Guatemaltecos viven un nuevo Holocausto en Estados Unidos

Ciudad Guatemala. Agencia Notimex. | 21 de Septiembre de 2008 a las 00:00
Los indocumentados en Estados Unidos padecen un nuevo "Holocausto" por el clima de terror e incertidumbre generado por las redadas y deportaciones, señaló el defensor de los derechos de los migrantes guatemaltecos, Roberto Penedo. El candidato a presidir el gubernamental Consejo Nacional de Atención al Migrante Guatemalteco (Conamigua) indicó en declaraciones a Notimex que "lo más grave de las redadas es el temor que provoca en los indocumentados". Se trata de millones de personas "que viven con zozobra, con miedo y con resentimiento, como lo tenían los judíos en la Segunda Guerra Mundial", acosados por los militares alemanes, aseveró. Apuntó que los indocumentados, que llegaron a Estados Unidos en un peligroso viaje en busca de mejores horizontes de vida, "salen a trabajar y no saben si van a regresar, si volverán a ver a sus seres queridos, pues si los capturan serán recluidos mientras son deportados". "De pronto están en un centro de detención en espera de la expulsión a su país de origen". Es decir, "caen en la boca del lobo y no saben cómo defenderse, como en el caso de los indocumentados guatemaltecos que no cuentan con una asesoría jurídica mínima que evitaría en 30 o 40 por ciento el número de expulsiones", añadió. Al final de cuentas son acciones legales, dijo Penedo, quien se ha comprometido a luchar contra la corrupción en los consulados de Guatemala en Estados Unidos y por la reforma migratoria integral ante el país del norte. "Así es la ley en Estados Unidos y si la ley manda que los indocumentados sean detenidos y deportados se tiene que cumplir. Por eso tenemos que presionar para cambiar la ley, pero mientras eso sucede deben parar las deportaciones", reconoció Penedo. Afirmó que mientras se gestiona la reforma migratoria con el nuevo gobierno de Estados Unidos -que sucederá al del presidente George W. Bush- es urgente la moratoria de las redadas y deportaciones masivas. El vocero de la Dirección General de Migración (DGM) de Guatemala, Donald González, dijo a Notimex que Estados Unidos ha expulsado, entre enero y el 19 de septiembre pasado por la vía aérea, a 19 mil 823 guatemaltecos indocumentados (17 mil 99 hombres, dos mil 96 mujeres y 628 menores). El total de expulsados en 2007 fue de 23 mil 62, el del 2006 se ubicó en 18 mil 305. En 2005, la cifra llegó a 11 mil 512 y en el 2004 a siete mil 29. Se estima que a fines de este año el número de deportados desde Estados Unidos ascenderá al menos a 25 mil personas. Datos de la Organización Internacional para las Migraciones establecen que en Estados Unidos viven 1.3 millones de guatemaltecos, la mayoría -alrededor del 70 por ciento- en condición de indocumentados. Los guatemaltecos que laboran en Estados Unidos enviaron el año pasado en remesas monetarias por cuatro mil 129 millones de dólares, un monto que no se había alcanzado antes. Los ingresos por este concepto también se mantienen en alza desde 2000. Penedo aseveró que "la revisión administrativa" o moratoria de las redadas y deportaciones depende de la "benevolencia" del presidente Bush, quien en las actuales circunstancias, en especial por estar al fin de su segundo mandato, decidiría el cese de las repatriaciones. Por eso -dijo el guatemalteco con 23 años de residir en Estados Unidos- la gestión se puede encaminar por la vía diplomática y de cabildeo político, pero la solicitud para una moratoria de las deportaciones tiene que presentarla el presidente Alvaro Colom a Bush. Consideró que no hay otra manera de tener éxito, aunque subirían de manera significativa las posibilidades si la petición a Bush la presentarán en bloque los presidentes de México, Centroamérica y de los países latinoamericanos involucrados en el tema de los indocumentados. "Es el momento para pedir la moratoria o suspensión administrativa de las deportaciones porque estamos en un periodo electoral. Bush podría otorgarlo por un plazo corto, en lo que se hace un plan más específico para la problemática" como la reforma migratoria integral", opinó. El Congreso Nacional, que aprobó el 10 de octubre de 2007 la ley que creó el Conamigua, está por designar al secretario ejecutivo de la dependencia que se encargará de velar por los inmigrantes guatemaltecos en el mundo, sobre todo de los que están Estados Unidos. Penedo, quien se considera el candidato más idóneo para encabezar el Conamigua, se enfrenta a cuatro aspirantes al cargo, entre los que figuran un alto funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores, la subprocuradora de los Derechos Humanos y un jurista allegado al gobierno. Indicó que, de ser nombrado titular del Conamigua -dependencia en plena formación-, dará prioridad a transparentar el trabajo de los 11 consulados guatemaltecos en Estados Unidos, que tienen denuncias de corrupción y malos tratos contra los usuarios. "Hay ineficiencia, prepotencia, corrupción inclusive. Los connacionales se merecen una mejor atención", dijo Penedo, quien ofreció "una gestión transparente" del presupuesto anual de 2.7 de millones de que se otorgará a la dependencia. Otra de las medidas "para ordenar la casa" prometidas por el candidato a la secretaría ejecutiva del Conamigua será determinar la verdadera representatividad de las presuntas organizaciones defensoras de los migrantes guatemaltecos en Estados Unidos. "La mayoría son organizaciones de papel, que no representan a nadie, tal vez a unas docena de familiares, amigos y conocidos. Por eso vamos a determinar su representación y ayudarlos para que logren su personería jurídica en esa función, tanto en Estados Unidos como en Guatemala", apuntó.