Doris Tijerino: «Tengo pendiente que derrotemos al imperialismo»

Doris Tijerino: «Tengo pendiente que derrotemos al imperialismo»
Compartir vía:

Un pendiente estratégico y un evento traumático que le obliga a la autocrítica. Esos son los dos elementos esenciales de la comparecencia de la Comandante Doris Tijerino Haslam en el programa Tu Gente, de Radio La Primerísima, bajo la conducción de Tirsa Sáenz.

El pendiente es la victoria de los pueblos del mundo sobre el imperialismo. El trauma deriva de la difícil situación que vivió el Frente Sandinista de Liberación Nacional en 1994, que implicó la división de su bancada legislativa.

La Comandante Tijerino pasó revista a diversos acontecimientos políticos del país en los cuales ella fue protagonista o testigo durante la lucha clandestina del FSLN, el triunfo de la revolución, la derrota electoral de 1990, el significado de la lucha desde la oposición, la recuperación del poder y las actuales circunstancias.

Por ejemplo, abordó el significado de la masacre somocista del 22 de enero de 1967, la cual según dijo, debe permanecer en la memoria histórica del pueblo nicaragüense para proyectar entre las nuevas generaciones. A juicio de la Comandante Tijerino, lo ocurrido en aquella ocasión fue producto de una combinación de factores como es la naturaleza “criminal del régimen” somocista y la actitud “traidora de la burguesía” personificada en Fernando Agüero que movilizó al pueblo convencido que un sector de la guardia le daría un golpe de estado a Somoza, que al final no sucedió.

Lo del 22 de enero de 1967 fue un “acto de cobardía de Agüero y sus amigos que se escondieron en el Gran Hotel mientras la guardia masacró al pueblo”, enfatiza la Comandante Doris Tijerino. El Frente Sandinista se había anticipado a los acontecimientos al emitir un comunicado descalificando las candidaturas presidenciales de Agüero y Somoza, al tiempo que hacía la denuncia pública que no había por quien votar, dejando claro que el único camino de lucha era la vía armada, destacó.

Para la guerrilla de Pancasán, relata la Comandante Doris, fue muy importante el trabajo organizativo desarrollado por los compañeros Rigoberto Cruz, Bernardino Díaz Ochoa y Jacinto Hernández, que tenían una base social entre el campesinado.

La división de las tendencias

También negó que el FSLN se hubiese dividido en 3 tendencias y lo explica de una forma clara, trasladándose a 1967 cuando la dirección sandinista aprobó la estrategia de la Guerra Popular Prolongada, esfuerzo en el que participaron los compañeros Óscar Turcios y Ricardo Morales Avilés, entre muchos, y que fue encabezado por Carlos Fonseca. Luego aparecieron los proletarios, en 1975, y los terceristas, en 1977. “Ellos si fueron tendencias”, pero la GPP nunca fue tendencia, asegura categórica la Comandante Tijerino Haslam,

Considera que la etapa más traumática dentro de su vida como militante sandinista fue en la década del 90, y no precisamente causada por la derrota electoral, que sí la golpeó como a todos los sandinistas, sino el momento de la división de la bancada sandinista en la Asamblea Nacional.

La división ocurrió después que el sector revolucionario ganó ampliamente el II Congreso del FSLN celebrado en mayo de 1994, ratificó al Comandante de la Revolución Daniel Ortega como secretario general y recuperó la identidad socialista de la organización, que había sido castrada por la dirección encabezada por Sergio Ramírez, quien a su vez era el jefe de la bancada legislativa.

Meses después, el sector de Ramírez decidió separarse del FSLN y quiso que todos los diputados lo siguieran. En esas circunstancias, el comandante Ortega convocó a un grupo de diputados leales a la causa sandinista, encabezados por Natán Sevilla, y anunció que a partir de ese momento quedaba constituida una bancada oficial, al margen del grupo ramirista.

La comandante Tijerino relató que ella se molestó profundamente porque el comandante Ortega no la convocó a ella y otros diputados también leales al FSLN como David Blanco y Marcia Quezada, y habló personalmente con el secretario general, quien le indicó que se sumara a la bancada, bajo la dirección del diputado Sevilla.

Pero ella se negó y decidió formar otro grupo parlamentario, denominado la Bancada de la Unidad Sandinista. 30 años después, la dirigente sandinista reconoce el error cometido y haber actuado con “soberbia” en ese momento histórico y no sentarse a conversar con su compañero de partido Natán Sevilla para enfrentar de mejor manera la actitud divisionista de Sergio Ramírez Mercado, de la cual hoy se “arrepiente”.

“Fue la etapa de la división la más traumática, porque para mí el Frente fue una cosa monolítica, no pensaba que iba a haber división”, asegura la comandante Tijerino. Sin embargo, reconoce la inteligencia y la decisión de sus dirigentes de resolver favorablemente la situación para seguir adelante y trabajar por el bienestar del pueblo.

Sandino, Carlos, Daniel

El partido sobrevivió a esa etapa, dijo Doris, porque el sandinismo responde a la identidad del país de acuerdo a los tiempos. En este sentido, señaló a los tres dirigentes que han sido claves para mantener una vía revolucionaria en Nicaragua: el General Sandino, quien supo dejar señalado el camino y la continuidad de la lucha contra el imperio norteamericano siendo el símbolo de la época; Carlos Fonseca, quien tiene el mérito de haber construido el instrumento de lucha que es el FSLN y fue el símbolo de esa época; y el trabajo que desarrolló a partir de 1990 el Comandante Daniel para mantener vivo al sandinismo convirtiéndose en nuestro símbolo actual, afirma Doris.

Otro duro golpe para la comandante fue lo sucedido en 2018. Esta vez a la economía del país, aunque sí asesinaron a gente sandinista y lo hicieron de una forma tan cruel, tan criminal, inclusive asesinaron a policías bajo la bendición de curas, (sacerdotes), que más bien parecían “engendro del demonio”, recordó.

También señaló que ese fue un momento que demostró la fortaleza de mujeres como Benigna Mendiola y Amada Pineda a quienes les asesinaron sus hijos de forma terrible y se mantienen firmes. Eso es ser una sandinista, y a mí me reafirma la seguridad que tienen en su militancia, en su decisión, destaca la comandante Tijerino.

Sobre el próximo proceso electoral, lo considera muy importante porque es la continuidad de un programa de gobierno que está en función del pueblo y que “merecemos ganar en 2021 porque los programas de gobierno están encaminados a ir apoyando a los sectores más necesitados”, y nos dan el derecho a tocar la puerta de las casas, invitar a la gente a votar, pedirle el voto con humildad.

“Son unas elecciones que no vamos a prometer esperanza, sino que vamos a continuar con estos programas para llegar a cubrir el 100 por ciento de los que necesitan este apoyo”, aseguró.

Solo hay una cosa que tengo pendiente, dice la Comandante Tijerino: es derrotar al imperialismo. A nivel internacional el sandinismo debe mantenerse pendiente de las políticas de la administración norteamericana, porque la naturaleza imperial no la ha perdido y el Presidente Biden responde a la industria militar.

Alertó a estar pendientes de los mal llamados nicaragüenses que reciben salario de Estados Unidos a cambio de provocar daño al país, y ahí es donde “debemos estar atentos y nunca desvincularnos del pueblo”.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *