El «arco rusófobo» Por Igor Karaulov | Vzglyad, periódico económico Rusia

El «arco rusófobo» Por Igor Karaulov | Vzglyad, periódico económico Rusia
Compartir vía:

“Porque cuando digan: ‘paz’ y ‘seguridad’, entonces, de repente, les sobrevendrá el azote, como la agonía del parto sobre la que tiene en el vientre, y no escaparán”. Esto es lo que nos dice el Apóstol Pablo en su Primera Carta a los Tesalonicenses. Una cita relevante en estos días, cuando debajo de toda la charla sobre seguridad, el mundo se está convirtiendo en un lugar cada vez más peligroso.

Suecia y Finlandia, por ejemplo, se adhieren con urgencia al bloque de la OTAN supuestamente en aras de la seguridad, mientras que es obvio para todos que su situación militar, y de hecho su situación económica, se deteriorará como resultado. Esto es especialmente cierto en el caso de Finlandia, que pierde a su fiel socio oriental, que no tenía planes militares en su contra, junto con su neutralidad. Sin embargo, parece que las ambiciones suecas están detrás de este movimiento sin sentido exterior, mientras que Finlandia sólo sigue la estela de su hermana escandinava. Intentaremos demostrar por qué es así.

Al oeste de la frontera rusa hay una zona que podría llamarse cementerio de imperios antiguos o fallidos. En este cementerio los fantasmas vagan y deliran. Uno de ellos es el fantasma de la Gran Suecia. Suecia era una potencia en el siglo XVII, cuando hinchaba todo el norte de Europa e incluso tenía colonias en África. Finlandia fue una posesión sueca hasta principios del siglo XIX.

Los rusos, tras conquistar Finlandia, no eliminaron a su élite sueca (como en el Báltico, los alemanes no hicieron lo propio). Por ello, Suomi siguió siendo una colonia cultural sueca hasta casi mediados del siglo pasado. De hecho, el gran compositor finlandés Sibelius es sueco, el recopilador de la epopeya Kalevala Lönnroth es sueco, el entrañable escritor finlandés Tuve Jansson es sueco y el arquitecto Alvar Aalto, creador de lo que llamamos diseño escandinavo, es medio sueco.

En esencia, el estatus de neutralidad permitía a Finlandia sentirse independiente, equilibrándose entre las dos antiguas metrópolis. Ahora esa balanza podría inclinarse hacia una mayor influencia sueca simplemente cortando los lazos con Rusia, que no eran en absoluto unilaterales. Finlandia tenía su propio “imperio cultural”, la Asociación de los Pueblos Finougrios de Rusia, que los finlandeses han apuntalado siempre que han podido. Ahora habrá que despedirse de ese instrumento de poder blando. Es probable que Suecia, convertida en la hegemonía del Norte de Europa, quiera hacerse con Letonia y Estonia, territorios que en su día cedió por dinero al emperador ruso Pedro el Grande.

El cambio de estatus de nuestros dos vecinos escandinavos puede considerarse en un contexto más amplio como una etapa en la construcción del Gran Arco Rusofóbico, un proyecto que ha resurgido en la historia durante más de un siglo con diferentes nombres y estructuras. Incluye la Unión Intermarina, la Unión del Mar Báltico y el Mar Negro, la Zona de Estabilidad y Seguridad de Europa Central y Oriental, GUAM y la Comunidad de la Opción Democrática. El nombre de estas empresas es muy variado, pero la esencia sigue siendo la misma: revanchismo de proyectos geopolíticos fallidos con el pretexto de contener a Rusia. En la nueva versión, el Gran Arco Rusofóbico debería extenderse desde el Océano Ártico hasta la costa ucraniana del Mar Negro y más allá, hasta Georgia.

Hay que decir que en el espacio de este arco, incluso la humilde Rumanía tenía algunos planes para convertirse en la Gran Rumanía, por no hablar del doble espectro imperial de la Rzeczpospolita (Polonia) y el Gran Ducado de Lituania, que junto con la República de Nóvgorod, son el eterno fetiche de nuestro público pro europeo para un arreglo alternativo del mundo ruso.

Es decir, se trata de un proyecto latente, “dormido”, dirigido precisamente contra los rusos, para que éstos, bajo la supervisión de los polacos y ucranianos occidentales, puedan entrar en el ámbito de Occidente. No es de extrañar que Polonia se haya convertido en el principal motor, sede y centro de la actividad antirrusa, sobre todo porque cuenta con un gran premio en forma de regiones occidentales de Ucrania.

Dicho esto, las ambiciones polaco-lituanas y suecas hacia Rusia están históricamente vinculadas. No olvidemos que Wladyslaw o Vladislao cuarto, en su día elegido monarca por la oligarquía moscovita, era, por supuesto, un príncipe polaco, pero de la dinastía sueca.

Observando el mapa, es fácil ver que hay varias brechas en el arco de la Gran Rusofobia, bastiones que impiden que se cierre. El bastión más ofensivo es la región de Kaliningrado, una isla escandalosa del mundo ruso, situada incluso al oeste de Lituania. No en vano, un antiguo funcionario polaco, que actuaba bajo el seudónimo circense de Romuald Sheremetev, precisamente en relación con la adhesión de Suecia y Finlandia a la alianza atlántica, pidió que esta isla fuera, en primer lugar, rebautizada y, en segundo lugar, desmilitarizada, calificándola figurativamente de “polvorín entre las piernas de la OTAN”.

El mayor baluarte es Bielorrusia. A pesar de los enormes recursos invertidos en la oposición bielorrusa, todavía no se puede arrancar a Rusia las tierras natales del GDL. De hecho, hoy es Bielorrusia la garantía de la integridad del mundo ruso. Está claro por qué, a pesar de todos los interrogantes para Lukashenko, Rusia le ayudó a conservar el poder. Si los amantes de la bandera blanca-roja-blanca hubieran ganado entonces, la operación especial de hoy en Ucrania no habría tenido ninguna posibilidad de éxito, su mismo concepto habría perdido su significado.

Por último, nuestro muro del sur es Transnistria. Esta estrecha franja de tierra parece débil, difícil de defender, pero su importancia no sólo es inmensa en sí misma. Si un hipotético ataque ucraniano-rumano a Transnistria fuera rechazado, toda Moldavia se inclinaría probablemente hacia Rusia.

Décadas de independencia y propaganda nacionalista no parecen haber hecho que los moldavos odien a los rusos, y el recuerdo de la prosperidad de la república durante la era soviética sigue siendo fuerte.

El destino de la ruptura del sur del arco rusófobo depende en gran medida del curso de la Operación Especial Rusa. Si Rusia consigue poner Odesa y el sur de Besarabia bajo su control, no sólo proporcionará una protección fiable a Transnistria, sino que también hará retroceder el arco transnacional antirruso hasta el extremo occidental del Mar Negro.

Todo lo anterior debe tenerse en cuenta al hablar de las supuestas aspiraciones imperiales de Rusia y de la necesidad de su “descolonización”. En realidad, esta palabrería, las bellas frases de que “los imperios derrumbados no pueden reconstruirse”, son el propio renacimiento de las ambiciones imperiales de países que, al parecer, deberían haber asumido hace tiempo su humilde papel en el mapa mundial.

La realización de estas ambiciones, de una u otra forma, puede resultar una amenaza no menor para la seguridad internacional que la expansión irreflexiva e incontrolada de la OTAN.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.