¿Eres europeo? ¿y qué cosa es eso? ¿a quién le importa? Por Marat Bashirov | RIA Novosti

¿Eres europeo? ¿y qué cosa es eso? ¿a quién le importa? Por Marat Bashirov | RIA Novosti
Compartir vía:

En un café de la calle, en algún lugar del extranjero, hay un grupo de hombres de unos cincuenta años, ya sean checos o polacos; el discurso está repleto de “pshe-“, “dze-“, “che-“; no se pueden distinguir bien las sílabas. Polacos, supongo.

Cerca, a unos cinco metros de distancia, dos chicas de Moscú están de pie riendo y comentando el templo que acaban de visitar. Los hombres, al darse cuenta de que son chicas rusas, empiezan a decir “fa… Rasha” en voz alta, cambiando de su lengua materna a un inglés soez, con el claro deseo de ofender o asustar a las rusas. Pero se ríen y uno sugiere al otro: “Acerquémonos a ellas”, lo que hacen. Los hombres están confundidos, pero siguen siseando, aunque no tan agresivamente. Después de un par de minutos, las chicas se marchan sin dejar de reír. La escena terminó.

¿Crees que las chicas se avergüenzan de ser rusas? No, más que eso, es que no se asustaron, se permitieron burlarse de los maleducados y demostraron que estaban orgullosas de su país. Y los polacos –o quienes sean– se vieron obligados a utilizar un idioma extranjero para intentar insultar, ya que no todo el mundo conoce el significado de la palabra que tanto les gusta gritar a los hinchas polacos en los estadios.

Europa lleva mucho tiempo inmersa en una crisis de identidad, tanto económica como nacional, y la Operación Militar Especial (OME) de Rusia en Ucrania la ha exacerbado. Como vemos, muchos de los países integrados en la Unión Europea no se han convertido en una familia europea unida. Tampoco han sido capaces de encontrar los propósitos que los unen. A nivel interno, muchos franceses siguen siendo franceses y no les gustan los ingleses, a los polacos no les gustan los alemanes, incluso a los catalanes no les gustan los españoles dentro del mismo país. Todo el mundo se presenta por el nombre de su país, y nadie dice nunca que es europeo. En este sentido, los mismos ciudadanos estadounidenses son como nosotros: habiendo sido españoles, mexicanos, etc., se presentan como estadounidenses, incluso hablando español.

Con más de 190 pueblos viviendo en Rusia, es habitual que recordemos nuestra nacionalidad, pero no nos ofendemos cuando nos dicen que somos rusos. Esto confirma el hecho de que somos de Rusia y que nuestra cultura e historia comunes nos unen. Esta armonía interétnica se remonta a los tiempos de la Rusia zarista, se conservó en la URSS y se mantiene en la nueva Rusia.

Cuando la OME comenzó en Ucrania, trataron de desprestigiar este consenso con el montaje teatral callejero de “Me avergüenzo de ser ruso”, pero se hundió rápidamente, a pesar de que muchas figuras populares de los medios de comunicación estaban involucradas. Por dinero o por otras golosinas, no importaba. La acción se apagó rápidamente, pues resultó que los iniciadores no tuvieron en cuenta la multinacionalidad de Rusia. Reconocemos lo paradójico: que siendo un tártaro, o un yakut, o un checheno, o un estonio, o un kazajo, o un kirguís, que viven en un país, nos llamamos rusos. ¿Cómo puede uno avergonzarse de ser ruso y a la vez estar orgulloso de ser buriato o de otra nacionalidad? El patrón está roto. Por cierto, cada uno de nosotros puede tener una actitud diferente ante la OME.

Hoy en día, por supuesto, puedes permitirte buscar tu identidad maldiciendo delante de las chicas rusas, pero resulta que no es suficiente. Los expertos no paran de tocar el tambor porque los ciudadanos europeos no han encontrado una identidad común y la unidad económica de la UE se está desmoronando ante nuestros ojos. La crisis del gas está haciendo que las economías se perviertan y se erosionen las normas comunes. Los alemanes están bombeando gas en los depósitos subterráneos y dicen francamente que no van a compartirlo con otros países hasta que no aseguren a sus consumidores.

A los polacos les importa un bledo las leyes de la UE y están adoptando el carbón para generar electricidad. Los búlgaros, junto con los montenegrinos, se niegan a permitir el sobrevuelo de un avión con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia Sergei Lavrov a bordo y lo han hecho claramente a instancias de Estados Unidos sin coordinar su posición con Alemania. Las autoridades de Madrid intentan con todas sus fuerzas estrangular la soberanía de Cataluña liderada por Barcelona. Los húngaros disponen de petróleo y gas rusos y no aceptarán un embargo en toda Europa.

Al final puede decirse que todo esto son juegos de los políticos, pero por desgracia se reflejan en el nivel de vida de los ciudadanos de a pie y exacerban las discordias interétnicas. Rara vez se habla de ello, pero hay niveles de vida muy diferentes en el mismo espacio económico europeo. En Dinamarca, los ingresos anuales por familia con dos hijos y un salario medio, incluidos los créditos fiscales y las prestaciones, son de casi 36,000 euros, en la República Checa de 12,000, en Alemania de 35,000 y en la vecina Polonia de 7,500. ¡Qué identidad común hay! Me gustaría que los procesos económicos estuvieran normalizados, como se pretendía.

Imagina que alguien acto callejero “Me avergüenzo de ser europeo”. ¿Cuántos ciudadanos de los países de la UE entenderían de qué están hablando? Pocos. Simplemente porque no existe tal estatus social, el europeo. No existe. Y eso es todo, no importa lo que escriban en las leyes de Bruselas.

Y nosotros sí. Un ruso es un ciudadano de la Federación Rusa, de varias nacionalidades. Y un europeo es una Quimera y una Equidna, dos monstruos híbridos en la mitología griega, y en el sentido actual algo incumplido, inexistente.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.