A Carlos Arroyo Pineda no se le llora… ¡se le se le rinde homenaje!

A Carlos Arroyo Pineda no se le llora… ¡se le se le rinde homenaje!
Compartir vía:

Carlos Arroyo Pineda nace en la ciudad de Matagalpa un 8 de Enero de 1953 en el seno de una familia libero-conservadora formada por el Dr. Carlos Arroyo Buitrago reconocido político liberal independiente (anti somocista) de ascendencia leonesa y Doña Norma Pineda Zamora ama de casa y comerciante de origen matagalpino. Carlos es el tercer hijo del matrimonio Arroyo-Pineda siendo el mayor de los varones de la familia.

Desde muy temprana edad Carlos Francisco Arroyo Pineda se perfila en el seno de la familia, en su comunidad y en su ámbito de estudio como un joven amable, respetuoso y educado ganándose el cariño así y la admiración de todos por sus dotes de excelente estudiante y compañero ya que sus altos grados de sensibilidad social y solidaridad hacia los demás siempre fue una constante a lo largo de su vida.

Carlos realiza sus estudios de primaria en el Colegio San Luis Gonzaga y la secundaria en el Instituto Nacional del Norte “Eliseo Picado” de su ciudad natal Matagalpa destacándose por su excelencia académica en ambas etapas y gana varios certámenes literarios habiendo heredado el don de la oratoria de su padre el Dr. Carlos Arroyo Buitrago así como de su intelectualidad y amor por la letras. La música fue parte de su pasión por la cultura llegando a ejecutar la guitarra y el piano de manera autodidacta.

Fueron esas virtudes de sensibilidad humana y su sentido de justicia social despertaron en Carlos Arroyo Pineda el rechazo y la censura hacia la situación de represión indiscriminada imperante en esos años de la dictadura Somocista y que sumado a la persecución que llegó hasta el intento de asesinato de su padre el Dr. Arroyo Buitrago por parte de un sicario de la dictadura lo que definieron decididamente su integración a los movimientos estudiantiles de finales de la década del 60 y comienzos de los años 70.

Concluyendo el bachillerato Carlos Arroyo Pineda se traslada a estudiar derecho en la UNAN de la ciudad universitaria León en 1971 donde comienza a ejercer liderazgo universitario organizándose en el CUUN – FER hasta llegar a ser posteriormente uno de sus mejores y más astutos dirigentes. Las exigencias del momento obligan a Carlos a la entrega total en el cumplimiento de sus responsabilidades al frente de la organización política universitaria y se convierte en uno de los mejores oradores y agitadores políticos universitarios de ese entonces ganándose el respeto y la autoridad de toda esa comunidad. Por su férrea disciplina y su alto sentido de la responsabilidad Carlos es captado por el FSLN y pasa a militar en dicha organización a la que se entrega de alma, vida y corazón.

Carlos Arroyo Pineda en el dormitorio de la Universidad de Chile, 1973

En 1972 viaja a Santiago de Chile a estudiar Ciencias Políticas y Sociales estando el gobierno socialista de la Unidad Popular con Salvador Allende en el poder. Forma parte de una célula de representantes del FSLN en ese país denunciando las aberraciones de la dictadura de Somoza y organizando a los demás estudiantes Nicaragüenses en Chile. Se da el golpe militar contra Allende en 1973 y se ve obligado a regresar a Nicaragua a continuar trabajando dentro de las estructuras del FSLN en la UNAN de León. La experiencia vivida del golpe en Chile refuerza su compromiso de lucha y su participación se ve enriquecida y fortalecida al haber sido testigo fiel de esa triste página de la historia donde la hienas y lacayos del imperialismo norteamericano con el chacal de Pinochet al frente, hicieron fracasar el proceso hacia el socialismo en ese país hermano.

Su entrega a tiempo completo a las actividades políticas organizativas en la UNAN-LEÓN lo lleva a asumir la condición de semi-clandestino lo cual desata por la parte de la OSN (Oficina de Seguridad Nacional de Somoza) el asedio y la persecución constante de sus agentes hasta llevarlo a Corte Militar en 1975 por los sucesos de la casa de Chema Castillo de 1974 donde es acusado por Sandino-comunista sin mayores pruebas y sale libre.

Carlos Arroyo Pineda fortalece su compromiso político-militar dentro del FSLN y forma parte de la “escuelita” en occidente donde se le daba instrucción militar a compañeros cuadros candidatos a irse a la clandestinidad a la que pasa a formar parte Carlos formalmente en abril de 1976.

Por las cualidades necesarias y las rigurosas exigencias de disciplina, lealtad, entrega sin reservas, valentía, coraje y preparación político-militar Carlos Arroyo Pineda es nombrado suplente ante la dirección nacional del FSLN en la clandestinidad del comandante Pedro Arauz Palacios (Federico) con quien estrechó profundos vínculos fraternales dentro de las estructuras de la guerrilla urbana quien lo nombra responsable de redes de casas de seguridad a nivel de Managua, asumiendo todos los retos que eso implicaba.

El incremento del accionar del FSLN en el campo y la ciudad llevo a desatar todo un operativo por parte de la Guardia somocista en los barrios orientales de la capital donde Carlos y otros compañeros se encontraban clandestinos en casas de seguridad. Saliendo de esa zona en un vehículo, cuando viajaba con el compañero Róger Luis Langrand, son detectados por la GN. Róger es abatido primero en un combate desigual contra los guardias que estaban en varios vehículos BECAT frente a Catastro. Carlos es herido en su pierna derecha y corre hacia el barrio San Luis, donde es copado por un nutrido número de guardias a quienes les presenta combate causándoles varias bajas con una granada de fragmentación.

Después de 45 minutos de combate es alcanzado por las ráfagas de la aviación, no sin antes haber lanzado su grito de guerra de ¡Patria Libre o Morir!, tras haber agotado hasta su último tiro por la liberación de Nicaragua el 17 de octubre de 1977.

Las palabras de su madre, doña Norma Pineda Zamora, ante la muerte de su hijo al cual le dio todo su apoyo en su lucha, todavía resuenan en las conciencias de los revolucionarios en Matagalpa:

A Carlos Arroyo Pineda no se le llora… ¡se le se le rinde homenaje!

¡Patria Libre o Morir!

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *