EEUU traiciona la memoria de sus caídos contra Hitler Por Scott Ritter | RT edición en ruso

EEUU traiciona la memoria de sus caídos contra Hitler Por Scott Ritter | RT edición en ruso
Compartir vía:

Scott Ritter es un ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de Estados Unidos y autor de «El rey escorpión: el compromiso suicida de Estados Unidos con las armas nucleares. Desde Roosevelt hasta Trump». Trabajó en la URSS en la aplicación del Tratado INF, formó parte del personal del General Norman Schwarzkopf, jefe de las tropas de ocupación de la OTAN durante la primera guerra contra Irak, y fue inspector de armas de la ONU de 1991 a 1998.

En su histórico libro de 1998 «The Greatest Generation» (La más grande generación), el periodista de la NBC Tom Brokaw examinó las vidas y experiencias de algunos de los millones de hombres y mujeres estadounidenses que lucharon en la Segunda Guerra Mundial.

“En un momento de sus vidas en el que sus días y noches deberían haber estado llenos de aventuras inocentes, amor y las lecciones de la vida cotidiana”, señala Brokaw, “lucharon en las condiciones más primitivas con el sangriento telón de fondo de los paisajes de Francia, Bélgica, Italia, Austria y las islas de coral del Pacífico. Respondieron a la llamada para salvar al mundo de dos de las máquinas de guerra más poderosas y despiadadas jamás formadas, instrumentos de conquista en manos de maníacos fascistas. Se enfrentaron a grandes dificultades y a un comienzo tardío, pero no se quejaron. Tuvieron éxito en todos los frentes. Ganaron la guerra; salvaron el mundo”. Brokaw “se dio cuenta de la importancia que esta generación de estadounidenses tenía para la historia: Creo que es la mejor generación que ha producido ninguna sociedad”.

Nací en 1961, unos 20 años después de que Estados Unidos entrara en la Segunda Guerra Mundial. Para entonces, la derrota de la Alemania nazi y del Japón imperial se había convertido en materia de los libros de historia, ya que había surgido un nuevo y aún más formidable enemigo: la Unión Soviética. Mi padre era un oficial de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos cuya carrera, hasta 1977, se asemejaba a un mapa turístico de la Guerra Fría, habiendo servido en Vietnam, Corea y Turquía. Crecí con el mantra “mejor muerto que rojo”, firmemente plantado en mi cabeza y convencido de que el servicio que mi padre prestó a nuestro país era absolutamente esencial para la supervivencia del mundo libre.

En 1977 mi familia se trasladó a Alemania Occidental. Mi padre fue reasignado a la 17ª Fuerza Aérea de los Estados Unidos, que estaba estacionada en la base aérea de Hambach (cerrada en 1993, sede del Centro de Operaciones de Sector 3 del Cuarto Mando Táctico Combinado de Aviación; fue la base favorita de la OTAN, albergando varias unidades de reconocimiento táctico, apoyo aéreo cercano y control aéreo táctico de la Fuerza Aérea estadounidense). Decidimos vivir fuera de la base, “en la realidad” como lo llamábamos. Acabamos instalándonos en una magnífica casa en la comuna de Mannheim (a 60 kilómetros al Este de la base), propiedad de una familia alemana que la había alquilado a militares estadounidenses durante décadas. Y esta casa, hay que decirlo, tuvo su propia historia: en 1945 sirvió de cuartel general temporal para el general George S. Patton mientras su 3er Ejército avanzaba por la región alemana de Renania-Palatinado durante la Segunda Guerra Mundial.

Alemania borró su pasado nazi

Cuando nos mudamos a Alemania, ya habían pasado tres décadas desde la guerra, pero todavía había muchos recuerdos de ella. En el verano de 1978, trabajé en una instalación de inspección de carne, que empleaba a lo que llamábamos eufemísticamente PD: “personas desplazadas”. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, millones de europeos esclavizados por la Alemania nazi fueron liberados de su confinamiento virtual, pero no tenían un hogar al que regresar. Entre ellos había muchos niños. Estados Unidos proporcionó a muchas de estas personas irremediablemente desplazadas puestos de trabajo y viviendas. Esto se convirtió en una nueva forma de vida para miles de personas, que trabajaron al servicio de la amplia presencia militar estadounidense en Alemania Occidental. Treinta y tres años después, cuando conocí a la comunidad de PD, estos niños eran adultos que estaban profundamente agradecidos por las oportunidades que les había brindado Estados Unidos.

También sentían un profundo resentimiento contra los alemanes, por el confinamiento en que se encontraban y la destrucción de la Europa de su infancia.

La experiencia de la PD fue una revelación para mí, un adolescente estadounidense: al vivir entre alemanes, los veía simplemente como un espejo en lengua extranjera de mí mismo y de mi familia. Pero no era tan sencillo.

En enero de 1979, se emitió en la televisión de Alemania Occidental cuatro noches seguidas la miniserie de la ABC “El Holocausto”. Después de cada episodio, los alemanes tenían un debate en directo con un panel de historiadores que respondían a las preguntas del público (se calcula que más de la mitad de la población alemana había visto la serie). Como la mayoría de los estadounidenses que viven en Alemania, me había perdido la proyección original de la serie en Estados Unidos el año anterior. Mi familia decidió verlo y, por curiosidad, empezó a ver también estas discusiones.

Nos sorprendió lo que oímos: los hijos de los alemanes que vivieron durante la Segunda Guerra Mundial llamaban a las ondas y maldecían histéricamente a sus padres y a su país por haber permitido que esto sucediera. Destacados científicos y psicólogos reunidos para estas discusiones se quedaron sin palabras por el nivel de indignación y rabia: simplemente no tenían respuesta, no sólo en cuanto a por qué se permitía que tales cosas ocurrieran, sino también en cuanto a por qué no se les había hablado de ellas en su juventud. Alemania parecía querer borrar de su presente la criminalidad de su pasado nazi.

Aunque a mi familia le preocupaba bastante el hecho de que viviéramos a menos de una hora en coche de la frontera entre Alemania Occidental y Oriental, donde cientos de miles de soldados soviéticos estaban apostados al otro lado, listos (al menos en nuestras mentes) en cualquier momento para lanzar un ataque que pusiera fin de forma abrupta y terrible a nuestra idílica existencia, no podíamos evitar los constantes recordatorios de lo que había ocurrido en el continente europeo apenas tres décadas y media antes.

La aviadora de primera clase de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos Jillian Trujillo, asignada al 726º Escuadrón de Movilidad Aérea, lee una lápida en el Cementerio Americano de Luxemburgo y el Memorial en la ciudad de Luxemburgo, Luxemburgo, 9 de marzo de 2009. El cementerio contiene los restos de 5.076 miembros del servicio militar estadounidense.

Las cruces y las tumbas de los caídos

Uno de los recuerdos más tristes se encontraba también al otro lado de la frontera (esta vez al oeste), donde se encontraba el cementerio y el monumento conmemorativo americano de Luxemburgo, cerca de la ciudad luxemburguesa de Hamm. Además de ser el lugar de descanso final para los más de 5,000 estadounidenses que murieron en la Batalla de las Ardenas, Hamm es también el lugar donde el General Patton fue enterrado después de su muerte accidental en diciembre de 1945 (su viuda pensaba que “le hubiera gustado yacer junto a los soldados caídos de su ejército”).

Mis padres se aseguraron de que fuéramos a Hamm varias veces durante nuestra estancia en Alemania. Fue un viaje corto (220 kilómetros al Oeste) y la carretera era pintoresca. El cementerio en sí tenía un aspecto precioso: un digno monumento a los que habían hecho el sacrificio supremo. También visitamos el cercano cementerio alemán de Sandweiler (también en Luxemburgo), donde están enterrados los restos de más de 10 mil soldados alemanes. Ambos cementerios evocan sentimientos lúgubres y aleccionadores.

Sin embargo, sólo después de la visita de mi tío Mel, el representante de la “gran generación” descrita por Tom Brokaw, pudimos experimentar realmente lo que estos cementerios nos recordaban. Mel había servido en el teatro de operaciones europeo durante la Segunda Guerra Mundial, llegando a las playas de Normandía aproximadamente una semana después del desembarco aliado. Su unidad, una compañía de transporte encargada de transportar carga a lo largo de la famosa Ruta del Expreso de la Bola Roja, realizó sus tareas en Francia con relativa facilidad (sistema de convoyes de camiones que abastecía a las fuerzas aliadas que se movían rápidamente a través de Europa después de salir de las playas del Día D en Normandía en 1944. Para acelerar el envío de carga al frente, los camiones adornados con bolas rojas siguieron una ruta igualmente marcada que estaba cerrada al tráfico civil). La unidad de mi tío Mel operó como parte del Tercer Ejército de Patton y participó en la liberación de Francia. Llegó a la frontera entre los países del Benelux (Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo) y Alemania sin grandes pérdidas.

Mel pidió comprobar con él los lugares por los que había pasado durante la guerra. La mayoría de ellos le evocaban buenos recuerdos, pero un lugar le sumió en el silencio. Allí su unidad cayó bajo el fuego de la artillería alemana y en un instante más de 200 de sus compañeros murieron o fueron heridos. Muchos de ellos están enterrados en Hamm.

Detrás de las cruces y las estrellas de seis puntas tan bellamente dispuestas sobre el césped cortado, de repente se hicieron visibles rostros, nombres y personas en los que era imposible no pensar. El rincón de la tranquilidad se convirtió bruscamente en un aterrador recordatorio del monstruoso costo de la guerra. Hasta el día de hoy no puedo pasar por tal o cual cementerio de guerra sin imaginarme las circunstancias en las que murieron los que allí están enterrados. Todas las esperanzas, los sueños y las aspiraciones que yo, y otros, podemos cumplir mientras vivamos, han sido borradas para esos chicos, en circunstancias generalmente inimaginables para el común de la gente.

Y los responsables de sus muertes fueron los mismos alemanes con los que había convivido tan pacíficamente al otro lado de la frontera. Aquellos cuyos hijos se enfurecieron por su tendencia a olvidar lo que fue un régimen que arruinó millones y millones de vidas en pos de las ambiciones de una de las ideologías más viles de la historia de la humanidad: el nazismo.

La “Gran Generación” de Rusia

En mi época de estudiante, estudié historia rusa. Como parte de mi trabajo de posgrado, estudié los vínculos históricos entre las fuerzas militares de la época zarista y la soviética. He conocido a fondo las campañas y batallas militares del enfrentamiento entre la Unión Soviética y la Alemania nazi y el terrible precio que pagó el pueblo soviético, cuyas pérdidas se contaron por decenas de millones.

Tuve la oportunidad de vivir y trabajar en la Unión Soviética durante un tiempo. Formé parte de un equipo de inspectores estadounidenses enviados a la planta de misiles soviética de Votkinsk (a 1,300 kilómetros al Este de Moscú) para supervisar el cumplimiento del Tratado de Misiles de Alcance Intermedio y de Menor Alcance. Fue durante este periodo cuando me di cuenta de la importancia de los sacrificios realizados en la realidad cotidiana del pueblo soviético.

Recuerdo que en el centro de Votkinsk había un monumento a los habitantes de la ciudad que habían muerto durante la guerra y a los que habían recibido el título de Héroe de la Unión Soviética por sus servicios durante los años de guerra. En toda la Unión Soviética había monumentos similares dondequiera que uno fuera. Se erigían allí donde vivían personas que hacían una parte integral de sus vidas el recuerdo eterno de los sacrificios realizados por su “Gran Generación” para salvar no sólo a sus compatriotas sino a buena parte de Europa de las atrocidades de la Alemania nazi.

Este recuerdo sobrevivió incluso después del colapso de la Unión Soviética. Su legado se ha transmitido a la Federación Rusa, que se ha encargado de honrar a quienes se dedicaron al servicio de su país. Rusia celebra sus hazañas el 9 de mayo, Día de la Victoria, la derrota de la Alemania nazi. Una de las tradiciones más brillantes de esta fiesta es la imagen de los veteranos de aquel conflicto desfilando ante una nación agradecida con sus honores militares. E incluso, cuando a causa del tiempo y la edad, esta “Gran Generación” de rusos ha dejado la sociedad y el pueblo al que sirvió, los rusos han seguido honrando su memoria: en lugar de los veteranos, desfilan sus hijos y nietos, portando sus fotos. Esta es la costumbre del Regimiento Inmortal. Los rusos, a diferencia de los alemanes, mantienen viva la memoria del pasado.

EEUU respalda a los ucranazis

Por desgracia, no puedo decir lo mismo de los estadounidenses. Este año no habrá celebración de la “Victoria en Europa” en Estados Unidos. Tampoco los ha habido en años anteriores. Hemos olvidado a nuestra “gran generación” y los sacrificios que hizo por nuestro futuro. Estados Unidos no tiene un “Regimiento Inmortal” propio, con familiares marchando orgullosamente por las calles principales de las ciudades y pueblos de todo el país, honrando la causa a la que sirvieron esos jóvenes hombres y mujeres. Hemos olvidado por qué lucharon.

En su día, Estados Unidos y la Unión Soviética lucharon juntos contra la amenaza que suponía la Alemania nazi y su ideología. Ahora que Rusia está luchando contra los sucesores de la Alemania de Hitler, representados por los seguidores ideológicos del nacionalista ucraniano Stepan Bandera, sería lógico esperar que Estados Unidos se pusiera del lado de Moscú.

Los seguidores de Bandera lucharon del lado de los nazis alemanes como parte de las fuerzas de la SS, masacrando a decenas de miles de civiles inocentes, muchos de los cuales eran judíos. Parece que Washington debería hacer todo lo necesario para que esta odiosa idea, por cuya erradicación muchos en Europa dieron su vida y su sustento, no vuelva a levantar sus viles banderas en suelo europeo.

En cambio, Estados Unidos está ayudando a los actuales partidarios de Bandera y, por extensión, también de Hitler, cuya ideología de odio se disfraza de nacionalismo ucraniano. El ejército de Estados Unidos, cuya tradición nació de los heroicos sacrificios de cientos de miles de esos soldados, marineros y aviadores que dieron su vida para derrotar a la Alemania nazi, proporciona hoy armas y entrenamiento militar a ucranianos cuyos cuerpos y estandartes llevan los símbolos del Tercer Reich de Hitler.

El 9 de mayo, Rusia celebró el Día de la Victoria para conmemorar el 77º aniversario de la derrota de la Alemania nazi. Lamentablemente, la lucha contra la ideología nazi continúa hasta el día de hoy y, tristemente, Estados Unidos se encuentra en el lado equivocado de la historia, apoyando a aquellos que una vez juramos aplastar mientras simultáneamente luchamos contra aquellos que una vez llamamos aliados.

No puedo evitar pensar que las personas a las que Tom Brokaw llamó “la mejor generación” se avergonzarían de las acciones de aquellos por los que lo sacrificaron todo y que todavía no han demostrado ser capaces de honrar su memoria con sus acciones.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.