Europa comienza a confiscar la historia rusa en favor de Ucrania Por Elena Karaeva | RIA Novosti

Europa comienza a confiscar la historia rusa en favor de Ucrania Por Elena Karaeva | RIA Novosti
Compartir vía:

“Nicolás, ¿sabías que en realidad eres ucraniano? Si no me crees, lee un libro de texto. Tiene una lógica férrea: como los antepasados de los franceses son galos, vinieron de Galitzia”. El comentario, pronunciado en los interiores formales de la ONU, dirigido por Vassily Nebenzia a su colega francés Nicolas de Rivière, habría provocado en otros tiempos una justa carcajada (los diplomáticos también saben apreciar una buena broma). Hoy, sin embargo, el mundo occidental tomará estas pocas frases con la seriedad de un rodillo de asfalto.

Ucrania busca febrilmente no sólo dinero, no sólo armas, no sólo nuevas técnicas políticas para mantener a raya a las élites europeas continentales y angloamericanas-sajonas – hoy Ucrania busca enriquecer su historia a costa de quién. Y también su música. Su pintura. Su literatura. Su propia cultura, en definitiva.

Esta historia y esta cultura, si se siguen de cerca no sólo las manos de los ladrones geopolíticos sino también las nuevas manipulaciones de la opinión pública, pueden (o deberían) sustituir a la cultura y la historia rusas.

Acaba de publicarse en Francia un libro, en forma de diccionario-guía, que saca conclusiones no menos exóticas a la manera de “Galicia, cuna de los galos”. Por supuesto, como dirían las autoras (ucranianas, ya que el diccionario está elaborado por dos señoras: una parisina, subdirectora de la revista Paris-Match, y una kievita, profesora de violín del conservatorio), a lo largo de su historia (“muchos miles de años”) Ucrania ha sido, pero Rusia no. Al igual que existía Kiev y no existía Moscú.

Kiev era la capital de Rusia (Rus de Kiev, aquí coincidimos), y Moscú era algo pantanoso, inadecuado para la vida y que ni siquiera merecía la pena mencionar. Por supuesto, tampoco había príncipes rusos gobernando en Kiev. Eran príncipes, pero proto-ucranianos (así se deduce del contexto).

Ucrania no tuvo una historia común con Rusia: esta última siempre tramó intrigas contra la primera y todo el tiempo no permitió esa independencia, suprimiendo constantemente a los mejores, libres y progresistas.

Manipulaciones absurdas

Resulta que, de nuevo, si partimos de los comentarios de uno de los autores, la actual crisis en las relaciones ruso-ucranianas es una continuación de cuatro siglos de enfrentamiento. Cuando Moscovia (y San Petersburgo) reprimieron y amordazaron a Kiev, y la capital ucraniana repelió con éxito o sin tanto éxito estos intentos. En general, se tiene la impresión de que todo lo que en Rusia es europeo, adecuado y correcto, tiene casi siempre raíces ucranianas.

¿Cree usted que esto no está ocurriendo? Por supuesto que sí.

¿Quién iba a pensar hace veinte años que la querida hija de Yaroslav “El Sabio”, la princesa Ana Yaroslavna, casada con el rey francés Enrique I, sería ucraniana? Sin embargo, hoy en día, en la historiografía europea se considera que este punto de vista es factualmente correcto.

Entonces, que Yaroslav, en general, pertenecía a la dinastía de Rurikovich, reinó en Rostov, y luego en Gran Nóvgorod, y Kyiv trono fue dado mucho más tarde como resultado de la guerra con su hermano Sviatopolk. En el bando de Sviatopolk estaban, por cierto, los kievistas. Y los ciudadanos de Nóvgorod estaban del lado de Yaroslav. Pero sigue siendo un ucraniano. Y su hija también es ucraniana. Anna Gorenko, por cierto, es ucraniana, según estos, apenas adaptada a los nuevos moldes históricos. A quien todo el mundo conoce como Anna Akhmatova.

El artista ruso Ilya Repin fue reclutado por los ucranianos. El reconocido músico soviético David Oistrakh también fue admitido por los ucranianos. Los detalles y matices se han descartado por ser innecesarios y no esenciales. Lo principal aquí es el lugar de nacimiento. Define quién es esta persona, cómo se define a sí misma y, sobre todo, con quién se identifica.

Europa, que acoge (pero en casa y entre su propia gente) el vector contrario, es decir, que no importa dónde hayas nacido (y más claro aún, quién eres, hombre o mujer, por ejemplo), sino dónde y quién te sientes en este mundo, hace una excepción con Ucrania.

Todo lo que proviene del foco de atención (en este caso, el lugar de nacimiento) y de la nobleza (tierra de nacimiento) empieza a considerarse ucraniano. Si alguien en la Europa continental empieza a llamarse públicamente suabo, tirolés, borgoñón, vasco, gallego, esa gente, en el mejor de los casos, es considerada como grandes autóctonos. En el peor de los casos, como separatistas.

Nadie prohíbe recordar su lugar de nacimiento, pero casi nadie se atreve a hablar abiertamente, es decir, a utilizar sus propios orígenes y su lugar de nacimiento para hacer “política”, a riesgo de ser acusado de varios pecados. Y sí, Napoleón fue un gran líder militar, pero en Francia –que sigue enamorada del Emperador– que se rompan sillas todavía se considera de mala educación. La óptica cambia instantáneamente ante la mención de Ucrania.

Lavar cerebro de los europeos

No se trata de la miopía ingenua de los “líderes de opinión” y periodistas de Europa Occidental que no están demasiado familiarizados con la historia de Europa del Este y la historia del mundo eslavo, sino de una estrategia bien probada de lavado de cerebro a un público igualmente crédulo.

Ucrania, tanto en el Imperio Ruso como en la Unión Soviética, gozaba de un trato preferente que otros simplemente no podían soñar en todo lo relacionado con la cultura y la lengua. Desde la concesión de los más altos títulos de nobleza, pasando por la generosidad de las tierras, hasta los puestos en las embajadas. Basta con nombrar a la familia de los condes Razumovsky y a la familia principesca de Kochubey: si esto era la supresión de lo nacional y la represión de lo ucraniano en el Imperio ruso, muchos occidentales seguramente se sorprenderían mucho por la peculiar comprensión del significado de tales palabras y conceptos en la Ucrania de hoy.

Pero ahora los que libran una batalla en el frente histórico y cultural, tratando de imponer que “los galos son de Galicia”, se enfrentan a una tarea totalmente diferente. Tienen que convertir mucho de lo que era ruso en “ucraniano” en un futuro próximo.

Y no les importa que la propia Europa, la misma Europa a la que van a inculcar esto, lleve décadas viviendo bajo unas directrices completamente diferentes, según las cuales el núcleo de la autoconciencia no es la etnia, sino la cultura. Y por eso todo el mundo piensa que Picasso, un catalán, es un artista francés. Y el toscano (italiano) Yvo Livi es conocido en todo el mundo como Yves Montand.

Por cierto, la misma situación se observa en nuestro país. Al fin y al cabo, sólo en Rusia es posible escribir –”El gran pintor ruso Isaac Levitan nació en el seno de una familia judía pobre”– sin que una sola palabra sea incorrecta.

Si la cultura rusa ha hecho posible que todo el mundo cree valores rusos intemporales manteniéndose fiel a sus propias raíces, a su sangre y a su tierra, eso sólo demuestra que nuestra cultura está abierta al mundo de forma grandiosa.

Si la cultura de un país vecino, que tuvo gigantescas oportunidades de desarrollo (de las que disfrutó, pues de lo contrario no habría un cine brillante, ni un arte escénico vívido, ni una literatura significativa), informa hoy de que fue “fregada y desprestigiada por los chovinistas gran-rusos”, esto indica que el gran principio del universalismo de los valores fue olvidado en algún momento y su lugar fue ocupado por variedad de agitadores.

Y donde comienza la agitación, la cultura deja de existir. Por mucho que se tire de él, como un búho en un globo terráqueo sobre Europa y el resto del “mundo civilizado”, en el que a partir de ahora los galos serán considerados nativos de Galicia.

Compartir vía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.