«Davos del Este»: el mundo está roto, traigan uno nuevo Por Dmitry Kosyrev | Ria Novosti, Rusia

«Davos del Este»: el mundo está roto, traigan uno nuevo Por Dmitry Kosyrev | Ria Novosti, Rusia
Compartir vía:

En dos sesiones internacionales de pensadores, que tuvieron lugar una tras otra en China e India, inesperadamente llevaron a las mismas conclusiones: ya está, el mundo no puede seguir así, hablemos seriamente de cómo rehacerlo de raíz. Y lo primero que llama la atención es que sea Asia la que inicie la conversación en serio, aunque participen en ella muchas personas de todo el planeta.

Por supuesto, nos enfrentamos a dos conferencias muy diferentes, sobre todo en términos de escala. La conferencia que se celebró en Boao, isla de Hainan (China), se celebra anualmente desde 2001 y a ella asisten representantes de sólo 29 países. Al principio, se pensó en debatir temas locales y más empresariales que políticos: cooperación económica en el Mar de China Meridional y algo similar. Sin embargo, recientemente este evento ha sido bautizado como el “Davos del Este”, simplemente porque todo el mundo se pregunta qué tiene que ofrecer Oriente en respuesta a las ideas expuestas por Occidente en Davos (Suiza). Y en Boao empezaron a verse cada vez más miembros de varios gobiernos, sino altos funcionarios.

La segunda conferencia es en Delhi, llamada Diálogo de Raisina, se celebra desde 2016 (se ha convertido en la conferencia insignia de la India sobre geopolítica y geoeconomía). Sólo hubo 200 oradores, procedentes de 90 estados. El tema es el mundo entero. El cartel de este año era realmente estelar: de nuevo desde miembros de gobiernos hasta pensadores realmente inteligentes de Occidente, Oriente y otros eruditos. La sensación general que se desprende de los resultados es que la India ha conseguido convertirse inesperadamente en un centro intelectual del futuro orden mundial, aprovechando la brillante falta de intelecto en este sentido del grupo de Estados occidentales. En resumen, es el “Davos del Este” de nuevo.

Davos de Occidente, ¿falleció?

La pregunta relevante aquí es: ¿qué pasó con Davos como tal, desde donde hasta hace unos años, cada enero, emanaban los impulsos de lo que cualquier persona importante debería pensar y hacer (supuestamente)?

La primera y más fácil respuesta es que Davos está atrapado en su propia trampa global. Estamos hablando de un virus, por supuesto. Todo el mundo recuerda, y nadie lo olvidará, que fue el principal conductor de Davos, Klaus Schwab, quien en 2020 propuso su famosa idea de un “reinicio covídico” de todo el mundo, con cierres totales, una destrucción sin precedentes de las sociedades y economías humanas: hay que romper el mundo y construirlo de nuevo.

Y si es así, ¿de qué hay que hablar? Hay que romperlo y, en primer lugar, hay que encerrarlo. Así que el pasado enero, Davos fue sustituido por un inarticulado pase de lista en vídeo (lo que se dijo allí nadie lo sabe y a nadie le importa). Parece que los estupefactos reubicadores de Covid-19 se reunirán en Davos en persona del 22 al 26 de mayo. Pero la pregunta sigue siendo si alguien los escuchará.

En cambio, se escucha a los hablantes asiáticos. Y hay razones para ello. En primer lugar, tanto Delhi como Boao no tienen esa selección de Davos de personas “adecuadas” con los discursos adecuados. Anticipándose a una posible pregunta, Rusia estuvo representada allí, y de forma bastante decente.

Pero aquí empiezan las sutilezas. Mientras que en Boao el punto de vista chino estuvo comprensiblemente bien representado, en Delhi apenas lo estuvo, entre otras cosas porque los organizadores (Observer Research) se consideran ligeramente “prooccidentales”.

Resulta aún más sorprendente que las motivaciones clave de las dos conferencias coincidieran de forma muy llamativa. Hay que hacer muchas reservas al respecto: es imposible calcular la media aritmética de cientos de discursos de personas que no están de acuerdo entre sí de antemano (y fueron seleccionadas en función de este desacuerdo, entre otros).

Pero podemos fijarnos en el diapasón que se hizo sonar antes de que comenzaran los debates en forma de advertencia a los participantes: qué preguntas deberían tratar de responder. En el caso de Boao, fue el discurso del Presidente de la República Popular China Xi Jinping. En Delhi, lo hicieron conjuntamente el jefe y el viceministro de Asuntos Exteriores, así como los dos principales organizadores de la reunión (de Observer Research).

Diálogo y diversidad para renovar

Examinemos: “La crisis de los dos últimos años subraya la necesidad de aceptar la diversidad del mundo. Décadas de globalización deberían habernos acostumbrado, si no aceptado, a diferentes puntos de vista, perspectivas, costumbres, culturas e intereses. En cambio, la globalización se ha convertido en una herramienta de los ricos y poderosos para unificar todo. <…> La solución pasa por aceptar la diversidad y la creciente diversidad de aspiraciones en el mundo. <…> Dejemos que el diálogo y la diversidad de opiniones renueven nuestro único planeta y creen una nueva Tierra, un nuevo mundo en la próxima década”.

Esa es la advertencia conjunta la reunión de India.

“Necesitamos adoptar una filosofía de gobernanza mundial que haga hincapié en la consulta activa, la contribución conjunta y los beneficios compartidos, que promueva los valores compartidos de la humanidad y el intercambio de opiniones con aprendizaje mutuo entre las civilizaciones”, dice Xi Jinping. Por cierto, el discurso del mandatario chino en Boao se considera una nueva iniciativa de Pekín para sanear el mundo. La esencia de todo el discurso es precisamente –como en el caso de India– que ha llegado el momento de escucharse mutuamente, de aprender de los demás y de entender los intereses de cada uno.

Es interesante comparar los programas, la agenda de los dos foros. No difieren en los puntos principales. Qué hacer sin el Covid-19, por supuesto, y los todavía furiosos debates que aún se producen sobre el tema (aunque algunos dirían que aún no han comenzado en serio). Pero, aparentemente, todos los que discuten estarán de acuerdo en la siguiente frase: algo ha salido mal, las pandemias no deberían volver a combatirse con esos métodos.

Sanciones: se habló más de ellas en Boao, con la idea general de que no debemos arrastrar a todo el mundo a la crisis europea y convertir la economía en una cuestión política, una herramienta e incluso un arma, sin pensar en cómo afectaría a la gente de todo el mundo. Por otra parte, en Delhi se pensaba que las sanciones estaban socavando la confianza en el sistema financiero mundial, que en su día fue la estructura de soporte de toda la economía global. Al final, todo –nuestra salud, nuestra prosperidad– se convierte en el modelo de negocio de otra persona.

La importancia de los dos foros, por supuesto, no es que allí hubiera bastantes voces condenando a Occidente (también se condenó a Oriente). Se trata de que en Asia existe un foro poderoso y respetado donde se puede decir en voz alta y con franqueza lo que no se puede decir en Occidente. Y no olvidemos el tema de la conferencia de Delhi, acertadamente denominado Terranova, es decir, el nuevo mundo. El actual se ha roto y la esencia del momento es la aparición de un verdadero tsunami de argumentos sobre lo que debería ser el nuevo y correcto mundo.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.