El poder de las imágenes Por Patrick Lawrence | ScheerPost, Estados Unidos

El poder de las imágenes Por Patrick Lawrence | ScheerPost, Estados Unidos
Compartir vía:

Hannah Arendt escribió en “Lying in Politics: Reflections on the Pentagon Papers” (“Mentir en política: Reflexiones sobre los Documentos del Pentágono”, un ensayo que publicó en The New York Review of Books en 1971, sobre un fenómeno que denominó “desfactualización”. Los hechos son frágiles, argumentaba la difunta filósofa política, en el sentido de que no cuentan ninguna historia en sí mismos. Esto los hace vulnerables a las manipulaciones de los narradores.

“La falsedad deliberada trata con hechos contingentes”, escribió Arendt, “es decir, con asuntos que no llevan ninguna verdad inherente en sí mismos, ninguna necesidad de ser como son; las verdades fácticas nunca son obligatoriamente verdaderas”.

Dejar que los hechos hablen por sí mismos, en otras palabras, es una mala idea en opinión de Arendt. No podría estar más de acuerdo. “Es esta fragilidad de los hechos la que hace que el engaño sea fácil hasta cierto punto, y tan tentador”, afirmaba Arendt. La desfactualización refleja el “desprecio por la realidad”.

¡Qué desprecio demuestran nuestra prensa y nuestras emisoras principales cuando pretenden informarnos de la crisis de Ucrania! La cobertura a ambos lados del Atlántico es un motín de “desfactualización” en este momento, y parece empeorar cuanto más evidente es que el régimen de Kiev está perdiendo un conflicto que, según leímos hace poco, estaba ganando.

Consideremos dos casos en los que el cínico mal uso de hechos frágiles al servicio de conclusiones predeterminadas es útilmente obvio. El engaño, en efecto, tiene sus límites.

Un mentiroso profesional

En su edición del martes 28 de junio, The New York Times publicó un largo artículo titulado “Lo que cientos de fotos revelan sobre la brutal estrategia de guerra de Rusia”. Este artículo añade “escandalosamente bárbaro” a la larga lista de calificativos que los medios de comunicación occidentales suelen desplegar –”despiadado”, “indiscriminado”, “primitivo”, “criminal”, etc.– cuando informan de los avances del ejército ruso. El Times nos dice que examinó más de mil fotografías tomadas por fotógrafos del Times y de la prensa, “así como pruebas visuales presentadas por el gobierno ucraniano y las agencias militares”, para concluir que las fuerzas rusas están utilizando “armas que matan, mutilan y destruyen indiscriminadamente, una posible violación del derecho internacional”.

Ahora que el otrora periódico de referencia tiene “la narrativa” en su lugar, echemos un vistazo a lo que se supone que apoya las conclusiones condenatorias que debemos encontrar en ella. Aquí es donde la cosa se pone interesante. Arendt estaría fascinada, entre otras cosas.

Tenemos modelos gráficos de varias armas que parecen sacados de un catálogo de juguetes. Aquí hay un obús D-30 con un hombrecito al lado, con el brazo levantado como si estuviera a punto de ordenar “¡Fuego!”. Aquí hay un sistema de cohetes multibarril BM-21. El primero se describe como “un diseño soviético utilizado desde la Segunda Guerra Mundial”. El BM-21 es un “sistema de lanzamiento soviético utilizado desde los años 60”.  La implicación es que esos primitivos rusos están desplegando armas de hace medio siglo o más. Los modelos sugieren que se trata de actualizaciones bastante completas desde los años 40 y 60, pero el Times no aborda este punto.

Luego tenemos un diagrama que muestra la distancia que recorre la metralla cuando se detonan las bombas de fragmentación: 336 pies para las submuniciones 9N210, 461 pies para el proyectil OF-56. Luego tenemos un mapa con puntos rojos agrupados para indicar dónde se encontraron y fotografiaron presumiblemente varios cohetes, misiles y otras armas.

Y el plato fuerte: una docena de fotografías. Estas muestran cohetes, misiles y proyectiles de artillería en varios lugares donde cayeron: en campos, en ciudades, con graneros y casas en el fondo.

Y eso es todo. A partir de ahí debemos aceptar la narración presentada en el texto. Una auténtica tontería, como dicen los ingleses. Un abracadabra de principio a fin. Esto es exactamente lo que advirtió Hannah Arendt cuando escribió sobre la fragilidad de los hechos.

Tienes mil fotografías, de las que ves 12. En algún lugar de Ucrania, mil piezas de artillería o lanzacohetes las dispararon contra mil zonas objetivo. Estos son los hechos tal y como los relata el Times. Si tomamos la palabra de The Times (y en general no lo aconsejo), al menos mil proyectiles de artillería, cohetes o misiles de uno u otro tipo han caído en algún lugar de suelo ucraniano desde que comenzó la operación rusa a finales de febrero.

Las fantasías y tres conclusiones

Si aún no se ha dado cuenta de esta argucia, lo anterior es todo lo que The New York Times ofrece como hechos. El resto es pura fantasía. Suponiendo que las mediciones de la fragmentación dispersa sean exactas, son ejemplos de “hechos contingentes”, válidos para todo el mundo y que no revelan nada en sí mismos sobre Ucrania, Rusia o cualquier tema relacionado. Esos modelos –el obús y el lanzacohetes– no son más que una diversión para toda la familia: no aportan nada.

Está el mapa con los puntos rojos. Casi todos ellos aparecen en el frente del conflicto y a ambos lados de esas líneas. Se nos asegura así que la mayoría de la artillería se dispara y la mayoría de los cohetes se lanzan donde se libran las batallas. ¿Quién lo hubiera imaginado?

El mapa, a su vez, nos devuelve al texto. Oculto en él, como es costumbre del Times en estos casos, leemos que algunos de los proyectiles y cohetes que aparecen en las fotografías pueden haber sido disparados por las fuerzas ucranianas.

Cuento con tres conclusiones para sacar de esta información inesperada.

Una, que el Times no tiene una idea segura de lo que muestran las fotografías; podrían mostrar artillería rusa, o podría ser ucraniana.

Dos, se deduce que los ucranianos también están utilizando lo que el Times llama armas primitivas que “matan, mutilan y destruyen”.

Tres, se nos recuerda aquí que todas las armas matan, mutilan y destruyen, muchas de ellas de forma indiscriminada, y al utilizar estos términos el Times no hace más que inflar su lenguaje para mantener nuestro odio hacia esos rusos en un nivel deseablemente alto.

En cuanto a las “pruebas visuales presentadas por las agencias gubernamentales y militares ucranianas”, dejo a los lectores que saquen sus propias conclusiones, excepto para decir que es una vergüenza que el Times haga pasar esas pruebas como si fueran de una fuente desinteresada.

Hay una característica del informe del Times que no debemos pasar por alto. Es frecuente entre los que comercian con la desactualización. Se trata de la dependencia del informe de las imágenes para hacer su punto. La humanidad ha comprendido el poder de las imágenes desde los pintores de las cuevas de Lascaux. Durante mucho tiempo han sido esenciales para las campañas de propaganda. Mussolini no fue el primero en utilizar las imágenes de esta manera, pero la Italia fascista nos da un claro ejemplo de su eficacia.

Las fotografías a veces valen más que mil palabras, pero no siempre. Con la misma frecuencia requieren mil palabras. El New York Times no nos ha dado esas palabras. Diez mil no serían suficientes para que este informe de pacotilla resistiera el escrutinio.

Los balidos de una oveja inglesa

¿Se han dado cuenta de la nueva moda entre los principales diarios y emisoras? Últimamente adoptan poses de investigadores en profundidad, reuniendo supuestas pruebas como si tuvieran el alcance de las agencias de inteligencia. Luego las presentan, como hacen los espías, con la afirmación implícita de que les decimos esto y eso es prueba suficiente de que es cierto.

El tonto informe del Times sobre el armamento desplegado en Ucrania es un ejemplo de ello. La BBC (la oveja inglesa) nos dio otro el lunes 27 de junio.

Sabes que hay problemas en camino cuando la BBC da un titular a “Reality Check Team” (Equipo de comprobación de la realidad). Lo que sigue seguramente será una divertida combinación de absurdo y encantador. “Hay pruebas crecientes” es otra señal del abracadabra que se avecina. La traducción simple aquí es, “no podemos probar nada de lo que vamos a decirles pero vamos a presentar esto como si estuviera probado”.

Aquí vamos de nuevo. “Rastrear a dónde lleva Rusia el grano robado a Ucrania” es otro suflé de insinuaciones, imágenes y hechos manipulados sin ningún significado intrínseco que se derrumba en cuanto sale del horno.

“Hay cada vez más pruebas de que las fuerzas rusas en las zonas ocupadas de Ucrania han estado robando sistemáticamente el grano y otros productos de los agricultores locales”, anuncia la cadena gubernamental británica en su negrita previa. “La BBC ha hablado con los agricultores y ha analizado imágenes de satélite y datos de envío para rastrear a dónde va el grano”.

Problemas, al instante.

Antes de seguir adelante, ¿de dónde ha sacado la BBC las supuestas imágenes de satélite? La BBC parece estar estos últimos años tan llena de M.I.6 (inteligencia británica) que sería irresponsable no plantear la pregunta. Resulta que las imágenes provienen de Maxar Technologies, que tiene un pie en Silicon Valley y otro en los suburbios de Washington, donde Radiant Solutions, su filial, tiene contratos con el Pentágono para desarrollar tecnologías militares. Así que, de entrada, una pregunta sobre la procedencia.

Tampoco me consta que los corresponsales de la BBC hayan estado informando en territorio ucraniano ocupado por las fuerzas rusas, pero así parece ser.

La única fuente del informe de la BBC sobre el robo de grano entre los agricultores ucranianos es un tal Dmytro, cuyo nombre no es Dmytro y cuyos campos de grano están “a unas decenas de kilómetros de la línea del frente”. Dado que los pastos de Dmytro están ocupados por ladrones rusos de grano, esto implica que los corresponsales de la BBC estaban a 50 o 65 kilómetros dentro del territorio controlado por Rusia. Puedo decirlo sin rodeos: dudo que esto sea así. No hay ni una sola frase o pasaje, ni un informe descriptivo, que nos diga lo que los corresponsales firmantes vieron u oyeron realmente o cómo se movían mientras estaban en territorio ocupado por Rusia.

Mentira, fantasía, mentira

Otro problema: ¿dónde se entrevistó a Dmytro, cuyo nombre no es Dmytro? La BBC se olvida de decírnoslo. Un espectador normal de este reportaje o un lector de su texto, como yo, no debería tener que albergar tales dudas.

“Nos robaron el grano. Destruyeron nuestras instalaciones, destruyeron nuestro equipo”. Estas son las únicas dos frases que la BBC cita de su encuentro con Dmytro. Cuando estás en el juego tanto tiempo como yo, reconoces una cita que se sostiene sobre zancos, como es ésta. Para ser franco una vez más: estas dos frases casi seguro que no son auténticas de nadie llamado Dmytro.

Sigamos con la diversión, ya que lo mejor está por llegar.

En primer lugar, hay imágenes de CCTV (Televisión pública de China) de las cámaras que Dmytro parece haber instalado alrededor de su propiedad. Aquí aparece una imagen que muestra “el momento en que los soldados rusos llegan a un almacén”. Miren esta imagen y díganme que son capaces de discernir quiénes son los soldados y a dónde llegan. Imposible. Hay una “Z” pintada en uno de los vehículos blindados de transporte de personal, pero tenemos varios informes de corresponsales rusos sobre el terreno en Ucrania que el ejército ucraniano le gusta pintar esto en sus propios vehículos blindados cuando quiere fingir que ha capturado equipo ruso.

Y otra advertencia de la “Beee Beeee”: “Hemos difuminado algunos de los alrededores para proteger las identidades de los propietarios de las granjas”. Creía que sólo había una granja y un propietario, pero no importa: tengo alma de redactor. Un entorno indistinto que podría estar en cualquier parte y más de un granjero será.

Las tripas del informe de la BBC, una vez que hemos aceptado la afirmación de Dmytro de que los rusos llegaron, robaron su grano y se marcharon, se basan en el equipo de seguimiento por GPS que instaló en un par de sus camiones, que los rusos robaron junto con el grano. Por medio de estos dispositivos, estos camiones fueron seguidos mientras se dirigían a Crimea y se detuvieron junto a una instalación de almacenamiento, que está al lado de una línea ferroviaria, “que puede ser utilizada para transportar el grano hacia Rusia o hacia los puertos del sur de Crimea”.

Me gusta el “puede ser utilizado”, ya que no estamos diciendo que sea o haya sido en este caso. Y me gusta el símbolo de la “Z”, la marca de las fuerzas rusas en Ucrania, que la “Beee Beeee” nos dice que está pintado encima de un silo de grano. Es lo que hacen los operadores de silos. Pintan insignias militares sobre sus instalaciones. Pero eso ya lo sabías.

Hay mapas que muestran las rutas tomadas, así que no hay que preocuparse por esto. Y está muy, muy claro en estos mapas: Ucrania está al lado de Crimea, hay carreteras que los conectan, y Crimea tiene salida al Mar Negro. Y es a través del Mar Negro que los rusos están exportando el grano ucraniano. Uno y uno y uno son tres.

Ahora la parte verdaderamente ingeniosa. Me encantan las imágenes de satélite.

Hay muchas, una más divertida que la otra. Una muestra la ruta hacia un paso fronterizo llamado “Chonar”, y se puede ver el tráfico de camiones en ella. Aquí hay una que muestra silos de grano. Y detrás de los silos, claro como el agua, está la “línea ferroviaria principal”. Más arriba de eso tienes tu “estación ferroviaria de carga”. En la línea ferroviaria principal, justo hasta la estación de tren de carga, hay “trenes de carga con vagones del tipo utilizado para transportar grano y otros productos”.  Y al frente de estas cosas, la mayor de las fantasías: hay una línea de camiones, uno detrás de otro.

Verdad o falsedad, ya no importa

Todo esto está claramente marcado con etiquetas, para que no haya ninguna ambigüedad en cuanto a lo que está pasando.

“¿A dónde se lleva el grano después de Crimea?”, se pregunta la “Beee Beeee” en un subtítulo. Resulta que primero va a Rusia, para que pueda ser reexportado con certificados rusos, o va directamente al Mar Negro para ser enviado a ultramar. La BBC ha rastreado los barcos, utilizando los datos de “Lloyds of London” (multinacional de seguros), a través del Mar Negro hasta los puertos turcos o a través del Bósforo hasta los puertos de Siria.

Más advertencias. “Es muy difícil rastrear los envíos individuales de grano robado”, reconoce la BBC en algún momento de su informe, “pero hay muchas pruebas de que gran parte va primero a Crimea”. La misma traducción que la anterior: no estamos diciendo que nada de esto sea realmente así.

El tráfico de camiones a lo largo de la ruta de Ucrania a Crimea podría ser rutinario, según nos dice finalmente la “Beee Beeee”. Los vehículos que aparecen en las imágenes de satélite, al igual que esos vagones situados quién sabe dónde, “podrían utilizarse para transportar grano y otros productos”.

Al margen de todo esto, la historia ha cambiado. Los rusos ya no roban el grano: están obligando a los agricultores a vender a precios inferiores a los del mercado. En el otro extremo, los sirios, cuando se les pregunta, no tienen nada que decir sobre los envíos de grano. Pero los turcos sí: no han encontrado ninguna evidencia de grano robado después de su propia investigación.

Es imposible que esto sea una patraña, ¿verdad?

Una vez más, se trata de la propagación de las imágenes. ¡Cuán peligrosamente son manejadas por nuestros irresponsables medios de comunicación!

Para que esto quede claro: no sé, y tampoco lo sabe ningún lector de esta columna, qué armas despliegan los rusos en Ucrania y qué pasa con las cosechas de cereales de primavera y verano de Ucrania. Nos queda, a muchos de nosotros, lo que William James, el filósofo convertido en psicólogo, identificó como “la necesidad de creer” que encontró entre los estadounidenses.

Y ahora comprendemos el argumento de Arendt en cuanto a la utilidad del engaño hasta cierto punto. “Siempre llega un punto más allá del cual la mentira se vuelve contraproducente”, escribió Arendt en ese notable ensayo del que he citado.

“Este punto se alcanza cuando el público al que se dirigen las mentiras se ve obligado a ignorar por completo la línea divisoria entre la verdad y la falsedad para poder sobrevivir. Verdad o falsedad, ya no importa cuál… la verdad en la que se puede confiar desaparece de la vida pública y con ella el principal factor estabilizador en los asuntos siempre cambiantes de los hombres”.

(*) Patrick Lawrence, corresponsal en el extranjero durante muchos años, principalmente para The International Herald Tribune; es columnista, ensayista, autor y conferencista. Su libro más reciente es Time No Longer: Americans After the American Century. No puedes seguirle en Twitter porque @thefloutist ha sido censurado.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.