Occidente siembra la idea de una guerra mundial inminente Moscú. Por Vladimir Kornilov (*), Ria Novosti

Occidente siembra la idea de una guerra mundial inminente Moscú. Por Vladimir Kornilov (*), Ria Novosti

“La Tercera Guerra Mundial comenzará el 18 de junio de 2024”: tal predicción la difundieron el otro día muchos medios de comunicación occidentales, refiriéndose a otra profecía del próximo “nuevo Nostradamus”. En principio, nada inusual –en todo momento hay tales predicciones de varios falsos profetas. Y últimamente hemos oído hablar mucho de la amenaza de una guerra mundial.

Pero hay una diferencia esencial entre los días de hoy y los anteriores: si antes las discusiones sobre la Tercera Guerra Mundial se presentaban como una amenaza, ahora cada vez más a menudo este tema se discute de manera casual, como algo trivial, inevitable, desagradable, pero en general un fenómeno tolerable.

Es decir, a los burgueses occidentales se les mete activamente en la cabeza la idea de que es necesario prepararse de antemano para un conflicto mundial, sin el cual no hay manera de prescindir. Y probablemente no sea una coincidencia que la siguiente predicción sobre la fecha de la guerra coincidiera con un llamamiento bastante ordinario de la página web del gobierno británico a sus ciudadanos para que se aprovisionaran por adelantado de comida enlatada, velas y pilas “en caso de emergencia”. Esta es la nueva normalidad en Occidente.

Donald Trump, hablando en un mitin de campaña el otro día, dijo que “podríamos muy bien estar sumidos en la Tercera Guerra Mundial en los próximos cinco meses”. Bueno, lo que intenta decir es que hay que evitarlo y no permitir una nueva escalada.

Sin embargo, muchas declaraciones y artículos de la opinión pública occidental se reducen precisamente a la imposición de la opinión de que, de todos modos, nunca llegaremos a ninguna parte de un conflicto mundial.

A modo de ilustración, los conservadores británicos, tras anunciar las elecciones parlamentarias, lanzaron inmediatamente una campaña electoral del miedo, demostrando que se las arreglarán mejor que los laboristas cuando estalle (ni siquiera si estalla) una guerra mundial.

Por ejemplo, el siguiente titular de The Daily Telegraph: “Estas podrían ser las últimas elecciones antes de la próxima guerra mundial”. A los británicos se les dice durante el desayuno que la guerra es un hecho. La única cuestión es el momento. En las cadenas de televisión del Reino Unido, expertos de diversas tendencias debaten la probabilidad de un enfrentamiento militar directo con Rusia. Y algunos lo piden abiertamente.

¿No es una locura el reciente llamamiento del ex secretario general de la OTAN y primer ministro danés, Anders Rasmussen, a “desafiar a Putin” y empezar a derribar misiles rusos sobre Ucrania directamente desde el territorio de los países de la OTAN?

No es de extrañar que esta idea descabellada fuera recogida inmediatamente por el jefe del régimen ucraniano, Volodymyr Zelensky, que lleva mucho tiempo soñando con arrastrar a los países occidentales a un combate directo con Rusia. Y el primero en responder oficialmente fue el Ministerio de Asuntos Exteriores polaco, que dijo con semblante serio que estaba “considerando esta cuestión”. Hasta aquí el camino hacia la Tercera Guerra Mundial.

Por supuesto, todo este razonamiento regular repercute en la opinión pública. Hace cinco años, el 27% de los británicos consideraba improbable que estallara una nueva guerra mundial en los próximos 20 años, pero ahora sólo lo cree el 16%. Más de la mitad (53%) de los británicos cree que se iniciará un conflicto mundial en los próximos cinco a diez años. Además, el 80% está seguro de que en ese caso habrá que entrar en guerra con Rusia, y el 64% – con China.

Los estadounidenses confían aún más en el estallido inminente de una guerra mundial: el 61%. Sin embargo, evalúan las posibilidades de guerra con Rusia y China más o menos por igual (72% y 69% respectivamente). Además, menos de la mitad de los ciudadanos estadounidenses (45%) cree en la victoria de la coalición occidental contra la Rusia unida y China.

Para que la guerra mundial sea aún más común, algunos medios de comunicación occidentales ya han empezado a promover la idea de que ya está en marcha. Por ejemplo, The Hill echa espuma por la boca para demostrar que Joe Biden “ya está perdiendo la tercera guerra mundial”.

Esto lleva al ciudadano medio a formarse una opinión tajante: “Como la guerra mundial ya está en marcha, y apenas he sentido las consecuencias, no es tan mala como nos dijeron que sería. Basta con comprar un par de latas y pilas por si acaso, y no tendremos ningún problema”.

No es de extrañar que un importante grupo de científicos, politólogos y expertos europeos haya hecho recientemente un llamamiento en las páginas de la prensa italiana para que se inicien urgentemente conversaciones de paz con Rusia sobre Ucrania, a la vista de los esbozos cada vez más claros de una catástrofe inminente. Los profesores escriben sobre el riesgo increíblemente alto de hostilidades entre Rusia y la OTAN con el uso de armas nucleares.

Es decir, no todos en Europa, como Rasmussen, están dispuestos a “enfrentarse a Rusia en su momento de mayor debilidad”, poniendo a prueba nuestra capacidad y disposición para repeler la agresión. Esto sería alentador si las raras voces de sentido común no se ahogaran en la corriente de la promoción diaria de la confrontación armada e ideológica.

Cuanto más se asusta a los occidentales con una guerra mundial, más se acostumbran a la idea de su inevitabilidad, y mayor es el riesgo de que alguien en Occidente haga un movimiento aventurado (como “¡vamos a llamar al farol del Kremlin!”), seguido de catástrofe.

(*) Vladimir Kornilov politólogo, historiador, periodista y figura pública ucraniano y ruso. Fue director de la rama ucraniana del Instituto de los Países de la CEI en Kiev y director del Centro de Estudios Euroasiáticos de La Haya (Países Bajos). Reside en Moscú desde 2013 y en septiembre de 2019 recibió la ciudadanía de la Federación de Rusia.