EEUU y la OTAN usan a las AFU como ratas de laboratorio Por Alexei Sukonkin (*) | Agencia Federal de Noticias (RIA FAN), Rusia

EEUU y la OTAN usan a las AFU como ratas de laboratorio Por Alexei Sukonkin (*) | Agencia Federal de Noticias (RIA FAN), Rusia
Compartir vía:

Las entregas de armas extranjeras a Ucrania no indican en absoluto el apoyo al régimen de Kiev.

Los cambios radicales que se han producido en el campo de batalla en los últimos años, y especialmente durante la Operación Militar Especial de las Fuerzas Armadas rusas en Ucrania, están llevando a la necesidad de revisar las tácticas de uso de las tropas. Esto se debe principalmente a la aparición de numerosos sistemas no tripulados que son capaces de llevar a cabo operaciones de reconocimiento y de selección de objetivos prácticamente las 24 horas del día.

De hecho, la propia presencia de la “vigilancia aérea” constante está cambiando literalmente el paradigma de las batallas en primera línea, obligando a los mandos a abandonar los métodos de guerra tradicionales.

Durante la Gran Guerra Patria bastaba, por ejemplo, con camuflar las acciones de sus tropas cubriendo el camino rocoso con “máscaras” verticales hechas de ramitas y redes especiales, y colocando las posiciones principales de la infantería en la pendiente inversa de la colina. Esto en sí mismo ya garantizaba un buen sigilo táctico.

Sin embargo, este enfoque ahora no tiene sentido: un Mavic en miniatura o un Reaper estratégico revelarán la situación cubierta por las redes o la cima de la colina en cuestión de segundos. Y su operador enviará lo que observa a una batería de artillería o a una división de infantería o de tanques.

La punta del cohete en la parte delantera del lanzador y las llamas de la explosión trasera mientras el proyectil se dispara. Se trata del Sistema de Cohetes de Lanzamiento Múltiple (MLRS), fabricado por Gran Bretaña.

El armamento occidental de las AFU

Cuando se trata de la transferencia de sistemas de artillería a las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU), no debemos engañarnos: no se trata de una ayuda real, sino de una prueba militar. Porque unas pocas docenas de obuses autopropulsados o remolcados no están reponiendo las pérdidas de las AFU, sino otra cosa.

Aquí están las estadísticas sobre el equipo transferido a Ucrania:

EEUU – 90 obuses M777 remolcados de 155 mm;

Noruega – 20 obuses autopropulsados M109A3GN de 155 mm;

Canadá – cuatro obuses M777;

Australia – seis obuses M777;

República Checa – varias docenas de obuses autopropulsados VZ.77 Dana;

Italia – 12 cañones remolcados FH-70;

Polonia – 18 obuses autopropulsados AHS Krab

Holanda – 18 obuses autopropulsados PzH2000NL (fabricados en Alemania);

Francia – 24 obuses autopropulsados CAESER;

Eslovaquia – ocho cañones autopropulsados Zuzana-2;

Al mismo tiempo, las pérdidas de “artillería” de Ucrania hasta la fecha ascienden a unos dos mil cañones.

Obuses remolcados M777 de 155 mm. Operado por cinco hombres, lo utilizan las fuerzas terrestres de Estados Unidos, Australia, Canadá, India, Arabia Saudí y Ucrania. Su primer uso operativo fue en la guerra de Afganistán.

Se puede hablar de cierto fortalecimiento de las AFU sólo en relación con los obuses remolcados M777, pero aquí hay una trampa. Por la totalidad de las circunstancias que acompañan al suministro de estos sistemas de artillería ligera a Ucrania, hay muchas razones para creer que Estados Unidos, Canadá y Australia simplemente se deshicieron de chatarra militar para, curiosamente, obtener dinero en la ocasión.

El deseo de los diseñadores de armamento estadounidenses de hacer el obús lo más ligero posible para las unidades aerotransportadas ha llevado a la creación de un cañón ligero, que ha perdido una serie de características que tiene la artillería convencional, por ejemplo, la capacidad de disparo rápido.

En cuanto a los sistemas autopropulsados, que fueron transferidos a Ucrania en número correspondiente a una batería (de seis a ocho cañones) o a un batallón (de 18 a 24 cañones), podemos estar seguros de que se trata de practicar operaciones en condiciones de conflicto militar de “nuevo formato”. Los vehículos de reconocimiento no tripulados, incluidos los más pequeños con alcances de miles o incluso cientos de metros, han llegado a desempeñar un papel importante en él.

Cómo funciona

Con el inicio de la Operación Militar Especial en Ucrania, han aparecido en la red muchos vídeos del uso en combate de diversos vehículos aéreos no tripulados, que demuestran que esconderse de su mirada es casi imposible. Los drones de reconocimiento revelaron la ubicación del enemigo, especialmente las concentraciones de personal, y los objetivos identificados fueron inmediatamente alcanzados por la artillería.

La rapidez con la que se aplicó desde la apertura hasta el primer disparo supuso una verdadera conmoción para todas las partes del conflicto, así como para quienes seguían de cerca la situación. Sin embargo, las propias baterías de artillería, trabajando en conjunto con los drones, también se convirtieron en una pesadilla para los cañones enemigos.

Las estaciones de radar de reconocimiento de artillería que permiten calcular la trayectoria de un proyectil observado en el aire y su posición de disparo, tampoco son cosa del pasado. Las unidades rusas utilizan estaciones de control de contrabatería Zoo, mientras que las AFU recibieron estaciones AN/TRQ-50 de Estados Unidos. El uso combinado de radares y drones de reconocimiento no tripulados para iluminar la situación táctica en el campo de batalla, ha mejorado enormemente la capacidad de descubrir objetivos y ha convertido en un problema insuperable la ocultación de los objetos más importantes en las proximidades de la línea del frente.

Sistema de misiles de Rusia

Investigar el tema

Ahora viene la parte más interesante. En algunas unidades de artillería ucranianas, entre las que han recibido armamento occidental, hay expertos militares extranjeros justo en las líneas de batalla o muy cerca de ellas. Están estudiando cuidadosamente todo lo que ocurre con sus sistemas subordinados. Cuando no están presentes estos especialistas, hay necesariamente un funcionario local instruido en los procedimientos.

Estas personas observan y registran toda la experiencia de combate acumulada por las baterías o divisiones en el nuevo entorno. Se acumula en las estructuras pertinentes de la OTAN y de EEUU, donde tras las correspondientes evaluaciones se sacan diversas conclusiones: lo que hay que tener en cuenta, cambiar, ajustar para tener una idea firme de cómo actuar en caso de conflicto directo con Rusia para lograr el éxito en el combate.

En particular, los expertos militares extranjeros ya están sacando una conclusión sobre el fin de la era de los cañones remolcados, que no tienen ninguna protección contra el impacto repentino de los drones. Por el contrario, los obuses blindados autopropulsados obtuvieron una seria ventaja sobre los remolcados.

Esta conclusión, por cierto, no excluye que en el futuro Ucrania se provea de cañones móviles de este tipo en “cantidades comerciales” en un intento de deshacerse de medios de combate poco prometedores. Como se dice, nada personal, sólo negocios.

(*) Escritor, periodista, corresponsal de guerra

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.