«Estamos creando un futuro ruso» Instituto de Estrategias Políticas y Económicas Internacionales | RUSSTRAT

«Estamos creando un futuro ruso» Instituto de Estrategias Políticas y Económicas Internacionales | RUSSTRAT
Compartir vía:

El actual enfrentamiento en Ucrania ha sido una gran prueba para Rusia, que debemos soportar. Para el triunfo histórico de nuestro país en el siglo XXI, debemos ocuparnos en primer lugar de nosotros mismos. Nuestro Estado debe ser soberano y nuestra nación debe estar unida. No saldremos adelante sin un ejército fuerte y una política industrial independiente, sin la aplicación clara del interés nacional en nuestra política exterior y la aplicación de los principios de justicia social en nuestra política interior. Y sabemos con certeza que Rusia tiene todo el potencial que necesita para construir un gran futuro.

Sobre esto y mucho más, Sergei Vadimovich Stepashin expone sus puntos de vista en esta entrevista al Instituto RUSSTRAT. Stepashin ha servido a la Patria durante décadas como Presidente del Gobierno, Ministro del Interior y Ministro de Justicia, Director del Servicio Federal de Contrainteligencia y del Servicio Federal de Seguridad, y Presidente de la Cámara de Cuentas. En la actualidad, Stepashin preside el consejo de supervisión de la Fundación de Ayuda a la Reforma de la Vivienda y los Servicios Comunales, el Colegio de Abogados de Rusia y la Sociedad Imperial Ortodoxa Palestina (IPPO). Esta charla tuvo lugar en el centro de la IPPO.

Inicio de una nueva época

El 21 de febrero se convirtió en caballero de pleno derecho de la Orden del Mérito de la Patria, permítame felicitarle por ello. Y el mismo día, otro decreto del presidente ruso Vladimir Putin reconoció las dos repúblicas populares de Donbass. Ha comenzado una nueva etapa en la vida de Rusia.

Vladimir Vladimirovich me llamó y me comentó sus intenciones. Ciertamente, apoyé sus decisiones sobre el reconocimiento de la DNR y la LNR, sobre una operación militar especial en Ucrania. Y realmente fue el comienzo de una nueva era en la vida de nuestro país, y no sólo en la nuestra.

Más de una vez ha tomado decisiones en situaciones críticas. ¿Qué le dice su amplia experiencia política? ¿Cómo valora lo que está ocurriendo en Ucrania y nuestro enfrentamiento con Occidente, que ha impuesto sanciones sin precedentes a Rusia?

Desde luego, no se trata de Ucrania como tal. Simplemente se ha utilizado para luchar contra Rusia convirtiéndola en un estado nazi, esto es ya bastante obvio. Mira los libros de texto que nuestros combatientes encuentran en Mariupol y Volnovakha: durante los últimos ocho años se ha inculcado a los niños este horror, la psicología de la superioridad de la nación ucraniana. Con el único propósito de luchar contra nosotros.

También está claro que no se trata de la Unión Europea, que es una construcción muy efímera. Advierto: ha habido tendencias muy diferentes hacia Rusia en el Viejo Continente desde 2014. Los europeos no necesitaban sanciones contra nosotros: vivían demasiado bien para hacer guerras de sanciones. Ahora Estados Unidos ha decidido “construir” a los europeos de la mano de Ucrania.

De hecho, se trata de nosotros. Una Rusia fuerte, independiente y competitiva, no sólo con una economía poderosa, sino también con sus propios valores morales, no le sirve a nadie más que a nosotros mismos. Y la razón por la que nos desmoronamos en los años 90 es la misma. Abrazamos a Occidente en todos los sentidos: aceptamos la reunificación alemana, abolimos el Pacto de Varsovia y contemplamos con tranquilidad la expansión de la OTAN hacia el este… Éramos amigos de Occidente, intentábamos realmente amarlo. Yo, trabajando en contrainteligencia, vi todo esto con mis propios ojos. A cambio, conseguimos una situación en la que las bases de la Alianza del Atlántico Norte (OTAN) pronto se encontrarían cerca de Belgorod (ciudad situada en el sur de la parte europea de Rusia).

¿Debemos continuar ahora el diálogo con Occidente, cuando la parte contraria no acepta ni uno solo de nuestros argumentos, incluida la nueva ampliación de la OTAN?

Tenemos que entender que incluso ahora Occidente no está unido. Debemos trabajar individualmente, construyendo relaciones bilaterales donde tenga sentido. Es posible dialogar con los húngaros, o trabajar con los italianos, o con los serbios.

Pero debemos recordar siempre la esencia de nuestro escudo: el águila bicéfala. Al fin y al cabo, además de Occidente, existe un enorme Oriente, y otras regiones y continentes. Durante este mes hemos visto que no todo el mundo está dispuesto a recorrer el mismo camino que Estados Unidos. Ni Asia ni África apoyaron las sanciones occidentales. China comparte nuestra preocupación por la seguridad mundial, pues sabe perfectamente que si Rusia cae, se convertirá en el próximo objetivo de Washington. Estamos trabajando con éxito con India. Hay otros ejemplos. Me reuní con el embajador vietnamita: todavía recuerdan tanto el napalm estadounidense como nuestra ayuda desinteresada.

Tampoco debemos olvidarnos de las antiguas repúblicas soviéticas. ¿Por qué es así con Ucrania? Porque durante décadas, después del colapso de la URSS, la tratamos según el principio de la sobra: “¡No va a ninguna parte sin nosotros!” Sin embargo, incluso bajo la Unión Soviética, la situación allí no era fácil. No es casualidad que el movimiento centrífugo de alejamiento de Rusia estuviera dirigido nada menos que por el secretario del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, Leonid Kravchuk, ¡que era el jefe del departamento ideológico! (y fue el primer presidente de Ucrania entre 1991 y 1994). Y si no fuera por la posición de Kiev, no habría habido acuerdos de Bialowieza: Boris Yeltsin iba allí por algo totalmente distinto. (El Acuerdo de Bialowieza es el nombre no oficial del “Acuerdo sobre el establecimiento de la “Comunidad de Estados Independientes” (CEI), firmado el 8 de diciembre de 1991 por la República de Bielorrusia, la Federación Rusa y Ucrania, que también firmaron el Tratado de Formación de la URSS en 1922).

Construir nuestra propia fortaleza

Esta ideología se formuló de forma completa en el título del libro de Leonid Kuchma, el siguiente líder de Kiev que sustituyó a Kravchuk: “Ucrania no es Rusia”…

Exactamente. Y hoy, cuando todo esto se ha convertido en un verdadero sarcoma en el cuerpo del Estado ruso, el heredero de la “Rus de Kiev”, simplemente tenemos que acabar con la situación.

Entiendan que, si somos fuertes, se relacionarán con nosotros aunque no les gustemos. Recuerdo cómo el presidente de EEUU Gerald Ford suplicó a Leonid Brezhnev (secretario general del Partido Comunista de la URSS en 1964 y 1982) celebrar una reunión a principios de los años 70. Brezhnev siguió aplazando la fecha y siguió aplazándola hasta que finalmente lo recibió en Vladivostok. El líder del mundo occidental pedía una audiencia con el jefe de la Unión Soviética. ¿Por qué? Porque la entonces URSS representaba el 36% de la economía mundial, la más fuerte “industria de defensa” y un poderoso bloque político-militar en el centro de Europa. Por eso ahora debemos preocuparnos ante todo por nosotros mismos.

Nuestro giro hacia nosotros mismos debe, obviamente, no sólo perseguir objetivos político-militares o económicos, sino también conducir a una liberación de la influencia occidental en nuestras mentes. Hace poco dijo que Rusia debe retirarse del proceso de Bolonia (acuerdos entre los países europeos destinados a garantizar la comparabilidad de las normas y la calidad de las cualificaciones de la enseñanza superior). Me parece que desde hace mucho tiempo se asemeja a un sistema colonial para desviar cerebros a Occidente e implantar cuadros para “nativos” aquí.

Muy bien. Ya hablé de esto antes de (la anexión de) Crimea, cuando era presidente de la Cámara de Cuentas y hablé en la Universidad Estatal de Moscú frente a V.A. Sadovnichy (Presidente de la Unión Rusa de Rectores). Lo sigo repitiendo incluso hoy. Acabamos de celebrar una reunión del Patronato de la Fundación Historia de la Patria, donde he vuelto a expresar mi opinión: el sistema de Bolonia es un sabotaje. Durante años nos han enseñado que hay que desechar toda ideología en la pedagogía, que la función educativa es superflua, que la educación es un “servicio”… ¡Nada de eso!

Me gustaría volver a sus palabras sobre el nazismo en Ucrania. Usted estuvo a la cabeza de los organismos policiales rusos durante muchos años. Había que ir a los puntos calientes más de una vez y encontrar allí manifestaciones de extremismo y nacionalismo extremo…

Lo he visto todo desde la Unión Soviética: Ferghana, Karabaj, Bakú, Sumgayit…

«Hay una guerra civil en Ucrania»

Si comparamos esos conflictos tardíos y postsoviéticos con las manifestaciones actuales del nazismo ucraniano, ¿qué tienen en común y cuáles son las diferencias?

Lo que es común en todas estas manifestaciones de nacionalismo cavernícola es sólo que se dirige contra Rusia. Todo esto son golpes contra nuestro país. Pero en aquellos días se construyó sobre un principio puramente étnico. Cuando se encendieron las mechas de la discordia nacional y estalló la discordia entre uzbecos y tayikos, armenios y azerbaiyanos, el Centro intentó actuar como pacificador. Conozco esas historias de primera mano, fui comandante de los distritos de Bakú durante los infames acontecimientos.

Pero en Ucrania es una historia diferente. En primer lugar, no se trata de un nacionalismo, sino de un verdadero nazismo, del que podemos hablar con seguridad. Y en segundo lugar, como cantaba Vysotsky, aunque sobre otro país: allí, “nuestro pueblo es una cuarta parte de nuestro antiguo pueblo”. Es la tragedia más terrible. Nuestro enemigo no sólo habla, sino que también piensa en ruso. De hecho, hoy hay una guerra civil en Ucrania, no me asustan estas palabras. Desde el colapso de la Unión Soviética, ésta es la segunda gran prueba que se nos envía, y debemos superarla.

¿En qué medida ha influido el colapso de la URSS en la formación de la ideología nazi en Ucrania? ¿Se puede argumentar que su “no independencia” despertó fuerzas internas que habían estado dormidas durante décadas, heredadas de Bandera y OUN-UPA (una organización extremista prohibida en Rusia)? ¿O fue, más bien, obra de los servicios especiales occidentales, las fundaciones y los “emisarios” como Zbigniew Brzezinski?

Fueron ambas cosas. Por cierto, me he reunido con Brzezinski. Era mayo de 1991, yo era presidente del Comité de Defensa y Seguridad del Soviet Supremo de la Rusia Soviética. ¿Qué puedo decir de él? Fuerte. Arrogante. Cínico. Y un odiador de la Unión Soviética. Me contó cómo precisamente, según los moldes, Occidente nos iba a destrozar.

En cuanto al factor interno ucraniano, lo he dicho muchas veces y estoy dispuesto a repetirlo de nuevo. Uno de los graves errores de Stalin antes de la guerra fue la anexión de Ucrania. Allí había gente que nos odiaba, ajena a nosotros en cuanto a religión, cultura, etnia y lengua. Se unieron voluntariamente a la División de las SS “Galitzia”, lucharon contra nosotros no sólo durante la guerra, sino también después, hasta 1962. Por no mencionar el hecho de que, debido a ese error, nos vimos obligados a adelantar nuestras líneas defensivas en casi 100 km, dejando atrás la “Línea Stalin”, un poderoso sistema de fortificaciones y zonas fortificadas.

Ahora este factor ucraniano occidental, alimentado por Kiev al dictado de Occidente, nos acosa. ¿Quién está luchando contra nosotros en Mariupol? “Azov”. No son rusos locales, sino occidentales, no se preocupan por los residentes de la ciudad. Quieren dejar allí una tierra quemada para que las familias de los que murieron nos odien. Así es como trabajaba Goebbels…

La fuente de nuestra fuerza

Todo esto demuestra una vez más que nos hemos convertido en partícipes no sólo y no tanto de las hostilidades en Ucrania, sino del enfrentamiento con el Occidente colectivo. Estamos obligados a aguantar y a ganar, y para ello tenemos que ser fuertes. Pero, ¿en qué debe basarse esta fuerza? ¿Qué puede convertirse en el principal pilar ideológico y espiritual de Rusia?

Nuestra fuerza se basa en varios factores. En primer lugar, la comprensión de que somos una nación soberana y unida, independientemente de la nacionalidad de cada uno de nosotros. Este entendimiento se rompió a finales de la década de 1980, cuando casi logramos crear una comunidad histórica verdaderamente nueva: el pueblo soviético.

La segunda piedra angular es una industria fuerte y una política industrial independiente. Necesitamos un giro serio en este ámbito, que incluya la introducción de elementos de planificación estatal. No debemos tener miedo de eso; ya lo han hecho durante mucho tiempo en Occidente.

Y el tercer factor más importante es la justicia social. Esto significa que debemos cumplir todo lo que prometimos al pueblo: salarios y prestaciones, vivienda… Estoy convencido de que la razón principal de todas las revoluciones en Rusia no fue la pobreza, sino la injusticia social.

Los acontecimientos de hoy se parecen en muchos aspectos, incluso geográficamente, a la segunda mitad del siglo XIX, cuando en la guerra de Crimea el Occidente unido, en alianza con la Puerta musulmana, dirigió una “cruzada” contra Rusia, el país líder del mundo ortodoxo. En ese momento, también necesitábamos una idea nacional capaz de unir al Estado y al pueblo. Esta era la idea de encontrar nuestro camino a la tierra santa.

El camino hacia el santuario

Esta fue una especie de búsqueda de la verdad en la geopolítica, que llevó a la formación en 1882 de la Sociedad Imperial Ortodoxa de Palestina, que usted dirige hoy. Como se dice en su página web: “La voluntad del soberano y la iniciativa pública coincidieron”. ¿Ha emprendido Rusia el camino hacia el santuario?

En aquella época, en el siglo XIX, no sólo se trataba de una búsqueda de la verdad, sino también de un intento de encontrar un valor unificador. Era muy sencillo: “Dios es amor”. Cabe destacar que no sólo los príncipes y los miembros de la familia imperial, sino también la gente pobre, fueron a Tierra Santa en primer lugar. Los peregrinos rusos que acababan de dejar de ser siervos acudieron a Palestina, con el dinero del Estado. Así es la “prisión de las naciones”.

Hoy estamos haciendo lo mismo, y estamos activos. Y, a diferencia de otras sociedades, no vamos al presupuesto del Estado. No vamos allí de forma demostrativa. Vivimos únicamente de las donaciones: esta es mi posición de principios.

En cuanto a la geopolítica, mira a Oriente Medio, no nos ha traicionado, ni siquiera las monarquías “avasalladoras”. Gracias a Yevgeny Maksimovich Primakov (ex canciller y ex primer ministro soviético), y gracias a la Sociedad Imperial Ortodoxa Palestina. Pero la memoria histórica también funcionó aquí. Después de todo, tanto la Unión Soviética como el Imperio Ruso no fueron a Oriente Medio con la guerra: construimos escuelas y abrimos hospitales allí…

Es bien sabido que la Sociedad Imperial Ortodoxa Palestina (IPPO) se ha esforzado mucho en el diálogo interreligioso en esta difícil región. En particular en Siria e Irak, donde fue necesario proteger a los cristianos de la persecución…

Ahora es el momento de hablar de la defensa de los cristianos también en Europa. Allí se pisotean todos los principios básicos: el matrimonio, la familia, el amor, la fe… Ahora todo esto no está de moda en el Viejo Mundo. En cambio, hay deshumanización, deshumanización, convertir a las personas en robots… Europa no parece darse cuenta del abismo al que se dirige.

Me gustaría creer que nosotros, en Rusia, nos hemos aferrado al borde de este abismo. La gente está volviendo a su fe y se están produciendo metamorfosis sorprendentes. Sergei Vadimovich, llevas quince años al frente de la OIPC. Para algunos esto puede sonar extraño: un ministro durante muchos años, un hombre fuerte, y de repente un camino humanitario. ¿Qué le llevó a tomar este camino?

Cuando trabajaba en la Cámara de Cuentas y antes en el Ministerio del Interior y el FSB, hicimos mucho por restaurar las iglesias. Dondequiera que iba, los restaurábamos en todas partes. Y el Monasterio Spaso-Preobrazhensky en Murom, y el Gimnasio Ortodoxo en Gorodna… Lo hice todo a gusto. Esto probablemente me vino de mi fiel abuela, Maria Petrovna Solovyova.

Y sobre la OIPP, Sergei Viktorovich Lavrov (Canciller de Rusia) fue el primero en acercarse a mí: necesitamos un poder blando, dijo, necesitamos elevar la sociedad, tú serías el mejor hombre para el trabajo. Dudé. Luego hubo una llamada del Patriarca Alexei II. Éramos amigos desde Leningrado, cuando él era metropolitano. No podía rechazar al Patriarca. Entonces acordaron un candidato con el Presidente, tal como lo habían hecho bajo el Zar. Así que me convertí en jefe de la Sociedad Palestina Ortodoxa Imperial, de lo que no me arrepiento en absoluto.

Usted dijo en una de sus entrevistas: “No hay que tener miedo al futuro, nosotros lo haremos”. Dígame, ¿hemos dado ya forma al futuro ruso?

– Lo estamos haciendo ahora mismo. Afortunadamente, entendemos lo que hay que hacer. Sabemos quién es nuestro amigo y quién es nuestro enemigo. Vemos que es poco saludable y peligroso vivir según moldes “no rusos”. Hemos visto que debemos ser soberanos. Debemos tener una nación unida. Debemos tener un ejército fuerte, una economía poderosa, una sociedad sana. En política exterior, seguiremos defendiendo nuestros intereses nacionales. Y sabemos con certeza que Rusia tiene todo el potencial que necesitamos para un gran futuro: recursos históricos, económicos, naturales, humanos…

…Hoy me he reunido con la Sección Juvenil de la OIPC – estudiantes de las mejores universidades del país reunidos allí. Me preguntaron: ¿qué debemos hacer ahora? Y yo le contesté: trabaja en el campo, por el bien del país.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *