Coraje, orgullo y dignidad de Ivan Kuliak Por Stephen Karganovic | Strategic Culture Foundation

Coraje, orgullo y dignidad de Ivan Kuliak Por Stephen Karganovic | Strategic Culture Foundation
Compartir vía:

El autor es Presidente del Proyecto Histórico de Srebrenica; es abogado y filósofo; aunque tiene orígenes serbios, rusos y polacos, se crio y educó en Estados Unidos; es cristiano ortodoxo.

La libertad de abstenerse, de retirarse y de abstenerse está siendo atacada implacablemente en el Occidente colectivo hoy en día.

Hace tiempo, se dice que el embajador estadounidense en Ucrania, John Tefft, expresó con bastante franqueza la siguiente reacción ante el himno ucraniano en un informe a su jefe, el Secretario de Estado estadounidense: “era especialmente imposible escuchar su himno. ¡Es como una especie de tortura! Son como un coro: ‘Ucrania aún no ha muerto’… Parece que te están enterrando vivo. Una especie de melancolía opresiva y desgarradora ataca, que a veces parece que las moscas mueren en la zona por este aullido. Escuchar este aullido es tan insoportable que a veces parece que sería más fácil morir”.

Son palabras muy poco amables de un diplomático extranjero acreditado en el mismo país cuyo himno compara indelicadamente con un aullido. Sin embargo, en el admirado Occidente, claramente deslumbrado por todo lo ucraniano, el noble aullido es ahora tous la rage (todo lo que está de moda). (También aquí, aquí y aquí, y podríamos seguir hasta el infinito).

Si bien es cierto que no es exactamente una melodía que se silba mientras se toma una ducha, el embajador puede haber sido un poco duro en su juicio. Pero se puede apostar con seguridad que la olvidable melodía que nadie había escuchado antes, que surgió de repente de la nada después del 24 de febrero, será de nuevo abruptamente relegada al olvido, tan pronto como se vuelva políticamente redundante.

Guerra contra las conciencias

Dejando a un lado las distintas valoraciones sobre los méritos musicales del himno ucraniano, han surgido cuestiones mucho más importantes como consecuencia directa de la despiadada campaña de anulación de Rusia lanzada recientemente. La situación verdaderamente grave a la que nos enfrentamos ahora no es la absurda promoción del mediocre himno ucraniano como el nuevo estándar de oro de la perfección musical. Es la guerra agresiva contra las conciencias, el brutal asalto a la autonomía moral emprendido por un Occidente desquiciado que contraviene descaradamente sus más preciados “valores” nominales.

No tiene precedentes en el mundo civilizado el terror ejercido sobre los artistas e incluso las figuras del deporte para obligarles a tomar posiciones políticas como condición para actuar públicamente en sus respectivos dominios, ejemplificado por la “cancelación” de elementos del patrimonio cultural universal completamente ajenos a la actualidad, como el curso sobre Dostoievski en Italia y el pueril cambio de nombre del lienzo de Degas para apaciguar la sensibilidad de los copos de nieve ucranianos.

El conflicto de Ucrania se resolverá y pasará, pero la fea y vengativa cabeza del moribundo hegemón que ahora se ha criado quedará grabada en la memoria colectiva de las generaciones venideras como una cruda prueba de la perversidad de los imperios demasiado enfermos terminales para aceptar que su tiempo se ha acabado.

En mi opinión, los tormentos infligidos a dos artistas que no podían estar más alejados de la guerra y la política, la cantante de ópera Anna Netrebko y el prodigio del piano Alexander Malofeev, de veinte años de edad, ilustran ampliamente el descenso a la locura de los torturadores.

Netrebko (y su colega, el igualmente “sancionado” director de orquesta Gergiev) fueron condenados al ostracismo después del 24 de febrero simplemente por estar “demasiado cerca” de ya saben quién. La vaga acusación fue suficiente para que sus compromisos artísticos en el Occidente democrático fueran cancelados abruptamente.

Para encontrar un paralelismo aproximado, hay que remontarse a otra época y observar la prohibición de Pasternak (Borís Pasternak, poeta y novelista ruso, Premio Nobel de Literatura en 1958, autor de la novela Doctor Zhivago), un acto arbitrario (de la Unión Soviética) que en su día indignó justificadamente a los precursores institucionales de quienes hoy aprueban y jalean ávidamente procedimientos idénticos destinados a aplastar el espíritu de los artistas inconformistas.

La “cercanía” de la señora Netrebko con quienquiera que sea es un concepto que se dejó deliberadamente difuso para que fuera más fácil desprestigiarla por asociación, pero es irrelevante porque no tiene ninguna relación con su vocación y no refleja su talento como cantante de ópera. Lo mismo ocurre con Malofeev. Su aparición en Montreal estaba programada para tocar para el público canadiense obras para piano de Prokofiev, algo en lo que destaca, y no para promover ninguna agenda ajena a su vocación.

La indefensa conciencia humana

Pero ahí está el problema, como se dice. La prohibición de artistas por ideas que simplemente en virtud de su origen étnico se sospecha que albergan en sus mentes, antes considerada con razón en el Mundo Libre como una infracción cardinal, mientras Occidente la consideraba necesaria para distinguirse de sus competidores ideológicos, se ha normalizado aparentemente donde antes se aborrecía. Y eso en sí mismo ya sería bastante malo. Pero resulta que la realidad más amplia es mucho peor.

Ahora no sólo hay que pagar por las ideas que se te imputan, sino que además tienes que hacer incesantes protestas públicas de “inocencia” acompañadas de garantías plausibles de metanoia (autocuración) absoluta. Debes esforzarte por apaciguar a tus torturadores con, al menos, la apariencia pública de una completa reforma del pensamiento, con la incierta esperanza de que te reintegren y te devuelvan su gracia.

¿A qué novela antaño futurista (y ahora realistamente descriptiva) recuerda esto?

No se sabe con exactitud cuál es la opinión de la señora Netrebko sobre la geopolítica, o incluso si la tiene.

Menos aún se sabe si el niño prodigio Alexander Malofeev, de 20 años, tiene esas opiniones. Toda su vida, desde que era un niño, conociendo la rigurosa disciplina de las instituciones artísticas rusas, debe haber girado exclusivamente en torno a la interpretación del piano, sin dejar tiempo para el cine, la vida social, el análisis de cuestiones políticas o cualquier otra cosa aparte de la monótona práctica del piano. ¿Y por qué debería importarle a alguien?

Tal vez habría que recordar a los atormentados una provocadora reflexión del antaño célebre (y ahora olvidado) filósofo estibador estadounidense Eric Hoffer, que resume perfectamente lo que en su día representó no sólo Estados Unidos, sino todo el Occidente colectivo: “La prueba básica de la libertad” –escribió Hoffer en «El estado pasional de la mente»– “quizás está menos en lo que somos libres de hacer que en lo que somos libres de no hacer. Es la libertad de abstenerse, retirarse y abstenerse lo que hace imposible un régimen totalitario”. Bien dicho. ¿Alguien está escuchando?

La libertad de abstenerse, retirarse y desistir está siendo atacada implacablemente en el Occidente colectivo de hoy. El verdadero escenario y el objetivo final de la guerra que se libra hoy no es Ucrania, es la indefensa conciencia humana. El derecho a ser dejado en paz, de hecho, es la quintaesencia, la libertad humana que abarca todas las demás. Es, precisamente como señaló Hoffer, la antítesis del totalitarismo.

El cerebro demasiado muerto

En una época pasada, más honesta, esta verdad evidente solía definir la postura y el estatus moral de Occidente en relación con sus enemigos y detractores. Pero el Occidente de hoy ha hecho suyas las prácticas odiosas de sus oponentes. Sus embaucados habitantes tienen el cerebro demasiado muerto como para darse cuenta o preocuparse, pero el resto del mundo no se deja engañar y está observando.

Con el debido respeto a la señora Netrebko y a Alexander Malofeev, no son los verdaderos héroes de esta historia. Son simplemente sus desventuradas víctimas porque al final ambos sucumbieron a la tentación y se postraron ritualmente ante sus atormentadores, quizá sin sinceridad y sin quererlo. Pero lo hicieron, sin embargo, con la corrupta esperanza, sin duda, de que con ese acto de autodesprecio podrían ser rehabilitados y se les ofrecería una oportunidad de actuar en sus respectivos campos artísticos en tierras en las que, independientemente de lo que hagan, ellos y su país son tenidos en absoluto desprecio.

Naturalmente, esto nos lleva a preguntarnos por qué era tan importante para ellos actuar en el reino de los adversarios de su país, cuando su propio y vasto país, con su público culto, habría seguido ofreciéndoles todas las oportunidades que hubieran podido soñar para mostrar su virtuosismo y alcanzar nuevas cotas de perfección estelar. Esta es una pregunta que sólo ellos pueden responder y sus compatriotas deberían animarlos a hacerlo sin demora.

Pero sí, hay un héroe desconocido en todo esto. Su nombre es Ivan Kuliak. La señora Netrebko debería cantarle arias, y Alexander Malofeev debería dedicarle himnos a su par algo más joven. En la competición de la Copa del Mundo de Gimnasia, celebrada en Doha el 5 de marzo, a Ivan no se le permitió exhibir los colores y emblemas de su país, así que para la ceremonia de entrega de premios en la que iba a recibir la medalla de bronce pegó desafiantemente en su camiseta la prohibida letra “Z”.

“De la boca de los niños” (su sabiduría), en efecto… El indomable coraje, el orgullo y la serena dignidad de este niño, en contraste con la despreocupación de sus mayores y presuntos superiores, envía un mensaje de esperanza a todos los que temen desesperadamente que la bota se estampe en el rostro humano… para siempre.

Por lo que depende de Iván, no será así. Al negarse a doblegarse y comprometer su honor, en este caso prostituyéndose por una invitación a la próxima competición de gimnasia, que ahora se asegura no recibir nunca, Ivan actuó como una figura arquetípica en nombre de toda su nación. Y al hacerlo, se convirtió también en el estándar por el que se reconocerá y medirá la integridad, en todas partes.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.