EEUU filtra los amoríos de Macron y Uber Por Elena Karaeva | RIA Novosti, Rusia

EEUU filtra los amoríos de Macron y Uber Por Elena Karaeva | RIA Novosti, Rusia
Compartir vía:

Cuando aún no se han cumplido cien días de la toma de posesión del presidente francés por segunda vez, Emmanuel Macron recibió un regalo en la víspera del principal día festivo de Francia, el Día de la Bastilla: se ha revelado su correspondencia con Travis Kalanick, cofundador de la aplicación de llamadas de taxi Uber.

Queriendo conquistar el mercado europeo –en particular el francés– los principales directivos de Uber y los grupos de presión que se unieron a ellos eligieron a Macron como su guía sherpa en 2014. En ese momento, todavía no era presidente, sino el (muy) ambicioso ministro de Economía y Desarrollo de la Quinta República. Tan solemne nombre porque en su momento Macron empezó a referirse a Francia nada menos que como una “nación de start-ups”.

Suena brillante, aunque en realidad el revestimiento y el sabor de esta frase eslogan apesta bastante. Como mínimo, un conflicto de intereses. Como mucho, huele a corrupción.

Amantes clandestinos

Macron (tal y como informan las publicaciones de los medios de comunicación franceses, parte del llamado consorcio internacional de periodistas de investigación; se dice que este grupo de camaradas está respaldado económicamente por los círculos financieros globalistas y su “profeta” George Soros), desafiando toda ética e incluso estética, ha dispuesto que Kalanick y sus hombres disfruten de un entorno empresarial muy favorable.

Su mecenazgo se extendió tanto y tan ampliamente que permitió a los uberianos superar fácilmente todos los obstáculos burocráticos, legales y de otro tipo para empezar a ganar dinero con los franceses. Y el resto de los europeos.

El ministro Macron se permitió gestos hacia Kalanick y compañía por los que cualquier otro habría sido expulsado del gobierno inmediatamente. Impulsó en el parlamento tales modificaciones de la ley sobre la regulación de los taxistas que las estrictas normas de seguridad laboral en Francia quedaron en este caso prácticamente abolidas. Intervino ante el prefecto de policía que había prohibido los viajes en Uber, obligándole (con la ayuda de su gente) a revocar la decisión. El hombre que ayudó a Macron a desautorizar el decreto del prefecto es ahora, por cierto, uno de sus asesores y trabaja en el Elíseo.

Macron estaba dispuesto a hacer casi cualquier cosa por los altos cargos de Uber, y el propio Kalanick lo dice en los correos electrónicos publicados.

Por supuesto, el modus operandi agresivo y de doble lenguaje de Uber fue como un trapo rojo para los altos funcionarios de Francia y trataron de resistirse. Pero, ¿quién podría resistir la presión del dúo Macron-Kalanick? Al final, el gobierno se rindió en silencio, los diputados votaron obedientemente una ley que rompía todas o la mayoría de las promesas oficiales hechas a los taxistas. Se dieron cuenta de que habían sido traicionados y se dispersaron –o mejor dicho, se alejaron– para seguir con sus asuntos. “Uber resolvió todos sus problemas. Macron dimitió poco después y decidió dedicarse a la gran política”.

Un relato detallado de cómo el actual dirigente francés presionó en favor de los intereses de una empresa estadounidense, descuidando los intereses de sus compatriotas y de su propio país, sólo podría sorprender a los poco sofisticados. Sobre todo porque la historia del asunto, estrenada en una noche de domingo de verano, estaba destinada únicamente a los gourmets de la información.

La basura bajo la alfombra

Ya el lunes se comentó que “el presidente actuó en su momento en beneficio de los consumidores y de los intereses de un país necesitado de inversiones y empresas extranjeras”. El escándalo de Estado que los adversarios de Macron trataron de reivindicar fue casi inmediatamente barrido bajo la alfombra por una agenda diferente. Esta agenda incluye la nueva ola de la pandemia, la proximidad de las vacaciones y la próxima ola de calor, cuando toda Francia debería convertirse en un pequeño Sahara. Y luego está la anticipación del pánico por el fin de los suministros energéticos de Rusia.

En definitiva, cualquier tipo de noticia, a cualquier gusto, color, tamaño u otra preferencia.

Sin embargo, no todos los días la prensa divulga detalles tan pintorescos de la vida y las predilecciones del presidente. Y lo que es más, todos están con prisas.

Y conociendo el contexto de lo que está ocurriendo, es el momento de preguntarse: ¿Qué tiene que mostrar una publicación de este tipo, además en varios medios de comunicación bastante influyentes? ¿Cómo pueden los hechos presentados en él, hechos públicos, influir en los sentimientos del público?

Se han celebrado elecciones, tanto presidenciales como parlamentarias, en Francia. Las historias sobre Macron llamando a Kalanick “querido Travis”, refiriéndose a él por su nombre de pila, no tienen hoy ningún sentido. Para la sociedad. Para los ciudadanos.

Pero probablemente tampoco se dirigían al público.

No hace falta ser muy inteligente para entender exactamente por qué la prensa, bastante obediente y muy leal al gobierno actual, está ahora proporcionando las ondas y las plataformas de la red para contar cómo las autoridades europeas, a casi cualquier nivel, se inclinan ante las corporaciones estadounidenses. Las autoridades europeas lo hacen porque les beneficia. En beneficio de ellos personalmente, por supuesto. No estamos hablando de sociedades en absoluto.

EEUU, el espejito de Macron

Para las autoridades, esta obediencia es una total bendición. No gastan dinero en defensa. Y así pueden presentar unos presupuestos en Bruselas sin prácticamente ningún gasto militar. También pueden no hacer ninguna política industrial: las empresas adecuadas, que operan a un coste mínimo y, por tanto, obtienen los máximos beneficios, producirán absolutamente todo lo que el ciudadano europeo necesita. Desde chuletas en bollos hasta zapatillas de deporte, desde gafas de Hollywood hasta smartphones, desde ideas sobre todo lo relacionado con el género hasta pañales para bebés. Los más brillantes y los más ruidosos serán admitidos en las universidades estadounidenses, los más modestos serán mantenidos en la asistencia social o con pequeños salarios. Los empresarios, o más bien lo que queda de ellos hasta ahora, han entendido la señal y están construyendo sus negocios según el modelo americano.

Los sistemas de pensiones y de salud en Europa se reconstruirán pronto según el modelo estadounidense. Todo el humanismo europeo se ha ido al traste: durante la pandemia, la propia Unión Europea fue incapaz de producir ningún equipo de protección ni de agilizar la producción de vacunas.

En los últimos treinta años, Estados Unidos ha hecho lo casi imposible: ha subyugado por completo a la UE, que en realidad fue creada como contrapeso político y económico de Estados Unidos.

Macron es rehén de su ídolo

Final: Estados Unidos ha conseguido arrancar a Europa de Rusia mediante el aventurerismo geopolítico, privando así al continente, que prácticamente no tiene minerales, no sólo de un proveedor honesto y claro que ha cumplido con todas sus obligaciones, sino también del libre acceso a los recursos. Ahora la UE tendrá que comprar todo, o casi todo, a Estados Unidos.

Esta dependencia, combinada con la caída en la pobreza y el inminente colapso de la economía, no tiene precedentes.

Y realmente ya no importa en absoluto si Macron fue un lobista de Uber o no. Mucho más importante es que a él, a Macron, se le ha mostrado su lugar. Al igual que el establecimiento francés: ¡ahí estáis, palomas! ¡Así es como te sujetamos firmemente por tus puntos tiernos y no tan tiernos!

La cuestión no es en absoluto quién manda correos a quién, sino que por segundo día consecutivo Macron es consciente de que puede ser debilitado políticamente en el momento en que se considere beneficioso para Estados Unidos.

Y no sólo tendrá que vivir con esto, como se dice. Tendrá que dirigir el país en este estado, adoptar nuevas sanciones contra Rusia y hacer frente a los graves problemas de la economía.

Evidentemente, de lo anterior, sólo es posible imponer más sanciones, y con esfuerzos salvajes. Todo lo demás no se puede hacer.

Y quizás lo más importante.

Europa lleva treinta años seguidos perdiendo su soberanía. Porque era más fácil para él. Durante treinta años seguidos, Rusia ha trabajado con un esfuerzo sin precedentes para crear su soberanía.

Existía el peligro de seguir un camino falso, es decir, casi europeo, pero la tentación fue superada.

Europa, secuestrada por América, hoy sólo puede soñar con la independencia y la autonomía de Rusia. La “limpieza” de sus élites políticas no va a dar al continente la oportunidad de un cambio de vector y de elección. Ni en el futuro inmediato ni en el previsible.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.