Desde Chile, contundente respaldo a Nicaragua Observatorio Internacional Radomiro Tomic, Chile

Desde Chile, contundente respaldo a Nicaragua Observatorio Internacional Radomiro Tomic, Chile
Compartir vía:

Nicaragua asediada por distorsiones y mentiras de la batalla mediática y amenazada y sancionada por el gobierno norteamericano: un guion conocido.

El domingo 7 de noviembre de 2021 se realizarán elecciones generales en la República de Nicaragua, para elegir Presidente/a, Vicepresidente/a, 90 diputados/as ante la Asamblea Nacional (Nacionales y Departamentales), y diputados/as al Parlamento Centroamericano, proceso electoral y legal organizado y regido por el Consejo Supremo Electoral (CSE), órgano autónomo del poder nacional (artículo 173, Constitución Política de la República).

El miércoles 1 de septiembre de 2021, fueron publicados todos los candidatos y candidatas a los diversos cargos referidos, en el Diario Oficial, La Gaceta, No. 164, información pública completamente accesible. Como todo inicio de procesos electorales, se trató de inscripciones provisorias, sujetas a revisión de cumplimiento de requisitos.

En el caso de Nicaragua, todo este proceso se ha desarrollado en conformidad a las leyes y reglamentos nacionales soberanos, al igual como se han venido realizando sus numerosos actos electorales, desde la primera elección general de 1984, con posterioridad al Triunfo Popular de la Revolución Sandinista, el día jueves 19 de julio de 1979.

En todo este transcurso histórico, de ya más de 42 años, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en alianza con otros partidos políticos, ha conocido derrotas y ha tenido sus victorias electorales. Así, entre 1990 y 2007, no tuvo la presidencia ni la vicepresidencia del país, período de tres mandatos presidenciales a cargo de opositores, neoliberales pro norteamericanos, aceptando siempre los resultados, democráticamente, a pesar de algunas irregularidades.

Restituidos y sintetizados los hechos objetivos –electorales, históricos y políticos– ahora en perspectiva de las próximas Elecciones Generales 2021: ¿a qué responde la casi cotidiana batalla mediática, de muchos medios de comunicación internacionales, en contra del Gobierno Sandinista de Nicaragua, democráticamente elegido, sin ningún límite ético y plena de distorsiones y mentiras? Asimismo, se constata una feroz campaña internacional, en contra del Presidente Daniel Ortega Saavedra y la actual Vicepresidenta Rosario Murillo Zambrana.

A su vez, los Estados Unidos de Norteamérica–derrotados y expulsados militarmente, por primera vez al sur del Río Bravo, por el pequeño pero digno e indomable Ejército a cargo del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto César Sandino, desde aquellas montañas de Segovia, ya en 1933 – vuelven con su política de asedio criminal a la Nicaragua, con sus muy conocidas y fracasadas amenazas y sanciones, contra sus autoridades legítimas, sus entidades económicas, sus fuerzas armadas, instituciones diversas y personas.

Por cierto, dirigentes políticos, gobiernos e instituciones de otros países, siempre sumisos a los dictados norteamericanos, se han sumado a esta catarata de alegatos y declaraciones, con absoluto irrespeto a los Principios de la Carta de las Naciones Unidas –No Intervención en los Asuntos Internos y Autodeterminación de los Pueblos– e incluso, los principios de la Carta de la cuestionada OEA.

En Chile, aparecen algunos actores seguidores de la política externa norteamericana hacia Nicaragua, haciéndose cómplice y apoyando la constante violación y no aplicación del Derecho Internacional, con reiteradas Medidas Coercitivas Unilaterales –rechazadas por la Asamblea General y por el Consejo de Derechos Humanos, de la ONU– en contra del pueblo de Nicaragua.

Se argumenta sobre el encarcelamiento y/o persecución a unos supuestos pre candidatos y/o deseosos de haber sido candidatos. Una vulgar falacia. Todos y todas quienes están siendo acusados por el Ministerio Público, desde hace varios meses y hasta ahora, nunca lo fueron, dentro de las fechas contempladas para las inscripciones legales de candidaturas, en un calendario electoral, ampliamente conocido, difundido y publicado, oportunamente.

Todos y todas los y las acusados/as –siempre en investigaciones y procedimientos abiertos al conocimiento del Pueblo y de los medios de comunicación, por parte del Ministerio Público, a través de Comunicados (https://ministeriopublico.gob.ni)– lo son en función de muy graves delitos, a comprobar en procesos judiciales, contemplados en la Ley No. 1055 (Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz, dictada por la Asamblea Nacional, en Managua, el 21 de diciembre de 2020), y en el Código Penal de Nicaragua, en la especie, Artículos 282, 410 y 412, como parte de su sistema de justicia penal y en cumplimiento del ordenamiento jurídico nicaragüense, como es obvio.

La Nicaragua ciudadana, económica y popular continúa, recuperada ya la paz después de los criminales actos e intentos contrarrevolucionarios de abril de 2018 y siguientes semanas, con crecimiento y desarrollo económicos, y luchando por su real soberanía alimentaria –bien reconocidos y registrados por la CEPAL y la FAO, entre otros organismos internacionales– aún en medio de la pandemia del Covid-19, enfrentada con su consistente y bien estructurado sistema público de salud.

Simultáneamente, pone en práctica una política exterior soberana e internacionalista, con plena inserción internacional, regional y subregional centroamericana, participando con voz digna e independiente en los organismos internacionales, y con plena autonomía en sus decisiones relativas a sus relaciones bilaterales, privilegiando, soberanamente, sus vínculos con Cuba, Venezuela, Federación de Rusia, entre otros, pero, además, también los tiene con Chile, que cuenta con Embajador residente en Managua, el diplomático Francisco Sepúlveda.

Sin embargo, nuevamente, la Política Exterior del actual gobierno chileno, mancilla nuestras mejores tradiciones de principios, incursionando en los asuntos internos de Nicaragua, al suscribir el miércoles 22 de septiembre de 2021, con Canadá, Colombia, Ecuador, EEUU, Francia, Reino Unido y República Dominicana, una declaración conjunta totalmente injerencista e intervencionista, la cual debe ser denunciada y rechazada completa y políticamente.

En su manuscrito “Cacería de Sandino”, nuestra poetisa universal Gabriela Mistral, y pionera internacionalista en Nuestra América, escribió:

«Mister Hoover ha declarado a Sandino “fuera de la ley”. Ignorando eso que llaman derecho internacional, se entiende, sin embargo, que los Estados Unidos hablan del territorio nicaragüense como del propio…».

«Lástima grande que la cabeza enlodada del herrero que la Prensa yanqui llama de “bandido” sea, por rara ocurrencia, una cabeza a la cual sigue anhelante el continente donde vive toda su raza y una pieza que desde Europa llaman de héroe nato y de criatura providencial los que saben nombrar bien».

Finalmente, en 2021, hoy, en la hora presente, recordamos a Augusto César Sandino:

“Mi espada defenderá el decoro nacional y dará redención a los oprimidos”

“Mientras Nicaragua tenga hijos que la amen, Nicaragua será libre”

Aliro Bocaz
Gabriel Pozo
Hugo Cárdenas
Héctor López
Horacio Atenas
Rosa Arenas

Observatorio Internacional Radomiro Tomic – Chile

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *