¿Cómo Rusia y Polonia han elegido caminos diferentes? Por Kirill Gromov | Readovka, Rusia

¿Cómo Rusia y Polonia han elegido caminos diferentes? Por Kirill Gromov | Readovka, Rusia
Compartir vía:

Las relaciones entre Polonia y Rusia siempre han sido complicadas. Las dos naciones eslavas orientales han convivido desde tiempos inmemoriales: los príncipes rusos han entregado sistemáticamente a sus hijas en matrimonio a príncipes polacos y han casado a sus hijos mayores con nobles polacas. Readovka cuenta cómo se llegó a que a nuestros vecinos más cercanos no les gusten los rusos.

En la historia de la Rusia moderna las relaciones tampoco han sido fáciles; lo más destacado que nos viene a la mente cuando se habla de Polonia-Rusia es la tragedia que le ocurrió al ex presidente polaco Lech Kaczynski. El ex jefe de Estado murió el 10 de abril de 2010 en un accidente aéreo cerca de Smolensk (ciudad del oeste de Rusia, una de las más antiguas del país, mencionada por primera vez en las crónicas en el año 863). Las investigaciones sobre el caso siguen en curso: la parte polaca acusa a Rusia de causar la tragedia. Al parecer, los representantes de Varsovia siguen sin poder perdonar a Rusia por la muerte de su líder, aunque no se han encontrado pruebas de la culpabilidad rusa.

Tras el anuncio de una operación militar especial en Ucrania, la situación entre los países se complicó aún más. Polonia no se ha puesto del lado del pueblo hermano, sino de la “mano maestra” occidental. A cada uno lo suyo.

Motivo del conflicto entre Rusia y Polonia

La base del conflicto entre los dos pueblos hermanos se estableció ya en el siglo X en el plano de la religión. La religión parece haber dividido para siempre la relación entre los dos poderes. El príncipe Vladimir bautizó a Rusia en la ortodoxia y el príncipe polaco Mieszko I en el catolicismo, invitando a los obispos de Bohemia a hacerlo.

Esto creó un abismo entre los pueblos eslavos: los cristianos ortodoxos consideraban a los católicos como herejes y sodomitas con barba. Por su parte, los polacos empezaron a percibir a los rusos barbudos como bárbaros, ya que, en su opinión, estaban alejados de la cultura europea.

La batalla de Legnica (1241), 1353

Este conflicto fue introducido literalmente por los antiguos germanos, que en la segunda mitad del primer milenio comenzaron a desplazar activamente a las tribus eslavas de Alemania y a imponer por la fuerza el catolicismo.  Esencialmente, al abrazar la nueva fe, los polacos accedieron a trabajar por la civilización occidental, y los alemanes ganaron “perros fieles” que podían echarse encima de su enemigo, los rusos, en cualquier momento.

Con la invasión del kan mongol Batyi, Rusia quedó prácticamente arruinada, mientras que los polacos se libraron con muy poca sangre: solo algunas ciudades resultaron dañadas. Polonia tuvo así la oportunidad de ocupar el lugar de la antigua Rusia y unir a las naciones en torno a sí. La República no pudo realizar sus ambiciones: las diferencias culturales y el control total de Occidente se lo impidieron.

Expulsión de los polacos del Kremlin por parte de Pozharsky, 1612.

Sin embargo, en el siglo XV los polacos aún podían crear la Rzeczpospolita (un estado federal creado por la Unión del Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania en 1569 y abolido en 1795 con la división de sus tierras entre Rusia, Prusia y Austria), que abarcaba los territorios polacos, los Estados bálticos, Bielorrusia y la mayor parte de Ucrania. Cuando en el siglo XVII ha dejado de existir, la Rusia de Pedro El Grande se fortaleció y los ortodoxos se negaron a servir a los católicos. La palabra “bydlo” sigue existiendo en el mundo actual, y es la forma en que los polacos se referían a la población rusa (y ahora también es un término peyorativo que se aplica principalmente, pero no exclusivamente, a los estadounidenses blancos considerados groseros e ingenuos).

El Imperio Ruso y Polonia

Los historiadores coinciden en que los polacos aún no pueden perdonar a Rusia por no formar parte del imperio. Resulta aún más irónico si se tiene en cuenta el sufrimiento que causaron a nuestro país durante la Época de los Problemas (1598-1613), cuando intentaron poner al falso Dimitri en el trono ruso y arruinaron literalmente el país.

En el siglo XIX intentaron vengarse uniéndose a la invasión de Napoleón, por lo que pagaron: en 1813, alcanzando al emperador que huía de Rusia, los rusos ocuparon “el Ducado de Varsovia” y lo convirtieron en “Reino de Polonia”, uniéndose así definitivamente al Imperio Ruso.

El Gran Duque Konstantin Pavlovich en una revista de caballería en la Plaza Sajona de Varsovia, 1824.

Cabe señalar que los emperadores rusos eran aficionados a la cultura polaca, establecieron una universidad en Polonia y permitieron a sus súbditos entrar en la corte polaca. Todo esto enfureció a Polonia, porque cómo es que eran gobernados por “ganado”. Y todo ello a pesar de que los polacos, como parte del Imperio Ruso, mantuvieron su condición de Estado, su identidad y su patrimonio cultural.

Era de esperar que en 1830 los polacos se rebelaran y mataran a siete generales que habían jurado lealtad al emperador ruso. Otro levantamiento sacudió el país en 1863, pero sólo pudieron recuperar su independencia en 1917, tras la caída del Imperio ruso.

Cómo Polonia invadió Bielorrusia y Ucrania

Polonia decidió “agradecer” a Rusia su libertad librando una guerra de 1919 a 1921, cuando cruzó el Niemen e invadió las partes occidentales de Bielorrusia. En esos años, Bielorrusia y Lituania fueron sustituidas por la URSS lituano-bielorrusa.

Caballería polaca en la frontera con Lituania, 1919.

En este sentido, sólo el ejército incipiente (el Ejército Rojo) que se creó no pudo contraatacar adecuadamente. El 1 de marzo de 1919 se tomó Slonim, el 2 de marzo se tomó Pinsk, luego los polacos tomaron Novogrudok, Baranovichi y Vilna. Los polacos actuaron como lo hacen ahora los estadounidenses: dividir y conquistar.

Józef Piłsudski, el jefe del Estado polaco, llegó inmediatamente a Vilna y anunció que Polonia estaba dispuesta a concluir una unión con Lituania. No se iba a concluir con Bielorrusia. Los polacos ocuparon Molodechno y Slutsk, y en agosto ocuparon Minsk y Bobruisk.

En mayo, el ejército polaco fue reforzado por el ejército francés de 70,000 hombres de Haller. En junio de 1919, el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos e Italia “autorizaron” a los polacos a ocupar también Ucrania. Las tropas ocuparon la Galitzia Oriental hasta el río Zbruch y destruyeron la República Popular de Ucrania Occidental. Las negociaciones con los polacos no dieron resultado, y en 1920 siguieron adelante, capturando Mozyr y Kalinkovichi en Bielorrusia, y entrando en Kiev en Ucrania.

Una digna respuesta soviética

No fue hasta el verano de 1920 que el Ejército Rojo pudo frenar la embestida de las cacerolas y posteriormente hacerlas retroceder con varios golpes concentrados. Los historiadores están de acuerdo en que los bolcheviques cometieron un error importante en esta situación: el intento de Mijail Tukhachevsky de capturar Varsovia. Los polacos derrotaron al RKKA (Ejército Rojo Obrero y Campesino) y capturaron varias decenas de miles de prisioneros de guerra. La mayoría de ellos fueron enviados a campos de concentración, murieron de hambre y fueron asesinados.

Los comunistas antes de ser enviados al frente Polaco. 1920

La paz entre la URSS y Polonia no se concluyó hasta 1921. El tratado otorgó a Polonia vastas áreas de tierra al este de la línea Grodno – Jalowka – Nemirov. Esta línea fue trazada para los polacos en un mapa por el inglés Lord Curzon. El oeste de Ucrania, incluyendo Lutsk, Rivne, Ternopil y partes de otras provincias rusas también fueron cedidas al país. Los bielorrusos y ucranianos habían vivido en estas tierras durante siglos. Una parte se recuperó en 1939 con el Pacto Molotov-Ribbentrop, pero fue “una gota en el océano” en comparación con los territorios perdidos.

Protectorado soviético sobre Polonia

La herida abierta de Polonia fue el Pacto Molotov-Ribbentrop, en virtud del cual la URSS pudo recuperar territorios del imperio ruso. Este es un vivo ejemplo del doble rasero: ninguno de los polacos quiso recordar cómo en vísperas de 1939 ellos, junto con Alemania, destrozaron alegremente Checoslovaquia.

El plan de partición del Pacto Molotov-Ribbentrop

Durante la Gran Guerra Patriótica (Segunda Guerra Mundial), la URSS liberó a Polonia de los nazis y la dejó bajo su protectorado. El “líder del pueblo” Joseph Stalin hizo todo lo posible para mitigar las pérdidas del país durante la guerra: Prusia fue entregada a Polonia en el oeste, y 27 mil kilómetros cuadrados con una población de más de 1 millón de personas le fueron asignados por la URSS. La frontera estaba a 5-30 km al este de la línea de Kerzon, y en 1951 fue enderezada, pero los polacos no habían perdido nada.

En 1945 la URSS regaló a los hambrientos polacos 40 mil reses, 50 mil crías de ganado, 40 mil ovejas, 20 mil cerdos, 150 mil toneladas de harina, decenas de miles de toneladas de algodón y tejidos. En 1944-1945 los expertos militares soviéticos restauraron 16 mil pozos en Polonia, se curaron 3,5 mil enfermedades infecciosas, se restauraron 20 km de puentes y carreteras y se entregaron patatas, técnicas y ganado. También bajo el “sangriento régimen soviético”, el país tenía el tercer ejército más poderoso de los Estados miembros del Pacto de Varsovia.

Es probable que los agravios de la élite polaca no hayan terminado. Sus planes de crear su propio imperio a costa de Rusia, Ucrania y Bielorrusia siguen dando que hablar. Lo más probable es que Polonia quiera recuperar Ucrania Occidental, Lviv y Transcarpacia. Ahora han dejado de ocultar sus ambiciones y hablan abiertamente de sus reivindicaciones territoriales, sin olvidar plantear la cuestión de la devolución de la región de Kaliningrado, y quieren arrebatar a Bielorrusia la mitad de los territorios, empezando por Lutsk y terminando por Pinsk.

Perro de presa de la OTAN

En cuanto la URSS se desmoronó, los polacos se inclinaron ante Estados Unidos con la petición de entrar en la OTAN. Sin embargo, esto no ocurrió inmediatamente. No podían incumplir rápidamente la promesa hecha al líder soviético Mijail Gorbachov de no empujar a la OTAN hacia el este. Pero toda gota levanta una piedra: mientras que en 1996 sólo el 50% de los polacos apoyaba la idea de entrar en la OTAN, en 2007 esta cifra alcanzó el 78%. Según las últimas encuestas, casi el 90% de los polacos apoya ahora la OTAN.

El bloque del Atlántico Norte aceptó a Polonia en sus filas en 1999. Los polacos se jactan de haber accedido a “tecnología militar de vanguardia” y a pedidos de producción de armas. Pasan por alto a los nuevos invasores, los soldados de la OTAN, todo por la fantasía de vengarse de Rusia.

A lo largo de la historia, el papel de Polonia en Europa no ha cambiado: el país vuelve a ser utilizado como “perro de presa” que Occidente se complace en enfrentar al “oso ruso”. Y por eso la paz con este Estado está literalmente en la punta de las bayonetas rusas.

¿Qué es Polonia en el siglo XXI?

En el siglo 21 Polonia es un estado con un territorio de 312 mil kilómetros cuadrados. En 2021, la población de Polonia era de casi 38 millones de habitantes. En el territorio de Polonia viven polacos, selezianos, casubios, alemanes, ucranianos, bielorrusos, gitanos, rusos, estadounidenses y de otras nacionalidades. Al noreste, limita con la región de Kaliningrado y Lituania; al este, con Bielorrusia y Ucrania. Al sur, Eslovaquia y la República Checa, y finalmente, al oeste, Alemania.

El país no es en absoluto la última economía de Europa y está catalogado como mercado emergente. Algunos expertos consideran que Polonia es una economía desarrollada. El país produce carbón, gas, cobre, zinc, plomo, azufre y sal. Polonia exporta carne y leche, pero importa trigo y forraje. La ingeniería, la metalurgia y el textil están bien desarrollados.

La historia de las relaciones diplomáticas entre Rusia y Polonia es muy larga y espinosa. Es probable que los países puedan encontrar un consenso si cada uno sigue los intereses de su propio Estado en lugar de mirar en la boca de los “maestros” occidentales.

Readovka analizó quién está realmente interesado en maximizar la brecha entre Rusia y los países de Europa, así como el desarrollo del nacionalismo polaco y cómo esta ideología ha impregnado todos los ámbitos de la sociedad polaca, desde las organizaciones juveniles informales hasta las políticas públicas y la administración del Estado.

El nacionalismo en todos los niveles

Esta es una síntesis del desarrollo del nacionalismo polaco y cómo esta ideología ha impregnado todos los ámbitos de la sociedad polaca, desde las organizaciones juveniles informales hasta las políticas públicas y la administración del Estado.

El nacionalismo en Ucrania, que también tenía sus raíces históricas objetivas, no podría haber conducido por sí mismo a la creación de Ucrania como “Anti-Rusia” sin el constante alimento y cultivo por parte de los tecnólogos políticos occidentales.

El nacionalismo polaco, mucho más maduro y autosuficiente, que ha evolucionado a lo largo de varios siglos, podría permitir la creación de un verdadero bastión de rusofobia fuera de Polonia. Sobre todo porque el enfrentamiento entre Rusia y Polonia tiene una larga historia y la rusofobia polaca, de una u otra forma, es un fenómeno casi tradicional. Se puede decir que la mayoría de los polacos son nacionalistas en diversos grados: desde profesores universitarios, sacerdotes y abogados hasta trabajadores comunes de los suburbios urbanos y aficionados al fútbol.

En última instancia, esto no podía sino llevar a los nacionalistas al poder en el país. Sin embargo, la diversidad de corrientes, movimientos y partidos nacionalistas también ha condicionado sus diferentes puntos de vista sobre ciertos temas, incluido el enfrentamiento con Rusia en nombre de la defensa de los “valores democráticos de Occidente”, que no les son tan afines. Y, sobre todo, cuya defensa puede resultar a costa de los polacos, tanto financiera como humanamente.

Pero para evaluar en qué condiciones la sociedad polaca puede inclinarse por una u otra solución, es necesario entender por qué los polacos se han convertido en nacionalistas tan consecuentes, cómo se manifiesta el nacionalismo en ciertos grupos sociales y qué desacuerdos tienen en la cuestión de las relaciones con Rusia y Ucrania.

“La batalla de Grunwald”, del artista polaco Jan Matejko.

Desde la Edad Media, el nacionalismo polaco se había configurado en competencia con su vecino oriental, representado alternativamente por la antigua Rusia, el principado de Moscú, el Reino Ruso, el Imperio Ruso e incluso la URSS, que siempre fue percibida desde fuera estrictamente como una extensión de la Rusia histórica. Rusia y Polonia se enfrentaron en 20 guerras a lo largo de su historia, sin contar las 10 guerras con el Gran Ducado de Lituania, que en aquella época era un satélite del Estado polaco. Rusia sólo libró 12 guerras con su segundo “oponente” principal: Turquía. En tales circunstancias, la imagen de Rusia como destacado “enemigo exterior” no podía dejar de formar parte del mito nacional polaco.

El principal escenario de la confrontación fueron las antiguas tierras de la antigua Rusia, reclamadas por ambas potencias, es decir, los territorios de las actuales Ucrania y Bielorrusia, lo que tiene mucha resonancia en el momento actual. Sin embargo, a partir del siglo XVI se produjeron acontecimientos que fueron tanto un factor de la victoria rusa en esta lucha como la base del tipo de nacionalismo polaco que todavía existe hoy.

Atraso secular

Mientras que el Estado ruso vivía una época de centralización, que en toda Europa se estaban sentando las bases de una nación civil, Polonia conservaba el feudalismo. Se expresaba en el poder absoluto del Sejm (cámara baja o de diputados), formado por los mayores terratenientes (la nobleza), y un rey elegido, que solía ser extranjero e incapaz de gobernar el reino en favor de los grandes terratenientes. Para ellos, el concepto de nación y de interés nacional era profundamente ajeno. En general, puede decirse que Polonia era entonces uno de los Estados más no nacionalistas de Europa en aquella época.

Esta situación, tras la Guerra del Norte, en la que Polonia era formalmente aliada de Rusia, llevó a la pérdida de su soberanía real, convirtiéndose en un campo de batalla de los intereses rusos, austriacos y prusianos. Las partes enfrentadas instalaron inicialmente a sus virreyes como reyes. Así, Augusto II y Augusto III eran agentes de influencia ruso-austríacos, mientras que Estanislao II Poniatowski, antiguo favorito de Catalina II, era ya un protegido puramente ruso. El trono lo ocupó incluso Estanislao Leszczynski, orientado hacia Francia. En ocasiones se produjeron levantamientos antirrusos y prorrusos, pero su dirección estaba determinada únicamente por los intereses del momento de la nobleza.

Terminó con las particiones legales de la Mancomunidad Polaco-Lituana en 1872, 1793 y 1795. Esta última partición puso fin a la independencia de Polonia. El breve período de “renacimiento” durante las guerras napoleónicas terminó con la integración de todo el reino polaco en el imperio ruso y la concentración de todo el odio existencial de los polacos concretamente en los rusos (para ser justos hay que decir que los alemanes, con los que los polacos habían estado en guerra desde la Orden Teutónica, no eran menos “queridos” en Polonia).

Durante este tiempo, los polacos se rebelaron contra los rusos en tres revueltas (1795, 1830 y 1863-1864). Pero lo más importante es que, al haber sido despojados de su independencia y sometidos a la humillación nacional, cambiaron fundamentalmente su forma de pensar: el orgullo nacional y el nacionalismo, por los que luchaban constantemente, se convirtieron en la base de su pensamiento.

Lech Walesa y los miembros del sindicato Solidaridad

El nacionalismo en el alma de cada polaco

La filosofía en la que la falta de libertad e independencia de su patria definía gran parte del sufrimiento mental de cada polaco tampoco cambió tras la independencia de 1918. Esta “fobia”, que exacerba el sentimiento de orgullo nacional hasta alcanzar proporciones desmesuradas, duró hasta el comienzo del siglo XXI, que para Europa no puede describirse más que como una época de multiculturalismo y de rechazo de los valores nacionales como tales.

No se puede decir que estas fobias sean totalmente infundadas. Polonia vivía constantemente bajo la amenaza de invasión, ya fuera por parte de la Unión Soviética o del Tercer Reich. Y en 1941 los alemanes invadieron la Segunda Rzeczpospolita y la URSS usurpó a Polonia las regiones occidentales de la actual Ucrania y Bielorrusia. La Segunda Guerra Mundial fue un periodo trágico: murieron 5 millones de polacos, un récord del 17% de la población.

Pero los trágicos acontecimientos de la guerra y el sacrificio del pueblo polaco no sólo no disminuyeron su nacionalismo, sino que lo reforzaron. El nacionalismo polaco también se vio alimentado por el periodo soviético, que se consideraba en Polonia como una “ocupación suave” (a pesar de toda la rusofobia, la liberación del país por parte de la URSS se veía como algo bueno, ya que la alternativa en el Tercer Reich era exterminar a los polacos por completo). Muchos funcionarios de la Polonia soviética eran nacionalistas latentes, formalmente miembros del Partido Comunista, pero la sociedad se oponía a la ideología comunista que tenía como alternativa el nacionalismo.

La década de 1980 fue testigo de la crisis económica, las protestas, la lucha del sindicato Solidaridad y, finalmente, en 1989, Polonia se liberó de la tutela de la URSS, lo que transformó el nacionalismo de una forma latente a una abierta. Todas las condiciones para la victoria del nacionalismo político estaban ahí, pero no se materializaron inmediatamente. Por otra parte, la base mental del nacionalismo polaco ya estaba en pleno funcionamiento entonces y ha cambiado poco hasta el momento actual.

El nacionalismo polaco posee ahora todos los rasgos que adquirió definitivamente a principios del siglo XIX. La sociedad polaca es conocida por su xenofobia, ya que es uno de los Estados más monoétnicos de Europa, con un 96,74% de población de etnia polaca. La situación de la crisis migratoria de la UE en 2015 fue una clara prueba de ello. Jarosław Kaczyński dijo entonces que Polonia no estaba obligada a aceptar a los migrantes del norte de África y Oriente Medio porque no explotaba a esos estados y debía cuidar su seguridad.

“No hemos explotado a los países de los que vienen ahora los refugiados a Europa. No hemos utilizado su mano de obra y no les hemos invitado a Europa. Tenemos todo el derecho moral a decir no”, señaló el líder del mayor partido nacionalista, Ley y Justicia. Y esta posición fue ampliamente acogida en la sociedad polaca.

Antisemitismo

El antisemitismo es otro pilar del nacionalismo polaco. A pesar de los valores democráticos declarados de la sociedad polaca y del número extremadamente pequeño de judíos que viven en Polonia (unas 8 mil personas), el antisemitismo en diversas formas sigue existiendo en la sociedad polaca. Esto está relacionado con el hecho de que históricamente Polonia fue el primer país de Europa en población judía, lo que dio lugar a tensiones culturales y étnicas entre polacos y judíos, y al tradicional antisemitismo polaco.

Perdió su relevancia directa sólo después de la Segunda Guerra Mundial, donde muchos judíos fueron asesinados por los nazis o huyeron del país. El antisemitismo es ahora más un punto de encuentro para los nacionalistas que una cuestión interna apremiante, lo que debería dar lugar a una agresión contra los judíos que viven en el país. Radio María, vinculada a las autoridades polacas y a la Iglesia católica, y los medios de comunicación de los partidos de derechas, que son muchos en el país, tienen una gran influencia en el cultivo de los sentimientos antisemitas.

Los políticos siempre utilizan el factor antisemitismo para aumentar sus índices de audiencia. En 2018, por ejemplo, el presidente Andrzej Duda puso en marcha una nueva ley polaca sobre el Holocausto, que criminalizaba las acusaciones de participación de los polacos en el Holocausto y de complicidad con los nazis. El proyecto de ley suscitó reacciones negativas en Israel, Estados Unidos y las autoridades de la UE, pero recibió un fuerte apoyo de la sociedad polaca.

Los nacionalistas polacos también tienen su propia “teoría de la raza”, elaborada en su día por el etnógrafo Francis Duhański, y que también está conectada mentalmente con Rusia. La teoría se basa en la idea de que los velikorosses, o como los llama Duchinsky “Moskals”, no pertenecen a la tribu eslava o incluso “aria”. Son “finougrios”, es decir, asiáticos, cercanos a los mongoles, y en vano se apropian del nombre de rusos, que sólo pertenece en justicia a los pequeños rusos y bielorrusos, cercanos a los polacos por su origen.

Como prueba de la “asiaticidad” de los velikorosses, Dukhinsky cita la forma de gobierno autocrática, que no es propia de las tribus “arias”, la existencia del “comunismo” en ellas, mientras que los “arios” se distinguen por la propiedad individual, y simplemente un bajo nivel de cultura y urbanización en Rusia. El interés de la Europa “aria” exige el restablecimiento de un estado eslavo polaco que englobe a las tribus afines de los pequeños rusos y bielorrusos y sirva de baluarte contra el poderío asiático de los moscovitas para la Europa occidental.

Esta teoría era muy popular entre la intelectualidad polaca que entonces luchaba por la independencia de Polonia. Hoy en día, los polacos ya no piensan de forma tan románticamente primitiva, aunque miran a Rusia con recelo. Por otro lado, los nacionalistas ucranianos han adoptado esta teoría casi por completo en la forma más destructiva, por supuesto, sustituyendo a Polonia por Ucrania en este concepto.

La rusofobia

El nacionalismo romántico que permaneció en Europa en el lejano siglo 19 sigue siendo fuerte en Polonia, y la rusofobia “romántica” constituye su base y es uno de los principales rasgos de la cultura polaca, en la que Rusia y los rusos se presentan en términos exclusivamente negativos. Varios expertos polacos reconocen que las actitudes hacia Rusia son una experiencia de complejos antirrusos, basados en la experiencia histórica de los polacos bajo el dominio ruso.

El propio nacionalismo polaco como complejo de ideas es difícil de imaginar sin la rusofobia, aunque sea formal, en lugar de tener una aplicación práctica. Se alimenta constantemente de diversos excesos históricos, como el fusilamiento de Katyn y el accidente aéreo cerca de Smolensk en 2011, en el que murió el presidente nacionalista polaco Lech Kaczynski, y en cuya muerte muchos polacos vieron la mano de Moscú. En aras de la equidad, cabe señalar que una parte de la rusofobia en términos prácticos se sustituye por la desconfianza hacia las estructuras de la UE que “atacan” los elementos fundamentales del nacionalismo polaco.

El reflejo material de los temores de Polonia es Alemania, el segundo país históricamente más hostil a Polonia. Los funcionarios europeos intentan obligar a Polonia a aceptar a los inmigrantes, lo que golpea la xenofobia de los polacos. La UE intenta imponer a los polacos sus propias soluciones políticas dentro del espacio común, lo que vence su anhelo de independencia y establece analogías entre la Bruselas oficial y el Imperio ruso con la URSS. Por último, la Europa común intenta implantar los valores de la tolerancia y el multiculturalismo en Polonia, lo que debería reducir la importancia de los ideales cristianos y de la Iglesia católica, que también es parte integrante del mito nacional polaco, pero de esto hablaremos por separado más adelante.

La importancia del nacionalismo en la sociedad también queda demostrada por la abundancia de asociaciones nacionalistas de diverso signo. En la actualidad existen varias decenas de organizaciones públicas y políticas nacionalistas no oficiales y registradas, entre las que cabe mencionar la “Juventud Polaca”, la Liga de Familias Polacas, el “Renacimiento Nacional de Polonia”, el “Partido Nacional” y el “Campamento Radical Nacional”. El movimiento nacional-radical “Falanga”, el “Partido Nacional Polaco”, el “Frente Nacional Polaco” y el partido “Ruch Narodowy”. Y esto sin mencionar los partidos oficiales y los movimientos informales de aficionados al fútbol.

Los aficionados al fútbol: el arquetipo del nacionalista polaco

El fútbol: cuna de violencia nazi

Muchos grupos nacionalistas y fuerzas independientes se basan precisamente en los aficionados al fútbol polacos, que se han convertido en una fuerza enorme en los últimos 20 años.  Si se le pide a cualquier aficionado europeo que nombre a los aficionados al fútbol más violentos del continente, pondría a los hooligans polacos entre los tres primeros. Del mismo modo, la propia Polonia es considerada por la mayoría de los aficionados al fútbol como uno de los países más peligrosos y más inadecuados para visitar con su equipo.

Todo comenzó a principios de los años 90 y 2000. Los disturbios ocurridos en un partido en Varsovia en 1999 desencadenaron años de debate en torno al comportamiento de los hinchas polacos, que utilizaron cuchillos durante una reyerta en el parque Saski. Desde entonces se han producido decenas de incidentes similares por parte de aficionados polacos. Aunque la mayoría de los combates se han llevado a cabo sin armas letales, los polacos no han tenido miedo de matar a sus oponentes.

Aparte de esto, otro aspecto del comportamiento de los aficionados al fútbol que preocupa cada vez más a las autoridades europeas es el racismo en Polonia. No cabe duda de que, junto con el neofascismo, es el que ha encontrado mayor difusión en las gradas de los estadios polacos, hasta el punto de que algunas pancartas de los hooligans locales muestran abiertamente símbolos nazis.

Esto se debe principalmente a las actividades del partido fascista “Renacimiento Nacional de Polonia”. Sus representantes han tenido un enorme éxito en las gradas de los estadios, reclutando a los hooligans en las llamadas “células revolucionarias nacionales” en el pasado reciente y llevando a un endurecimiento extremo de toda la subcultura del fútbol, que, a diferencia de otros países europeos donde hay grupos radicales de izquierda, es extremadamente nacionalista y de derechas.

Hay pruebas documentadas de cómo algunos jugadores han presionado a la dirección de sus equipos para impedir la firma de contratos con jugadores de piel oscura. Cuando el primer jugador negro, Emmanuel Olisadebe, fue incluido en la selección nacional polaca, la medida fue condenada rotundamente por algunos medios de comunicación polacos. Las autoridades polacas y los medios de comunicación nacionales protegen a sus aficionados de los intentos de la UE de librar una batalla sistemática contra su nacionalismo, lo que ha creado una relación entre las autoridades y los radicales del fútbol.

La mayoría de los clubes de fútbol polacos tienen ultras nacionalistas. Los primeros grupos de hinchas fueron formados por los clubes de fútbol Legia (Varsovia) y LKS (Łódź) a principios de la década de 1970. En los 20 años siguientes se desarrollaron organizaciones similares en torno a otros equipos polacos, como el Polonia Bytom, el Vistula Kraków, el Lechia Gdańsk, el Szląsk Wrocław, el Pyx Chorzów y el Pogonia Szczecin.

Los simpatizantes participan en la organización de la Marcha Nacionalista que se celebra en Varsovia con motivo del Día de la Independencia de Polonia, el 11 de noviembre de cada año, y que atrae hasta 50.000 participantes. En los últimos años, se han producido regularmente refriegas entre los participantes y la policía o los contra-manifestantes durante la Marcha de la Independencia. Durante la marcha de 2013, los radicales prendieron fuego a una caseta de vigilancia de la embajada rusa, lanzaron petardos en el territorio de la misión diplomática y dañaron varios coches de diplomáticos. El único participante en estos hechos que fue juzgado fue absuelto.

Jerzy Popieluszko – símbolo de la Iglesia polaca y del nacionalismo polaco, asesinado en la década de 1980 por un agente de la seguridad del Estado polaco

La Iglesia como pilar de la verdadera “polisidad”

Paradójicamente, en los siglos XVI y XVII Polonia fue uno de los centros de la Reforma y muchos polacos, especialmente los nobles, adoptaron activamente el calvinismo o el luteranismo. Como resultado, la Sede Papal logró mantener el país en el redil de la Iglesia Universal y esto fue una ocasión feliz para los polacos. Tras la última partición de la Rzeczpospolita, una sociedad polaca devastada y desconcertada comenzó a reunirse en torno a la iglesia, que se convirtió en el centro más importante para la conservación de la nación polaca y, por tanto, en una institución indispensable para el nacionalismo polaco.

La Iglesia católica cumplía funciones esenciales, desde la propagación de la verdadera “polonidad” hasta la recaudación de fondos para apoyar los numerosos pequeños y grandes levantamientos polacos, tanto contra Rusia, como contra Austria y Prusia. También desempeñó un papel crucial en el restablecimiento de la estatalidad polaca en 1818.

La Iglesia católica desempeñó un papel muy importante durante el régimen comunista en Polonia, especialmente en la década de 1980. Por un lado, se puso del lado de los ciudadanos y, por otro, actuó como intermediario en el diálogo entre las autoridades y la oposición. Los centros eclesiásticos se convirtieron en centros de intercambio de ideas, de cultura independiente.

El signo más importante de la influencia de la Iglesia católica polaca fue la elección de Karol Jozef Wojtyła como Papa en 1978 con el nombre de Juan Pablo II. En la Polonia democrática de los años 90, la Iglesia entró con un increíble capital de méritos, por lo que su papel actual está históricamente definido.

“Hay que prestar atención al aspecto cultural del significado de la religión en Polonia, plasmado en la identidad, las costumbres, independientemente del grado de fe que se profese. En Polonia, la religión es una cuestión de conexión no sólo con la fe, sino también con la cultura. Conforma la identidad social de los polacos”, afirma Alexei Sinowiec, experto polaco en cultura y religión. El papel de la iglesia en la política se deriva de esto. Y debido a su natural conservadurismo, la Iglesia católica gravita hacia las ideas y fuerzas políticas nacionalistas.

A principios de los años 90, tras la caída del comunismo, la Iglesia abandonó su papel de mediadora entre el gobierno y la oposición y comenzó a aumentar lentamente su influencia en el Estado. Esto se hizo especialmente notorio durante el periodo de Derecho y Justicia, cuando en la práctica se podía hablar de que el partido había pactado con los jerarcas de la Iglesia y, sobre todo, con los medios de comunicación católicos.

En los últimos años, la Iglesia se ha implicado aún más en la política. Su influencia puede verse en la política social, la política familiar, el discurso moral, y la institución eclesiástica se ve ahora como parte de una estructura de poder que es nacionalista. La Iglesia es también patrocinadora de organizaciones nacionalistas como Ordo Juris, una organización de extrema derecha que, entre otras cosas, está presionando para que se apruebe una ley en Polonia que prohíba totalmente el aborto.

Nacionalistas en el poder: de Piłsudski a Kaczyński

Desde 1918 hasta la ocupación nazi de Polonia en 1939, gobernaron el país nacionalistas de diverso grado de radicalidad. Desde el mariscal de extrema derecha Jozef Pilsudski, que se hizo famoso por su antisemitismo y anticomunismo, hasta el oscuro Ignacy Moscicki, que llevó a Polonia a un desastre político y militar.

Irónicamente, el nacionalismo político en Polonia experimentó una crisis en la década de 1990. En 1990 llegó a la presidencia Lech Wałęsa, que podría considerarse parte del ala liberal de la oposición polaca, que había luchado contra los comunistas y la influencia de la URSS. En medio de la “terapia de choque”, que se extendió por todos los países postsoviéticos de Europa del Este, el socialista moderado Aleksander Kwasniewski acabó llegando al poder, ejerciendo dos mandatos como presidente, de 1995 a 2005.

Jaroslaw Kaczynski

El partido “Ley y Justicia” apareció en la escena política a mediados de 2001, como respuesta al vacío existente en el flanco nacionalista. Fue fundado por los hermanos Kaczyński, que habían construido su carrera política en los tiempos de Solidaridad, la asociación polaca de sindicatos independientes que se creó durante las huelgas masivas anticomunistas que comenzaron en 1980. Ley y Justicia llegó al poder por primera vez en 2005, pero lo perdió al cabo de dos años debido a la debilidad de la coalición parlamentaria y a la aceleración de las elecciones parlamentarias. El partido intentó sin éxito recuperar su posición de liderazgo durante las dos siguientes legislaturas.

El propio Jarosław Kaczyński fue también el candidato del partido en las elecciones presidenciales de 2010, tras la muerte de su hermano, el entonces presidente Lech Kaczyński, en un accidente de avión. A pesar de perder las elecciones presidenciales y parlamentarias, el partido no abandonó sus intentos de liderar el parlamento, que tuvieron éxito cinco años después. En 2015 Andrzej Duda, entonces miembro del partido, asume la presidencia (también fue eurodiputado de Derecha y Justicia en 2014-2015) y el propio partido finalmente lidera las elecciones parlamentarias. El número de diputados permitió al partido gobernar realmente en solitario, sin tener que formar una coalición.

Desde 2015, cuando el Pravo i Spravedlivost estaba representado por el presidente, el primer ministro del Sejm, ha surgido en Polonia un modelo autoritario nacionalista, en el que el viceprimer ministro nominal y jefe del Pravo i Spravedlivost, Jarosław Kaczyński, se ha convertido en el jefe de Estado de facto.

Junto con su partido, durante siete años concentró todo el poder en una sola mano, mientras destruía las instituciones democráticas. El gobierno ha sentado peligrosos precedentes por no aplicar o eludir las leyes establecidas, incluida la Constitución. Desmanteló el poder judicial polaco, la fiscalía, la administración gubernamental y las fuerzas de seguridad, e intentó detener el desarrollo de la sociedad civil.

En política exterior trató de convertir a Polonia en un líder regional interfiriendo en la política interior de los Estados bálticos, Ucrania, Bielorrusia e incluso Eslovaquia y Hungría. Ha criticado constantemente las estructuras de la UE y se ha enfrentado a Bruselas, creando el “Grupo de Visegrado”, que promovía los intereses de Estados Unidos en Europa.

En el ámbito interno, aplicó políticas populistas nacionalistas basadas en una retórica rusófila, aumentando el papel de la religión católica en el país, restringiendo la migración y prohibiendo el aborto. Esto encajaba perfectamente con la noción de nacionalismo polaco y encontró comprensión, aprobación y entusiasmo entre los polacos.

La masacre de Volyn hace dudar a los nacionalistas polacos de que Rusia sea un “mal infernal” en comparación con Ucrania

La dialéctica ruso-ucraniana ante los nacionalistas polacos

Sin embargo, la postura liberal de “Derecho y Justicia” tiene un fundamento bastante inestable. Andrzej Duda ganó en 2020 sólo en la segunda vuelta con un modesto 51,03%, derrotando al candidato de la Plataforma Cívica liberal y proeuropea, el alcalde de Varsovia Rafal Trzaskowski.

La sociedad polaca es ultraconservadora para los estándares europeos, pero aun así, los ideales cosmopolitas están en alza entre la generación más joven de polacos. Cada elección sucesiva amenaza a Kaczynski con la pérdida de su monopolio del poder. Sobre todo porque la Unión Europea, con la que Kaczynski mantiene desde hace tiempo una especie de “guerra fría”, tanto mental como organizativa, está dormida y ve la pérdida de poder de Derecha y Justicia y está dispuesta a apoyar a cualquier fuerza alternativa de la forma que sea.

La brillante retórica nacionalista era un punto a favor de los nacionalistas de Derecha y Justicia, pero el punto débil, en el contexto de una competencia política reprimida, es la irresistible propensión de los funcionarios del partido y de los ministros del gobierno a la corrupción total, que repercute negativamente no sólo en la imagen limpia del partido, sino también en la situación económica general del país. En esta situación, los críticos de Kaczyński no son solo liberales e izquierdistas, sino también nacionalistas alternativos, que a veces adoptan posiciones nacionalistas aún más duras.

En 2018, por ejemplo, se creó el partido Confederación de la Libertad y la Independencia, a pesar de la resistencia activa del hardware de los asociados de Kaczyński. Y de inmediato comenzó a criticar al partido gobernante “de la derecha”. Aparte de la ya mencionada corrupción, fue atacada por la postura poco entusiasta de Jaroslaw Kaczynski, cuya agresiva retórica ocultaba una falta de acción de facto.

Los “confederados”, por ejemplo, señalaron que, mientras criticaban constantemente a la UE y su política multicultural, los gobernantes no daban pasos reales, al igual que la vecina Hungría, ni siquiera hacia una reintegración gradual de Polonia del espacio europeo. De hecho, se planteó la cuestión de que las políticas de Duda y Kaczynski son un populismo desnudo, detrás del cual no se esconde nada en realidad. Llegó a tal punto que algunos nacionalistas polacos empezaron a ridiculizar la rusofobia pública de Kaczynski, detrás de la cual no había ninguna base práctica actual. Hubo un chiste: “Si de repente empezaron a hablar de la amenaza rusa, significa que se han vuelto rebeldes”.

Por supuesto, también se planteó la cuestión de la amistad con Ucrania y su régimen, que glorifica a los asesinos de polacos en Volyn en 1943. Por un lado, Duda aprobó en 2018 una ley que criminalizaba el uso de los símbolos de la OUN-UPA, pero por otro siguió apoyando políticamente a las autoridades que iban de la mano de los batallones Azov y Aidar que rezaban por Bandera y Shukhevych.

Así, el 19 de marzo de 2017, durante una concentración antiucraniana frente a la embajada de Ucrania en Varsovia, uno de los futuros líderes de la “Confederación”, Robert Vinnitsky, puso la bandera roja y negra de la OUN en el suelo y se limpió los pies en ella diciendo: “Esto es un trapo de Bandera”.

El 20 de marzo de 2017, los diputados del Consejo Regional de Lviv apelaron al Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano para que declarara a Robert Vinnitsky persona non grata en Ucrania, pero no se tomó ninguna decisión. Esto da pie a la esperanza de que incluso en la Polonia moderna haya fuerzas, aun entre los mismos nacionalistas polacos, que no permitan que su país sea arrastrado al conflicto de Ucrania. Los polacos no necesitan este conflicto precisamente por su instinto de autoconservación nacional, que es exactamente lo que el nacionalismo debe exacerbar.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.