Protestan en Brasil por ley usada contra opositores a Bolsonaro Brasilia. Prensa Latina

Compartir vía:

Al menos tres partidos políticos en Brasil presentaron en la Corte Suprema una acción por violaciones de la Ley de Seguridad Nacional (LSN), utilizada para criminalizar manifestaciones contra el presidente Jair Bolsonaro, confirmaron este viernes círculos judiciales.

Los partidos de los Trabajadores (PT), Socialismo y Libertad (PSOL) y Comunista de Brasil (PCdoB) afirman en su demanda que la LSN concibe transgresiones de la Constitución de la República de 1988, por lo cual no puede ser reconocida en varios de sus puntos como estatutaria.

Alertan que el reciente uso de esta legislación deja en claro su espíritu autoritario, derivado de su propia creación en tiempos de la dictadura militar (1964-1985).

Lo cual, precisan, ‘no está en consonancia con la libertad de expresión y opinión garantizada en el actual paradigma constitucional brasileño’.

Por último, las organizaciones políticas también cuestionan la competencia atribuida por la LSN a la Justicia Militar y a las autoridades castrenses para procesar y juzgar a ciudadanos civiles por la posible comisión de delitos previstos en dicha ley.

‘Disposición que tampoco representa un legado autoritario del régimen militar brasileño y no tiene marco en la Constitución Federal de 1988’, remarcan.

La acción fue entregada al ministro Gilmar Mendes, ponente en el Supremo Tribunal Federal de otros dos llamados Argumento de Incumplimiento de Precepto Fundamental (ADPF, siglas en portugués) sobre el mismo tema, pero todavía no hay fecha para el juicio.

Recientemente se entregó en el juzgado superior otra solicitud contra la LSN formulada por el diputado José Guimarães, del PT y líder de la minoría en la cámara.

Guimarães puso la denuncia penal contra el ministro de Justicia André Mendonça, responsable de utilizar la ley para solicitar investigaciones contra opositores al jefe de Estado.

Arguyó que Mendonça puede haber atacado la libertad de expresión, porque ‘ha estado utilizando su oficina para intimidar a las críticas contra la gestión del Gobierno de Jair Bolsonaro ante la pandemia’ de Covid-19.

Con más de 300 mil muertos en Brasil por el patógeno y el colapso en los hospitales, el exmilitar gobernante parecer no estar persuadido de cambiar su postura ante el avance del coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19.

‘¿Debo cambiar mi discurso? ¿Hacerme más maleable? ¿Debo ceder, hacer lo mismo que hace la gran mayoría? Si me convencen de lo contrario, lo haré. Pero aún no me han convencido. Debemos luchar contra el virus, no contra el presidente’, subrayó el mandatario ultraderechista.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *