El interior profundo de los rusos Por Dmitry Samoilov | Gaceta, Rusia

El interior profundo de los rusos Por Dmitry Samoilov | Gaceta, Rusia
Compartir vía:

En 1993 tenía diez años. Esa época se considera ahora generalmente como un modelo de ruina y el fondo de la decadencia tanto de la sociedad como del Estado. Sin embargo, cuando yo tenía diez años, se percibía de forma algo diferente: la imagen de las calles se había saturado en los últimos dos o tres años con carteles de colores y una gran selección de cigarrillos extranjeros en los respectivos puestos. Chocolates, yogures y muchos refrescos. Con todo, a los diez años, esto supera de alguna manera las cuestiones económicas y políticas.

En la esquina de la calle Stoleshnikov con Bolshaya Dmitrovka, en el centro de Moscú, abrió una tienda con brillantes vitrinas. En una vitrina había unas botas de invierno muy bonitas, que necesitaba –no necesariamente esas, pero sí necesitaba un par. Sin embargo, las circunstancias eran tales ese invierno, que mis padres no podían comprarme zapatos porque simplemente no tenían dinero.

Así es más o menos como había imaginado nuestra vida desde finales de febrero de este año. “No hay dinero, todavía queda algo bueno, pero es escaso y no está disponible”.

El despiadado mercado

Lo bueno de los noventa, me pareció entonces, fueron las buenas relaciones entre Rusia y Occidente. Sí, fue una relación paternalista por parte de Occidente y fue bastante humillante en lo que respecta a Rusia. Pero, como sabes, una mala paz es mejor que una buena guerra. Entonces el mercado, como un perro hambriento, salvaje y rabioso, se soltó y empezó a ladrar a alguien, a morder a alguien, a masticar a alguien vivo y a servir a alguien. La economía empezó a funcionar con el principio más libre posible: lo principal era permitirlo todo, la mano del mercado lo decidiría todo por sí misma, y el resultado sería el dinero. El dinero, por supuesto, tiene que ser transferido a Occidente, es más fiable. Digamos que había una fábrica estatal y ahora es privada.

Luego, el nuevo propietario pensó que no le resultaba muy rentable mantener la planta y la reconstruyó para convertirla en oficinas. O no la reconstruyó, sino que simplemente la alquila a pequeños talleres que remachan material publicitario y negocios de un día que blanquean el dinero a través de Singapur y las Islas Vírgenes Británicas. “Nosotros le damos el dinero, usted nos da las impresoras”, pero las impresoras son sólo de papel y el dinero está en un banco amigo usando “billetes de asesoramiento checheno”. En los años 90 había una forma muy popular de cobrar el dinero, que era perfectamente legal pero que también era absurdamente fácil engañar.

Conocemos miles de situaciones como ésta en ausencia de cualquier tipo de regulación económica. Como se cerraron las fábricas de máquinas-herramientas, se tuvieron que importar máquinas de China. Mientras todo esto se solucionaba, industrias enteras se quedaron sin las piezas necesarias, o sin mercados, o sin la logística necesaria. No obstante el mercado funcionaba, se ganaba dinero de una manera u otra, alguien siempre obtenía beneficios. La economía se estaba volviendo más y más dependiente, con una retórica antiestadounidense que comenzó en los círculos gubernamentales bajo Yeltsin. Se puede recordar su discurso antiestadounidense en 1998, su lanzamiento de paracaidistas rusos sobre Pristina y el giro de 180 grados del Primer Ministro Primakov en el avión.

Y toda la autonomía se estaba retirando de la economía en ese momento. Y esto también es explicable: ¿por qué producir algo propio cuando se puede comprar, organizar los suministros, alquilar?

En algún momento, al darse cuenta de que la venta de recursos podía generar súper ganancias, los colocaron en fondos especiales, que distribuyeron por todo el mundo. Pero los ingresos se volvieron tan abundantes que también se empezaron a gastar en el desarrollo de la producción dentro del país.

Así surgieron los nuevos Lada e incluso nuestro propio avión, el Sukhoi Superjet 100, que, digamos, en 2001 habría sido impensable. Sí, tanto los coches como los aviones están compuestos en un 50% por componentes y tecnología de fabricación extranjera. Pero, en primer lugar, así estaba construido el mundo entero hasta hace muy poco: como una cinta de Möbius, estaba autointegrado hasta las orejas. En segundo lugar, un avión con un 50% de tecnología nacional es un 50% mejor que nada.

Cauto optimismo

Y entonces pasó lo que pasó. Y nos encontramos en un punto en el que, por ejemplo, el oscuro año 1993 con sus inaccesibles botas de invierno parecía una perspectiva relativamente buena. Y en un ataque de pánico pensamos que todo llegaría de forma inmediata e inevitable. Pero a medida que pasan los meses, el país no parece hundirse en la Edad de Piedra. Además, hay algunas señales de vida que dan motivos para un cauto optimismo.

Han decidido poner en producción por lotes los aviones Tu-214. Por supuesto, esto no significa que dentro de medio año toda la flota de Airbus y Boeing sea sustituida por aviones de producción nacional. No, incluso si todo va bien, llevará años. Pero lo importante es que haya un incentivo. No hay otro sitio al que ir que no sea hacia dentro, no puedes huir de ti mismo, las empresas extranjeras no te ayudarán, tienes que hacer algo aquí.

Y resulta que se puede comprar moneda a un tipo de cambio decente. No a la tasa oficial, por supuesto, pero tampoco a una horrenda, que está disponible en todas las casas de cambio.

Y puedes irte de vacaciones, e incluso hay lugares a los que ir. Las tiendas siguen abastecidas con su habitual abundancia, no faltan medicamentos en las farmacias y la gente no anda por las calles en harapos.

Está claro que las principales dificultades están probablemente por llegar, llegarán gradualmente. Pero el hecho es que el mundo ha cambiado dramática e irremediablemente. Y no cambió de la noche a la mañana, lleva varios años, y hay que adaptarse, sino acostumbrarse. ¿Cómo se adaptará Airbus al hecho de que el 65% del titanio proceda de Rusia? Probablemente, se ajustará a las importaciones inversas. ¿Le suena la combinación de palabras?

Pero lo que más me llama la atención es la encuesta de opinión. El 20% de los rusos, cuando se les preguntó qué harían si perdieran su trabajo mañana, respondieron: “No haré nada durante el resto de mi vida. Tengo suficiente dinero para vivir”.

¿Será que se trata de un pueblo profundamente independiente e indestructible que constituye un monolito de la sociedad y que ya no puede ser intimidado? ¿Tal vez se trata de ese interior tan profundo? ¿Quizás se disuelve en las personas y no está gobernado desde algún lugar de arriba? Entonces, por supuesto, no hay nada que temer.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.