apenas discutido por los legisladores, fue aprobado mediante una moción de urgencia nacional y con una sustancial reducción de fondos para educación, salud y lucha contra la desnutrición, entre otros tijeretazos.

Sin embargo, la mayoría de fondos están dirigidos a infraestructura con empresarios y deja de lado el combate a la pobreza y la desnutrición infantil, que afecta a casi el 50% de los niños menores de cinco años.

Guatemala es uno de los países más pobres de América y donde se registra la más elevada desnutrición infantil, algo que recientemente el Presidente Giammattei negó y aseguró que había descendido en su gobierno de once meses.

Los diputados eliminaron del presupuesto casi 26 millones de dólares que estaban destinados a los programas contra la desnutrición infantil en Guatemala. Además, aprobaron un nuevo préstamo 428 millones de dólares para financiar el déficit fiscal.

Adicionalmente, el Congreso aprobó préstamos por más de 3,800 millones de dólares para atender la pandemia por el nuevo coronavirus, aunque solo se ha invertido menos del 15% de esos recursos.

Ante ello, la voz de indignación comenzó a surgir en distintos grupos sociales, que convocaron una manifestación para la tarde del sábado en la que pidieron la renuncia del mandatario.

Organizaciones sociales y estudiantiles; colectivos urbanos, analistas, autoridades religiosas y hasta el vicepresidente Guillermo Castillo pidieron a Giammattei vetar el decreto legislativo. La tarde del viernes, Giammattei realizó una comparecencia en la que defendió el presupuesto argumentando que representa un menor endeudamiento que el de 2020 y dijo que no lo vetará.

El vicepresidente del país, Guillermo Castillo, pidió al presidente que renuncien juntos por “el bien del país”. Castillo, quien está enfrentado a Giammattei desde el inicio de su gobierno, aseguró que le comentó al presidente que “las cosas no están bien” y admitió que no tiene una buena relación con el mandatario.

Castillo también dio un ultimátum al proponerle la renuncia ante el Congreso si no se corregía el rumbo.

Castillo y Giammattei han tenido diferencias, que salieron a la luz el 29 de mayo cuando el vicepresidente reveló en la prensa una conversación en la que le reclamaba tomar decisiones erróneas ante la pandemia por el Covid-19.

El manejo de la crisis por parte de Giammattei, un médico de 64 años, ha sido duramente criticado por la oposición política y sectores sociales que denuncian carencias en los hospitales y deficiencias para atender a los grupos afectados por los confinamientos.

Además de las protestas que ha generado, varias entidades económicas y analistas advierten que es un riesgo que un tercio del presupuesto sea financiado por deuda, como se propone.




Tras la represión policial, los manifestantes volvieron a la plaza al caer la noche del sábado

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *