Cambiaremos o moriremos Por Evgeny Norin | Readovka, Rusia

Cambiaremos o moriremos Por Evgeny Norin | Readovka, Rusia
Compartir vía:

Durante la Primera Guerra Mundial, una persona que caminara por la Nevsky Prospect o paseara por la Puerta Roja de Moscú podría haber pensado que al país no le pasaba gran cosa. Los taxistas conducían, las tiendas trabajaban, la gente llevaba una vida normal. Se construyeron fábricas y universidades, la gente se intrigó, amó, nació y murió. Comían y bebían en exceso.

En 1917, el país se derrumbó, pasó por una guerra civil y se volvió a reconstruir, cambiando hasta quedar irreconocible. El público que asistió al Teatro Maly para ver “El mercader de Venecia” en octubre de 1916 difícilmente podría haber reflexionado sobre el hecho de que estaban terminando los últimos meses de lo que podría llamarse vida normal, y que en menos de seis meses estarían dentro de una trituradora de carne en funcionamiento que no se detendría hasta dentro de unos cuarenta años. Del mismo modo, en 1985, la gente que se reía de los chistes sobre secretarios generales decrépitos no tenía ni idea de que el Estado, aparentemente inamovible, se derrumbaría en seis años, aplastando con los escombros a los que no tuvieron tiempo de agacharse.

Ahora nos enfrentamos a un reto igualmente formidable.

Los acontecimientos de los últimos tres meses no tienen precedentes en nuestra memoria. Los efectos en la economía, producidos por las restricciones y confiscaciones que ya han tenido lugar, son comparables a un buen golpe nuclear –otra cosa es que estuviéramos bastante preparados para ello, pero el golpe aún no ha cesado. En la guerra no se conoce exactamente el nivel de bajas, pero no nos equivocaríamos si dijéramos que ésta es ya la peor guerra de Rusia desde la Gran Guerra Patria. Teniendo en cuenta las pérdidas acumuladas en el Donbass desde 2014, es sin duda la más grande y pesada. Y continúa. Y el enemigo no tiene intención de rendirse.

Peor aún: ahora planean destruirnos en general. Y nos golpearán hasta el final, para que nunca nos levantemos. Las tareas ya han sido esbozadas claramente y sin ambigüedades de una u otra forma: socavar el potencial militar, científico y económico, excluir del mundo a Rusia, crear un gueto con nosotros dentro. Esto es un hecho muy malo, pero es real y si sólo dices “Tíos, no machaquen”, los tíos dirán exactamente una cosa: “hurra, han reventado, hay que acabar con ellos”.

Ganar, preservarse, resistir

Hemos llegado al límite. Rusia no sólo está en guerra, sino que el enemigo dispone de unos recursos mucho mayores. Por supuesto, el enemigo no es Ucrania, Ucrania es una fuente de carne de cañón, encubridora del verdadero adversario.

Y sólo hay una manera de que Rusia haga frente a este adversario: no sólo ganar, sino simplemente preservarse, resistir.

Y sólo hay una manera de que Rusia haga frente a este adversario: no sólo ganar, sino simplemente preservarse, resistir. Tendremos que ser más eficaces que el enemigo. Más flexibles. Más ágiles. Más capaces de anticipar el comportamiento del enemigo, más capaces de prever las consecuencias de nuestros propios movimientos. No podemos permitirnos los errores que se pueden cometer en Europa, en Estados Unidos, que incluso se pueden cometer en China.

Rusia es una superpotencia, pero con una gran salvedad. Es la superpotencia con menos recursos que existe. Estamos en las grandes ligas, pero con el banquillo más corto. Somos los menos favorecidos en cualquier lucha, no somos los favoritos en ningún encuentro. Tenemos menos gente, menos dinero, menos tropas y menos influencia en el mundo que cualquier otra superpotencia.

Así que tenemos que aprovechar al máximo lo que tenemos.

Pero esa no es la situación actual. Ahora estamos cometiendo errores que le están costando caro a todo el país. Tardamos mucho tiempo antes de empezar a hacer algo, y a menudo lo hacemos demasiado tarde. Esto es cierto en el caso de la industria: incluso la localización de los motores para los helicópteros de combate se retrasó hasta el último momento, mientras que muchos artículos, incluidos los equipos complejos para la producción de petróleo, todavía no están localizados. Se trata de soluciones para las fuerzas armadas: todavía tenemos suficientes “expertos” que explican que los vehículos aéreos no tripulados y las bombas aéreas “inteligentes” no son realmente necesarios

Se trata de la visión del mundo en general: parece que la oleada de confiscaciones de propiedades a los oligarcas rusos y la congelación de las reservas de divisas sorprendió a muchos. “No puede ser que…” Somos conscientes de las tendencias existentes hasta el momento en que empiezan a golpearnos de frente.

Urgen reformas de fondo

Para convertirnos en una sociedad con mejores resultados, necesitamos reformas.

Es necesaria una renovación muy seria del personal en todos los diferentes niveles de la dirección del país.

Necesitamos ascensores sociales que funcionen.

Necesitamos menos regulación y más libertad para las iniciativas locales.

Necesitamos una revisión completa de las relaciones entre las autoridades y las empresas; entre las autoridades y la sociedad; entre la capital y las regiones.

Revisión completa de las relaciones dentro de la sociedad: de las personas entre sí.

Las prohibiciones y los bloqueos se han convertido en una forma casi universal de las autoridades rusas de hacer frente a cualquier amenaza. Pero las prohibiciones no pueden ganar la lucha, y las prohibiciones no crean un futuro.

Sin embargo, en este camino, el reto no es menos desalentador. Hay que reformar el país en medio de una guerra continua, evitando al mismo tiempo que el caos y los cambios se salgan de control.

Gorbachov destruyó accidentalmente la URSS exactamente de esta manera: se llevaron a cabo reformas bien intencionadas sin entender claramente cómo iban a funcionar y qué consecuencias tendrían. Como resultado, el régimen soviético desapareció y el país, que había sido construido durante siglos, se derrumbó en cuestión de años. Ahora tendremos que ser más inteligentes y mostrar más fuerza de voluntad, determinación y flexibilidad mental.

Rusia debe cambiar muy seriamente desde dentro.

Si no, estamos acabados.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.